El duro camino de las mujeres en el mundo de la comedia

El duro camino de las mujeres en el mundo de la comedia

Cuando pensamos en comedia, tal vez lo primero que se nos viene a la cabeza es la imagen de Jim Carrey o la de Steve Carrell en cualquiera de sus películas, o tal vez incluso la de Louis C.K., aun después de sus controversiales actitudes. Por el contrario, en primera instancia quizás solo se nos ocurran uno o dos nombres de mujeres que han marcado significativamente el mundo de la comedia, a pesar de que estas han estado haciéndonos reír desde hace décadas y aún hoy siguen inspirando a las nuevas generaciones de comediantes.

via GIPHY

En los sesenta, la industria de la comedia era mucho más pequeña que ahora y estaba dominada por una gran presencia masculina. En aquella época, conocer a un productor o a un miembro influyente del medio era tan importante como ser talentoso. Joan Rivers, una de las comediantes y personalidades de televisión más queridas en Estados Unidos, comenzó presentando sus monólogos en bares y no fue sino hasta 1965 que adquirió algo de fama como invitada recurrente del Late Night Show de Johnny Carson, quien sería su mentor.

 Joan Rivers
Joan Rivers
CBS

Desde ese momento, Rivers escaló los peldaños de la fama hasta convertirse en una de las primeras mujeres en presentar un talk show gracias a That Show with Joan Rivers. A este programa le siguieron otros como The Late Show Starring Joan Rivers (1986), el cual causó una gran polémica al ser la competencia directa del de su amigo, Johnny Carson. Así, con su lengua afilada y comentarios ácidos, Joan Rivers abrió las puertas de la comedia para mujeres en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, el medio coronaba a Carol Burnett como la reina de la comedia americana a raíz de su éxito en The Gary Moore Show y The Tonight Show con Ed Sullivan. El trabajo de Burnett se caracterizaba por sus imitaciones y sketches, los cuales le valieron cinco Globos de Oro. Así, para 1970, la actriz y comediante ya tenía su propio show, The Carol Burnett Show, con el cual ganó cinco de sus seis premios Emmy.

Por otra parte, lejos del mundo de los talk shows y más enfocada en los sketches al más puro estilo de Saturday Night Live (SNL), Julia Louis-Dreyfus también comenzaba a definirse como una de las actrices cómicas más importantes del país para la década de 1980, cosa que más tarde se confirmó gracias a su participación en Seinfeld (1989-1998), The New Adventures of Old Christine (2006-2010) y Veep (2012-2019).

 Julia Louis-Dreyfus comediante
Julia Louis-Dreyfus junto con el elenco de Seinfeld
NBC

Al mismo tiempo que Louis-Dreyfus subía en su camino al estrellato, otra de las grandes figuras femeninas del entretenimiento surgía en un pequeño club de comedia en Nueva Orleans. Antes de ser un ícono de la cultura gay, Ellen DeGeneres conquistó las pantallas de su país al participar en varios talk shows como invitada y protagonizando la exitosa serie Ellen (1994-1998), la cual la llevó a ser considerada la “Seinfeld femenina”.

Con la entrada del nuevo milenio y gracias a los antecedentes de estas grandes mujeres, aparecieron cada vez más comediantes como Amy Poehler y Tina Fey, ambas parte del equipo de Saturday Night Live. Fey no solo fue presentadora del programa, sino que también logró ser la primera mujer en ocupar el puesto de jefa del departamento de guionistas del mismo, experiencia que le valió para escribir uno de sus proyectos más famosos, la serie de comedia 30 Rock. Además, Fey también escribió la película Mean Girls (2004) y creó el sitcom de Netflix, Unbreakable Kimmy Schmidt (2015-2019), el cual obtuvo 11 nominaciones al Emmy y cuatro nominaciones al premio del Sindicato de Escritores para Tina Fey. 

Por su parte, Amy Poehler, quien también se desempeñó como guionista en SNL, obtuvo mayor fama al participar en la serie Parks and Recreation (2009-2015), inicialmente como actriz y luego como productora, guionista y directora de algunos episodios.

 Tina Fey y Amy Poehler mujeres en la comedia
Tina Fey y Amy Poehler 
NBC/Getty Images

Para la década de los 2000, ya habían aparecido nombres como los de Anna Faris, Amy Schumer, Mindy Kaling y Jenny Slate, quienes además produjeron y aún producen grandes series cómicas. Asimismo, Kristen Wiig se convirtió en una veterana de SNL hasta su partida del programa en 2012, luego de siete años. Fuera del popular show, la actriz y comediante se aventuró a trabajar en otros proyectos, entre esos protagonizar y escribir Bridesmaids, guion por el que luego fue nominada a los Óscar. Por su parte, Maya Rudolph también formó parte del elenco de SNL durante siete años y se convirtió en una pieza vital para el programa durante ese tiempo. Luego de su salida en 2007, Rudolph ha interpretado roles en Grown Ups y The Good Place. Hace no mucho, en la entrega de los Óscar del año 2020, ambas dieron de qué hablar mientras presentaban un premio, pues gracias a su buena química y complicidad en el escenario les dieron a los invitados y televidentes un momento que fue calificado, por muchos, como el mejor del evento.

Los años 2000 sin duda significaron el florecimiento de las mujeres en la comedia. Rachel Dratch, Ana Gasteyer, Leslie Mann y Elizabeth Banks son solo algunos de los nombres que con frecuencia llegamos a ver en la pantalla, pero el aumento de presencia femenina en la comedia se extiende incluso a los clubes y bares de stand up.

El éxito no se construye solo con risas

A pesar del aumento de la presencia de mujeres en la industria de la comedia, algunas de ellas han sufrido un calvario para llegar a donde están. Este es el caso de Cristela Alonzo, la primera mujer latina en escribir, producir y protagonizar su propio programa —Cristela— en Estados Unidos, quien durmió varias noches en su carro cuando recién comenzaba a presentarse en bares de Los Ángeles debido a su mala situación financiera.

Cristela Alonzo comedia
Cristela Alonzo
Netflix

No obstante, artistas más reconocidas como Rebel Wilson, quien es recordada por hacer de su apariencia física una referencia cómica y vio su carrera sesgada por ese estereotipo de “la mujer gorda”, pueden llegar también a encontrar baches en sus carreras. Si bien este es no es el caso de todas las mujeres que se deciden por el camino de la comedia —ya que gran parte del éxito que tienen estas artistas depende del tipo de humor al que cada una se dedica—, es cierto que los productores de Pitch Perfect (2012) hicieron que Wilson firmara un contrato en donde se estipulaba que no podía bajar de peso para poder ser parte del filme. 

A muchas mujeres les cuesta adentrarse en la comedia, pues no encuentran un estilo particular con el que se identifiquen. Algo que detiene a muchas de ellas es la idea errónea de que necesariamente hay una comedia femenina y una masculina, y que ambas son excluyentes. Cuando la revista The Cut les preguntó a varias comediantes cuál era el secreto para ser grande en esta industria, Riki Lindhome expresó algo realmente pertinente a este tema:

Solo escribe todos los días. Y haz presentaciones tanto como puedas. Eso es lo que le dirías a un hombre o a una mujer. Es lo mismo. Risas son risas. Si no les gustas a las personas, ese es su problema. Solo tienes que escribir todos los días y presentarte tanto como puedas. No hay otra forma.

Riki Lindhome

Las mujeres que han logrado un verdadero éxito en este mundo son aquellas que no ven su lado femenino como un obstáculo que les impide dedicarse al estilo de comedia que desean, sino que lo incorporan a los chistes que hacen, tratando de normalizar lo que significa ser una mujer que tiene problemas y puede encontrarse en situaciones cómicas, exactamente igual que el hombre. Así lo hace Ali Wong en su rutina para Netflix is a Joke, por ejemplo.

Otra cosa que tienen en común todas estas mujeres es que se hicieron conocidas gracias a sus comentarios críticos, incluso incómodos —como es el caso de Amy Schumer—, pero siempre honestos y fieles a las dificultades de vivir en su tiempo. Solo así, y siendo insistente y perseverante, como dijo Lindhome, se puede sobresalir en un medio tan competitivo.

via GIPHY

Siempre es emocionante ver a mujeres que alcanzan grandes puestos en cualquier categoría, pero esto es particularmente cierto cuando hablamos de la comedia, pues se trata de una industria especialmente dura, ya que los hombres han tenido el monopolio desde su creación. Afortunadamente, cada vez más mujeres se aventuran en este mundo y, como vemos, lo están logrando, rompiendo estándares y disminuyendo esa línea que separa a ambos géneros para hacer de la industria un entorno inclusivo y representativo de todas las audiencias. 

TheA logo
Más artículos
Portadas de Vogue
Cómo las portadas de Vogue han enfrentado los tiempos de crisis