Edukazion Modherna

Atreverse a decir hoy en día “Waoo ese comentario es súper gay”, es casi tan riesgoso como admitir a brujería en la era de la inquisición.

Rodeados de un movimiento comunicacional que aboga por el derecho de existencia de todas las minorías, estamos siendo forzados a limitar todo lo que decimos para no correr el riesgo de insultar a nadie.

Básicamente tenemos que pasar por un filtro todo lo que estamos pensando para no tener que recibir malas miradas o una crítica por parte de una persona que siente que tiene tatuada en la frente la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Un momento, no me malinterpreten.

Somos partidarias del buen trato a los negros, los homosexuales, la equidad de oportunidades para las mujeres, la libertad de expresión, la multiculturalidad y estamos en contra de la discriminación social. Pero después de ver un corto 2015, cobramos una nueva perspectiva sobre el código “correcto” que hay que seguir para referirse a cualquiera de las minorías mencionadas antes.

Modern Educayshun es un corto dirigido y escrito por Neel Kolhatkar, un comediante australiano con un humor bastante cínico. Dicho video cobró bastante popularidad apenas fue publicado, con casi un millón de visitas el día que fue mostrado al público. Sin embargo, por la controversia mundial de discriminación a los musulmanes, los insultos de dirigentes políticos al feminismo y el énfasis en #blacklivesmatter, últimamente el video a vuelto a inundar las redes sociales con shares al video de Kolhatkar.

El corto va de un joven que entra por primera vez a un salón de clases de matemática y se topa con otros estudiantes y una profesora que detrás de un pretexto de velar por las minorías comprometen la buena educación, quejas coherentes y hasta el sentido común.

La crítica del video va dirigida a aquellas personas que se ofenden virtualmente por todo. A una sociedad que siente que todos los comentarios son ofensas directas, a pesar que la intención de la otra parte no sea la de insultar.

Según el diccionario Merriam-Webster, algo “políticamente correcto” se refiere a: pertenecer a una creencia en la que aquellos comentarios o prácticas que puedan ofender a sensibilidades políticas (como aquellas de raza o sexo) deberían ser eliminadas. 

El problema surge cuando dicha creencia se lleva al límite, y limita, valga enteramente la redundancia, todo comentario que se haga acerca de todo.

Sí, ridículo pero cierto.

La secuela a Modern Educayshun lleva por título #Equality y muestra en sátira cómo sería el trato entre una pareja que se está tratando de conocer y todos los obstáculos que surgen cuando toman en consideración que todo lo que dicen puede estar políticamente incorrecto.

En una cultura hipersensible, sobretodo en Estados Unidos y Europa, se debería conseguir el balance entre abogar por derechos y considerar todo a tu alrededor un insulto.

Por supuesto, ambos videos no calaron muy bien entre grupos ultra feministas y otros muy conservadoramente liberales. Pero han logrado captar la atención del público virtual y lo han obligado a reconsiderar su sensibilidad a los alegados comentarios ofensivos.

Estoy segura que en verdad los negros, los gays y las mujeres no se sienten tan ofendidos sino que se sienten obligados a defenderse todo el tiempo.

Disculpen, los afroamericanos de tez oscura, las personas con libertad de escogencia sexual y los seres humanos tipo féminas, quienes son enteramente iguales a su contraparte masculino.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Los álbumes que tienes que escuchar en estas festividades