Un mes de mochilera: 4

Nusa Lempongan, Bali

¡Mi nuevo lugar favorito del mundo! Increíble la belleza y autenticidad de esta isla. Ojalá hubiera tenido el chance de descubrirla antes y poder pasar cinco días más en este paraíso. Pero eso solo significa que ¡tendré que volver en un futuro!

Me mudé del cuarto oscuro en el que me estaba alojando, y caminé a uno mucho mejor que sí tenía luces, y no parecía un lugar primitivo en plena construcción (lee más sobre ese episodio aquí). Fui a comer a un lugar orgánico en donde pedí un yogurt con fruta y granola, y un smoothie on the side. Divino y saludable 🙂

Luego tomé una moto que alquilé y me fui a buscar cualquier lugar frente al mar. Encontré un spot tranquilo y me recosté a tomar sol por un buen tiempo. ¡No había nadie!

Fui en búsqueda de más playas y llegué a Dream Beach, ¡la playa más espectacular que he visto en mi vida! Es justamente mi estilo: completely savage.

Me bronceé y estuve en el mar por horas. La corriente estaba muy fuerte, y por un momento me asusté porque las olas me llevaron lejos de la arena hacia lo profundo. Pero logré regresar a la playa, aunque mi traje de baño casi no lo hizo. Definitivamente un challenge. 

Pasé el resto del día ahí. Observando a las personas, meditando y leyendo mi libro. Apenas comenzó a atardecer, subí a un restaurante a comprar un coco deliciosamente frío.

Justo antes de irme a cenar en un restaurante famoso en este lado de la isla, descubrí una parte de la playa que no conocía. ¡Y estaba justo detrás de mi! Fue simplemente mágico. Tan salvaje y aislado, pero intimidante a la vez. 

Fue increíble ver el atardecer en este spot. ¡Menos mal que volteé!

Después de ver el sol caer, fui al restaurante Sandy Bay Beach y lo encontré lleno. Por suerte, como estaba sola me dieron una mesa frente al mar. ¡La mejor mesa por 2 horas! it was mine! 

Me senté y pedí un mahi mahi a la plancha con vegetales y batatas fritas. También un jugo para acompañarlo, as usual.

Mi vista:

Esta fue sin duda la comida más cara, pero la mejor del viaje. ¡Divina! Y tenía un antojo de un pescado fresco bien preparado. Luego pedí de postre un brownie con helado, because why not? Y todo por $15.

Fue un día perfecto para despedirme de este lugar. 

Mañana rumbo a Uluwatu, será mi último día en Bali. 

Stay tuned…

-Emi 

No te pierdas el viaje entero. Puedes encontrar el original en inglés aquí.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de The Amaranta y sus dueños. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘Mindhunter’ sigue siendo una de las mejores series de Netflix