El maratón de películas que debes ver en San Valentín

Hay cuatro tipos de personas en el mundo: los que odian San Valentín, los que aman San Valentín, los que no entienden por qué San Valentín se celebra y los que no soportan San Valentín, pero secretamente quieren celebrarlo.

Cualquiera que sea el grupo con el que te sientas identificada, no podemos negar que el Día “del Amor y la Amistad” pertenece al conjunto de celebraciones mercantilistas que hacen que las rosas y salir a cenar sea más caro el 14 de febrero.

Por suerte para nosotras, idearse un plan sin caer en las garras de un sistema económico desmedido es posible y se llama Netflix. Ya sea que tengas pareja o prefieres pasar una noche con tus mejores amigas quejándote de las festividades mainstream, tu boleto para librarte de otro 14 de febrero más y ver una película que se adapte a tu amor (o ausencia de amor) por el día de los enamorados.

Prepara las cotufas porque esto es lo que tienes que ver en un día tan igual a los demás como es San Valentín:

Ver relacionados:

‘Mi primer amor’ (2010)

Flipped (Mi primer amor) es una comedia romántica dirigida por Rob Reiner, basada en la novela de Wendelin Van Draanen. Aunque el tráiler no se ve tan prometedor como realmente es la película, el drama adolescente te atrapa desde el primer momento y entre narración y narración, solo estás esperando el momento en el que ambos puntos de vista se junten: créenos, vale la pena.

‘Sólo un sueño’ (2008)

Como si Leonardo DiCaprio y Kate Winslet en una pantalla juntos no fuese lo suficientemente llamativo, el director de Revolutionary Road (Sólo un sueño) es Sam Mendes, el mismo que le dio vida a American Beauty (Belleza americana) en 1999. Aunque esta película es más rebuscada que Solo un sueño, Mendes siempre encuentra la manera de añadir más drama a sus historias, y esta no es la excepción.

‘Thelma y Louise’ (1991)

En caso de que necesites recordar la importancia de una buena amistad, Thelma y Louise son la prueba de que ningún crimen se puede interponer en el camino de dos mejores amigas, aún cuando las cosas salen terriblemente mal y fugarse nunca fue tan complicado como ahora.

‘Tienes un e-mail’ (1998)  

Es casi adorable como You’ve Got Mail (Tienes un e-mail) quiere hacernos pensar que existió una época en la que los predecesores de Tinder eran plataformas confiables y las personas realmente se parecían a sus fotos de perfil.

‘Mi vida a los diecisiete’ (2016)

Si te sientes existencialista y reflexiva, The Edge of Seventeen (Mi vida a los diecisiete) es la película que te hará recordar cuando la adolescencia era lo suficientemente abrumadora como para transformar todo en un problema personal. La esencia de las crisis existenciales en menos de una hora y cincuenta minutos.

Puede que no tengas el maratón más romántico y digno este jueves 14 de febrero, pero al menos te sentirás más identificada que con Realmente amor (Love, Actually) y Pride & Prejudice (Orgullo y Prejuicio). No olvides el chocolate. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Cinco películas malas que somos culpables de amar