Madonna ahora es ‘Madame X’ y desearía que no fuera así

Madonna no es una señora que solía ser importante en los ochenta, es la mujer que trazó el camino por el cual han transitado todas las artistas prominentes de la industria como Lady Gaga, Beyoncé o Britney. Sigue siendo conocida como “la reina del pop”, a pesar de que desde hace un tiempo no haya logrado un hit como solía hacer en su época dorada de Holiday, Like a Prayer y Material Girl, solo por nombrar algunos de los singles más exitosos de sus 14 álbumes.

Este 2019 Madonna ha regresado para demostrarnos que todavía tiene algunas cosas por decir. La promoción de su último disco, Madame X, inició con Medellín, un tema en el que colabora con el cotizado reggaetonero Maluma. En el video musical de dicha canción se puede apreciar cómo con sesenta años Madonna continúa bailando y destacándose en lo que hace… o al menos eso intenta y fracasa estruendosamente.

¿Por qué ahora Madonna es Madame X?

“Madame X” es el sobrenombre que su ex instructora de baile, Martha Graham, le puso a Madonna cuando esta se mudó a Nueva York para perseguir su sueño a los 19 años. Debido a que la cantante constantemente cambiaba la forma en la que se veía, la profesora tenía problemas para reconocer sus distintas personalidades, así que empezó a referirse a ella de esa forma. Eso ocurrió al inicio de su carrera cuando Madonna no estaba segura de quién era o quién debía ser, por lo que experimentaba con su aspecto y personalidad. El ciclo ahora se repite porque nuevamente se encuentra en la misma incertidumbre con respecto a su vida y su carrera. De allí surge la decisión de darle ese título al disco.

Madonna intenta hacer un trabajo de introspección. Ya no se inspira en otras personas, como sus ídolos Frida Kahlo o Anne Sexton, ahora ella es su propia musa. Por eso podemos ver diferentes facetas de su personalidad en el video de Medellín. En él se muestra como una ama de casa, una bailarina de chachachá y una entusiasta de la equitación. Esta última producción da a entender que la cantante es más que lo que ha mostrado en sus álbumes anteriores. Madame X es o busca ser una demostración de todo lo que ella realmente es.

El sonido de Madame X

La producción del álbum inició con canciones grabadas en portugués por Madonna. Eso es debido a que fue hecho en Lisboa, lugar de residencia de la intérprete, y quería capturar la esencia del sitio. Sin embargo, poco a poco eso fue cambiando y el disco terminó usando sonidos de diferentes lugares del mundo como Brasil, África, Asia, Estados Unidos y, por supuesto, Colombia, país representado en su primer single.

Medellín captura todo lo que desea comunicar la ahora Madame X. Abre con “I took a pill and had a dream/I went back to my 17th year” (“Tomé una píldora y tuve un sueño/Volví a mi año 17”), versos que dan a entender que es un regreso a su juventud. Además, utiliza sonidos caribeños y esa vibra latina es reforzada por la colaboración con Maluma. Esta no fue la única producción realizada en conjunto con el reggaetonero colombiano, pues vuelven a colaborar en Bitch I’m Loca.

Luego tenemos un cambio muy brusco de sonidos, sin ningún tipo de transición, a Dark Ballet. Esta canción se basa en la historia de Juana de Arco, tema investigado por la cantante durante todo su proceso de composición, impulsada por el productor del disco, Mirwais Ahmadzaï, quien es conocido por haber trabajado con Madonna en Music (2000), American Life (2003) y Confessions on a Dance Floor (2005). Dark Ballet es una pieza un poco más minimalista en la que se escuchan todos los matices de su voz acompañada por armonías de iglesia.

El ritmo se mantiene y termina transformándose en una melodía disco en God Control, donde realiza un llamado de atención sobre las catástrofes actuales y dice explícitamente que debemos despertar para cambiar las cosas y así tener un lugar mejor donde vivir. La temática continúa en su siguiente tema, Future, el cual cuenta con ritmos de reggae y la participación de Quavo.

Después nos topamos con Batuka, un tema que toma prestada la esencia de la música africana, con las alteraciones que caracterizan a Madonna: una fusión con elementos de electrónica. En la canción comenta que estamos unidos en esto que se llama vida y que debemos acompañarnos en la travesía. La composición termina con un violín para cambiar a un tono más melancólico, el cual da paso a la siguiente pista, Killers Who Are Partying, que empieza diciendo “I will be gay, if the gay are burned/I’ll be Africa, if Africa is shut down (“Sería gay, si los gays fueran quemados/Sería África, si África se clausurara”) para señalar las discriminaciones a las minorías que continúan sucediendo actualmente. En el coro canta en portugués que el mundo es salvaje y que el camino es solitario. 

Luego escuchamos la melodía de una guitarra en Crave, la cual fue hecha junto a Swae Lee. Ya no se enfoca en la sociedad, sino en el amor que a ella se le antoja, ese amor prohibido, inalcanzable y peligroso. De las canciones del álbum, esta es la que me parece más amigable al oído porque no quiere hacer experimentos que terminan siendo fusiones incomprensibles. Algo que continúa en Crazy, que recuerda un poco a temas de amor de los noventa y me fascina, es algo muy sensual y divertido.

En Come Alive, Madonna regresa a su temática activista y lo que considera necesario para que tengamos un mundo sin violencia ni guerras. El objetivo es inspirar y eso lo transmite con los sonidos de trompetas que utiliza durante toda la pista. Luego, comienza Extreme Occident, tema que trata sobre su trayectoria en el mundo de la música y todas las cosas que tuvo que dejar atrás para poder encontrarse a sí misma en el estrellato, y concluye con su regreso a ese momento en el cual estaba descifrando quién era.

Después comienza, Faz Gostoso, canción que mezcla el inglés con portugués al ritmo de la samba y en la que presenta a la cantante brasileña Anitta. Es una de las pistas más débiles y aburridas del álbum, una combinación de melodías sin sentido que resultan repetitivas. Poco después inicia Bitch I’m Loca, la segunda colaboración con Maluma, la cual prueba que Madonna, en medio de un disco regular, todavía tiene su toque y que no deja de ser divertida. Es un tema que bien podría ser un single, ya que suena como una canción de Maluma: reggaeton, sensual y pegajosa.

El LP culmina con I Don’t Search I Find, Looking For Mercy y I Rise. Todas con la misma base disco de finales del siglo XX, pero que no terminan de ser atractivas para el oído. No es un final muy impactante y pasa desapercibido. Después de tantos elementos interesantes —aunque extraños— se pierde la experimentación.

¿Le doy una oportunidad a Madame X?

Madonna es una artista que se destacaba por reinventarse constantemente y mostrar una nueva versión de sí misma en cada trabajo, algo que intenta recrear en este álbum y que lamentablemente no logra. A pesar de tener un concepto genial y diversas temáticas en cada una de sus composiciones, la ejecución del disco no tuvo un resultado positivo, algo que me molesta porque tenía mucho potencial. Madame X termina siendo una mezcla de sonidos rara y especialmente nada pegajosa. Además, las transiciones bruscas unidas a los ritmos inconexos me generaron rechazo, por eso se me hizo casi imposible poder escucharlo.

Desgraciadamente no puedo recomendar que le den play de inmediato al disco porque, como dije, lo detesté. Sin embargo, siempre es bueno darle una oportunidad a los productos de los artistas, en especial si son tan importantes como Madonna. Quizás si lo escuchan puedan rescatar una que otra cosa de él. Pero, para mí, este LP no existió, ya que si lo admito estaré asimilando que Madonna dejó de ser esa Madame X que tanto nos enamoró en el pasado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Lo más seguro es que Famasloop sabe