Lust For Life nos presentó una nueva Lana Del Rey

Lust For Life nos presentó una nueva Lana Del Rey

Después de casi dos años esperando nuevo material de Lana Del Rey, ayer Lust For Life se consagró oficialmente como el quinto álbum de estudio de la cantante estadounidense.

A pesar de los rumores y predicciones, que pronosticaron el lanzamiento del disco para el año 2016, el nuevo integrante de la discografía de Lana salió al mundo ayer en la mañana, después de sufrir un lanzamiento anticipado dos días antes.

Las 16 canciones de Lust For Life se filtraron el martes en la noche, gracias a la página Has It Leaked; aunque no duraron mucho tiempo en línea, varios de sus fanáticos pudieron escuchar el álbum antes de que llegara a las plataformas legales. Y ya que nosotras fuimos parte del grupo cuyo Internet no fue lo suficientemente veloz como para ceder a lanzamientos poco amigables con el marco legal, tuvimos que esperar hasta el viernes 21 de julio para escuchar la propuesta de Lana Del Rey en L4L.

Si hay algo seguro, es que la espera valió la pena.

https://twitter.com/LanaDelRey/status/887557312956686337

Aunque ya habíamos escuchado sus singles principales: Love, Lust For Life, Coachella – Woodstock in My Mind; y los dos últimos lanzamientos de la semana pasada, Groupie Love y Summer Bummer, analizar las 16 canciones juntas es necesario para entender qué está pasando por la cabeza de Lana.

“Hice mis primeros cuatro álbumes para mí, pero este es para mis fanáticos y sobre dónde espero que todos nos dirijamos”

En Lust For Life, Lana se presenta como una artista diferente. Aún mantiene su estética, aún habla sobre los infortunios del amor y aún te da un himno para tus domingos tristes, pero a diferencia de sus otros discos, hay espacio para sonidos más alegres, conscientes socialmente y, hay una sonrisa en la portada del álbum. Sí, con dientes y todo; un suceso nunca antes visto en sus anteriores entregas.

https://twitter.com/deluxemadonna/status/888189782207156225

Incluso, en ánimos de crear un cóctel de sonidos diferentes, muchos asumieron Summer Bummer como una especie de trap à la Lana Del Rey. 

Y es que, en Lust For Life Lana reemplazó su sello personal de oscuridad por una dosis de realidad y conciencia con lo que ocurre en el mundo; en vez de las canciones introspectivas y sumidas en sentimientos personales, buscó un intermedio entre el reconocimiento interno y externo.

En cuanto a la sonrisa de la portada, en una de sus recientes entrevistas con NME, Lana admitió que era un “símbolo de un nuevo capítulo artístico”, un esfuerzo para salir del mismo sitio que visitó con Honeymoon y Ultraviolence.

Aunque en un principio, su intención fue producir un disco influenciado por los años 50 y 60’s, el proceso creativo la llevó a bañarlo en un tono más político, sin dejar a un lado la característica “divertida” que debía separarlo de sus otros álbumes.

Ejemplo, cuando en When The World Was At War We Kept Dancing se pregunta si es el final de América; o los sonidos de balas en God Bless America – And All The Beautiful Women In It, dedicada a las marchas de mujeres en la era de Trump; o la pequeña contribución “esperanzadora” que esperaba hacer con Coachella – Woodstock in My Mind, inspirada en su asistencia al festival cuando North Korea estaba pasando por tanta tensión. 

Lana Del Rey nos regaló un álbum cargado de sentimientos: nostalgia, retrospección, metáforas de la fama y vívidas realidades, sin soluciones más que la esperanza de un mejor mañana.

Puede que Lust For Life marque un antes y un después en la discografía de Lana, pero al menos, tomando como referencia Get Free y Change, es solo una nueva dirección, no una nueva Lana. Y puede ser justamente lo que su carrera artística necesitaba para evolucionar.

TheA logo
Más artículos
La inocencia corrompida, el secreto de las películas de terror