Los escándalos de antaño que nunca dejarán de nombrarse

Los escándalos de antaño que nunca dejarán de nombrarse

Una parte bien oculta de nuestra alma se alimenta de eso que conocemos como chisme. Alguno pueden darle al término un significado relacionado como habladuría amenazadora o incluso falsa y superficial. Pero para muchos otros (lamento incluirme en esta categoría) son una especie de arte que solo vale cuando es sobre alguien que no conoces o de la que no tienes nada que ver.

Cuando se trata de alguien que sí conoces, es puro chisme del malo.

Sin embargo, nosotros no fuimos los primeros en deleitarnos con las peleas entre famosos y escándalos de primera plana sobre algo que cualquier otra persona haría. Solo que por alguna razón si lo hace alguien cuyo nombre aparece en las carteleras, entonces es un big deal.

Nos fascinamos con las disputas entre Taylor Swift y Kim Kardashian, todo lo que ocurre en la vida amorosa de Selena Gómez y hasta de las hermanas Hadid, incluso no dejamos de hablar de las mismas Kardashian, uno de los sinónimos de chisme de acuerdo a la Real Academia Española

En fin, no engañamos a nadie. Ni nosotros podemos, ni nuestras abuelas pudieron, y eso que ellas quienes tuvieron sus propios Kanye West escandalosos y sus Kylie Jenner desbordadas de malas decisiones. Y estos fueron algunos de esos chismes, que fueron tan repetidos por nuestros antepasados que se convirtieron en los chismes inmortales.

Joan Crawford actuó en al menos una película porno

Pero la querían tanto en MGM, que más bien se montaron una odisea para seguir la pista de esa película pornográfica y eliminarla de la faz de la tierra.

La película era Velvet Lips, y Joan habían participado en ella muy joven probablemente por desesperación y una vez que se hizo famosa, pensó que la película se quedaría olvidada y en un hueco negro. Hasta que un día, el estudio recibió un chantaje en el que pedían 100 mil dólares a cambio de no decir nada y destruir la película que arruinaría la reputación de Crawford.

Como ella era una estrella clave de la época para MGM, uno de sus productores más famosos, Eddie Mannix trabajó con la mafia para que los chantajeadores aceptaran solo 25 mil para que la mafia nos los matara a todos y quemaran los negativos de la película.

Cuando Crawford renunció a MGM en 1943, ella le pagó al estudio 50 mil dólares. A todo el mundo le pareció algo extraño, pero los que se enteraron del escándalo piensan que probablemente le pagó al estudio por quemar los negativos de Velvet Lips.

El pintor René Magritte una vez contrató a un amigo para que distrajera a su esposa mientras él le montaba cachos (pero el karma le sirvió rápido)

¿Te acuerdas de Magritte? Es el que pintó este cuadro:

Él conoció al amor de su vida a los quince años, se llamaba Georgette Berger, se casaron en 1922 y estuvieron juntos hasta que ambos murieron. Pero en el medio ocurrió algo típico de novela mexicana.

Magritte comenzó a tener un romance con una artista joven que se llamaba Sheila Legg. Así que para no quedar mal con su esposa, le pagó a su amigo Paul Colinet para que la “distrajera”. Esta distracción le salió mal cuando se enteró que su amigo y su esposa estaban teniendo también un romance, al punto de que Georgette quería separarse de Magritte.

Pero como amor es amor, la pareja se terminó reconciliando y estuvieron juntos por el resto de sus vidas. No sin haber tenía tremendo patuque detrás.

Charlie Chaplin estaba obsesionado con las chamitas

Honestamente yo siempre he sospechado de Chaplin. No es por su bigote, que lo considero un mal augurio de tragedia, sino que Chaplin siempre fue esta gran figura dentro de la industria cinematográfica que todos admiraban hasta que encontraban un “pero”.

Resulta que a Chaplin les gustaban las niñas de colegio y en falda. Su primera esposa tenía 16 años cuando se casaron y él 29, poco después se divorciaron y él se volvió a casar con otra niña de 16 años que además estaba embarazada de él. Al final todo se volvió un alboroto que manchó la reputación de Chaplin, quien se casó un par de veces más.

Todas adolescentes y él ya en sus cincuenta. Supongo que el único que podía madurar era él, no sus esposas. Sin embargo la edad le pegó y se dio cuenta que no podía estar en el juego más tiempo y se quedó con su última esposa. Por fin.

David Bowie y Mick jagger tuvieron un affair

Bowie estaba casado con Angie Andersen para la época en la que entró al cuarto de ellos mientras tenían relaciones. Para entonces Bowie y ella ya tenían un hijo, pero al parecer entre Jagger y él fluía un especie de atracción fatal que era evidente para todos los que los rodeaban, hasta para Angie.

Me encanta la idea de Bowie y Jagger juntos pero por la época y su estilo de vida, era obvio que se quedaría como un romance “típico de los setenta”, con mucho sexo, drogas y rock and roll. Además los dos tenían cierta fama de “palo de agua” entre las mujeres.

Ava Cherry, quien era corista y vivía con la familia de Bowie en ese momento, confirmaba los encuentros. Indicando que ella también participaba en ellos, pero más que todo para ellos estar juntos.

Tengo muchos más, pero no quiero crearme fama de chismosa (aún). Y tú, ¿qué otro chisme inmortal te sabes?

TheA logo
Más artículos
Dante escribió el infierno para que ‘Chilling Adventures of Sabrina’ lo reescribiera