¿Los afrodisíacos existen?

Desde que existe la humanidad en los tiempos más remotos, hemos buscado una manera de “get it on, and quickly”. De hecho, según un estudio reciente un 43% de las mujeres y un 31% de los hombres reportaron una disfunción sexual. En las últimas décadas, muchos fármacos se han encargado de eso, así como la industria pornográfica. Sin embargo, siempre ha quedado la duda sobre aquellas comidas que logran ponerte “in the mood”. Entre estas listadas está el chocolate, las ostras, la miel, así como otros remedios artesanales de culturas antiguas.

Honestamente, esto no me había interesado mucho hace poco, hasta que decidí cursar una electiva de Sexualidad Humana, en la que se tocó el tema de los afrodisíacos, y se expuso cómo realmente es un tema bastante relativo.

Varios dicen que depende la situación, al ambiente. Ejemplo: si te comes un chocolate sola en tu casa vs. si te lo regala tu significant other en plan romántico. Si estamos hablando de asociación, esto podría influir. Sin embargo, los estudios científicos han comprobado que muchos de estos renombrados afrodisíacos no son más que una manera de mercadear el deseo sexual.

En el caso de los anafrodisíacos, la cosa no es tan cuesta arriba, puesto que en la ciencia, es mucho más fácil negar la existencia de algo a confirmar su existencia.

Antes de empezar, debería aclarar de dónde viene la palabra afrodisíaco: “Afro” viene del griego para Afrodita, la diosa del amor. Esta -si no recuerdan Historia Universal-, nació cuando Cronos castró a su padre Urano y lanzó sus testículos al mar. Afrodita nació de la espuma que estos hicieron al caer. Súper romántico, ¿no?

En fin, según varios estudios hay afrodisíacos que sirven y otros que no. Le daré paso a la ciencia para que nos explique mejor: ✅

Chocolate❌

Por más que queramos, el chocolate no es ni será un afrodisíaco. Varios estudios han demostramos que consumirlo no altera el libido ni un poquito. Sin embargo, consumirlo puede ayudar al corazón (which is as close as we can get).

Miel ❌

La cruda verdad es que el derivado de las palabra “honey moon” no tiene absolutamente nada que ver con las funciones sexuales. Existen varios productos que alegan ser buenos para el sexo pero no es así. De hecho, hay un producto inventado en Turquía llamado “Mad Honey” que aumenta la estimulación sexual (específicamente la vaginal), sin embargo, puede ser de gran riesgo para la salud del corazón (irónico, ¿no?)

ArginMax ✅

¡Sí! Los científicos certificaron que la combinación de vitamina A, complejo B, C, E, Ginseng coreano, Gingko y hoja de Damiana son un match made in heaven para el libido.

Ostras ❌

Tenemos que empezar a entender que exótico ≠ afrodisíaco. Varios creían que el alto contenido de zinc en las ostras era capaz de alterar los aminoácidos y la serotonina, pero el efecto en el cuerpo es tan leve que no se puede considerar un afrodisíaco.

Ginko ✅ ❌

Este es un extracto de un árbol antiguo que se usaba en la medicina china para tratar la depresión y disfunciones sexuales. Aunque parece tener un efecto positivo en las personas saludables, puede causar sangramiento en personas usando fármacos antiinflamatorios como la Aspirina y el Ibuprofeno.

Maca ✅

Este vegetal peruano parece tener buenos resultados siendo usando en forma de píldora. Varios científicos han encontrado buenos resultados, pero no se ha recomendado ninguna dosis.

Nos encanta pensar que hay comidas que estimulan a nuestro libido – o “inner goddess” como diría Anastasia Steele-, pero la realidad es que muchos de estos están más atados a la supersticiones que a la realidad.

Keep on dreaming, pero recuerda qué funciona y qué no. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Las ‘chick-flicks’ de los 90 que no puedes dejar de ver