Lo que no sabías de la salsa

Lo que no sabías de la salsa

Ilustración: Sasha Bograd

Bueno, ya que a principios de año me escribí una carta a mi misma con las resoluciones que debía cumplir (y una de ellas es ser más simpática y agradable con el mundo) vengo con este artículo para hacerle un favor a todos; porque si hay algo que me he dado cuenta de un año para hoy, es que nuestra generación no sabe NADA sobre el género musical “Salsa”.

¡Nada!

No, no es lo mismo que el merengue, ni se baila igual, por el amor de Dios.

Continuando con mis resoluciones de inicio de año, e intentando ser de ayuda para que tu playlist en iTunes tenga un poco más de variedad que Justin Bieber y/o Justin Quiles, les hablaré un poco sobre este género musical tan revolucionario e importante.

Primero y principal, hay que abrir la mente y entender que la salsa va mucho más allá de Jonathan Molly y su “Good bye, chao, chao, sayonara” o de Víctor Manuelle y su “Si Tu Me Besas”.

Jesús Cristo.

Además de ser lo que suelen bailar los valientes o los borrachos al final de una fiesta, la salsa es un género musical latino fundado en los años sesenta. Viniendo de una gran variedad de culturas, principalmente cubanas y puertorriqueñas, la salsa empezó su auge en la ciudad de Nueva York; y gracias al potencial obtenido, hizo gran representación de la comunidad latina del momento.

En esos años surgieron estrellas de la salsa que luego hicieron renombre a nivel mundial. El grupo Fania All Stars, además de ser el primer conjunto de salsa en presentarse en el continente africano, ha sido por casi cincuenta años el nido de origen de muchos de esos artistas que en los 60′ empezaron como simples integrantes de la banda.

Celia Cruz, Héctor Lavoe, Willie Colón, Cheo Feliciano, Pete “El Conde” Rodríguez y Rubén Blades, son algunos de los muchísimos nombres que integran la lista de íconos en los Fania.

Si te sigo hablando en chino y no te suena ninguno de los nombres que puse anteriormente; primero, no sabes nada de la vida, y segundo, léete un libro.

Mentira.

Perdón. Debo ser más simpática y explicativa; por lo tanto te hablaré un poco sobre estas grandes figuras del mundo de la salsa.

Celia Cruz

Sí, ella es la que dice “azúcar”. Pero además de ser conocida por eso, Celia fue la intérprete cubana más renombrada del siglo pasado y quizás de la historia. Es recordada por muchos como una mujer latina dedicada a representar la independencia y los derechos de la mujer, y su éxito se ve reflejado en el trabajo duro desde los inicios de su carrera hasta su muerte. Aunque no sepas quién es, te aseguro que conoces, y hasta te sabes algunas de sus canciones.

Héctor Lavoe

Un salsero histórico. Durante toda su carrera, de principio a fin, llegó a la cumbre de los éxitos. Contó con colaboraciones de personajes importantes a la vez, como Willie Colón y Cheo Feliciano; quienes juntos se lanzaban conciertos de horas sin parar donde el ambiente del lugar envolvía a toda la audiencia, haciéndola cantar y bailar hasta más no poder. 

Cómo me hubiese encantado lanzarme una noche de rumba junto a Héctor y su combo… Lástima que tanto éxito, fiesta y drogas le terminaron cobrando la vida. 

En el año 2006 salió una película sobre la vida artística y personal del puertorriqueño protagonizada por el también salsero Marc Anthony, llamada El Cantante

Rubén Blades

Rubén Blades es uno de mis favoritos. Panameño y político, el salsero se caracteriza por narrar historias de controversias sociales en sus canciones que simbolizan la realidad latinoamericana, que además de ser excelentes piezas, las letras generan emoción y sentimiento. La canción “El Padre Antonio y El Monaguillo Andrés” por ejemplo, es una de las más emblemáticas que habla sobre la historia del arzobispo Arnulfo Romero, quien fue asesinado en la ciudad de San Salvador por el ejército. “Decisiones”, “Pedro Navaja” y “Amor y Control” son algunas de sus canciones más famosas (por lo menos una tienes que conocer). Por supuesto todas maravillosas y con un sazón excelente; pero mis favoritas de él son y serán siempre “Buscando Guayaba” y “Ligia Elena”.

Viniéndonos un poco más hacia este siglo, existen cantidad de cantantes salseros que además de seguir el legado de los pioneros, y obviar ese mezclote horrible del siglo XXI estilo “salsa-merengue-reggaetón”; (véase Gente de Zona) tienen años de carrera dedicándose a formular las mejores canciones de salsa de este siglo.

Gilberto Santa Rosa

Conocido como “El Caballero de la Salsa”, Gilberto es a mi parecer uno de los mejores. Son miles las canciones de su autoría que han explotado el género y le han producido muchísimos premios. Para que entiendan un poco la magnitud del artista, les recomiendo la canción “Vivir Sin Ella” en vivo desde el Carnegie Hall en Nueva York. Increíble.

Marc Anthony

Como ya lo nombré antes, Marc Anthony también es uno de los salseros new era que además de pegar canciones comerciales que conoce todo el mundo, tiene una lista larguísima de pistas underground que reflejan la salsa clásica y sus raíces. La versión de “No Me Ames” con su ex esposa Jennifer López, es un must sin duda.

Jerry Rivera

A pesar de que sigo sin entender por qué un personaje como Jerry Rivera se prestó para algo como, (repito) “Good bye, chao, chao, sayonara”, Jerry es también un personaje importante en la historia de la salsa. Una de mis canciones favoritas de él es “Mi Libertad” con Julio Voltio. Altamente recomendada.

Servando y Florentino

Ya sé que son súper cursis y además uno de ellos es “revolucionario” o algo así. Pero bueno, vienen de Salserín, son de mi país y a mí me encantan. 

Juan Luis Guerra

Básicamente el Dios del merengue, pero también tiene bastantes canciones de salsa que son extremadamente buenas. En mi opinión, cuando saque un par de discos más (que seguro serán buenísimos) pasará a ser otra dimensión de talento y éxito histórico.

Además de todos los que nombré anteriormente hay millones de artistas más que se dedican a explotar la salsa de cualquier manera posible. Cada uno de ellos cuenta con una banda por detrás de músicos estelares, con instrumentos increíbles, que hacen posible la fabricación del ritmo; que para bailarlo (sea solo o en pareja), es el mejor.

Mejor que bailar cualquier otra cosa. Lo certifico.

La salsa hoy día representa la personalidad latina en todos sus aspectos; el desorden, el sabor, los movimientos y hasta la sensualidad. Gracias a mis experiencias personales, significa historia, familia y disfrute; lo que la hace un género musical digno de conocer, estudiar y escuchar.

Como me dijo alguna vez mi amiguita Ainoa

“Creo que las letras de las canciones de salsa enseñan lecciones valiosas de vida”.

Sin duda está en lo correcto.

Ah y porque soy chévere, también les dejé un playlist en Spotify. Enjoy

Hombres, P.D: Niño que no baila salsa, no sirve pa’ nada. 

TheA logo
Más artículos
Mrs. America
‘Mrs. America’ y la historia del feminismo en los años setenta