Lo que él en verdad piensa de ti

Lo que él en verdad piensa de ti

Nosotras las mujeres, solemos tener la costumbre de pensar absolutamente todo lo relacionado con nuestro día a día, más de la cuenta. Desde decidir qué voy a desayunar, hasta a dónde me quiero ir de vacaciones. Nos gusta tomar decisiones seguras, pensar en las ventajas y desventajas, buscar complicaciones paralelas y evitar a toda costa una mala elección.

Por supuesto, con eso viene incluido el pensar las consecuencias que nos dará esa decisión; si almuerzo la ensalada voy a estar amargada toda la tarde, pero no me tengo que matar en el gimnasio; en cambio si elijo el McDonalds, las endorfinas maravillosas invadirán mi cuerpo como también la grasa notable en mi derrière.

Complicado ¿no?

Cualquier decisión para nosotras merece un previo análisis que incluye una especie de método científico donde absolutamente todos los factores interrogantes pueden modificar el resultado final de la elección.

Ya va, más complicado todavía.

En otras palabras, hasta el más mínimo detalle se pasa por la mente de una mujer al momento de actuar. Por supuesto, esa toma de decisiones se limita a una especie de jerarquía organizada de menos a más importante.

  • Decisiones cotidianas que ya son costumbre.
  • Qué prefiero comer.
  • De qué color me voy a pintar las uñas.
  • Hacer o no hacer ejercicio.
  • Estudiar o no estudiar.
  • Qué planes tienen mis amigas.
  • Cuánto voy a tomar hoy.
  • Cuánto presupuesto tengo.
  • Qué me voy a poner.
  • Qué piensa Fulano de mí.

El último punto, qué piensa Fulano (o cualquier tipo que me guste) de mí, es el cuestionamiento que más nos atormenta el coco a todas. Nos podemos pasar noches enteras analizando todos los factores que podrían estarle pasando por la cabeza a ese tal Fulano después de verlo un fin de semana en una fiesta.

Para hacernos la vida más fácil, y gracias a mis honestas y colaboradoras amistades masculinas, pude recopilar una serie de aspectos dentro de la mente del sexo opuesto que nosotras las mujeres tenemos completamente errados.

El vestir

Este punto nos atormenta la existencia y pasamos horas analizando qué ponernos pensando si el niño que me gusta o con el que estoy saliendo le gustará el outfit, o si se acuerda que me puse el mismo pantalón hace tres semanas.

Pues déjame decirte que al menos que el personaje tenga memoria fotográfica, no tiene idea de lo que te pusiste el día antes. Así de básicos son. Para él todas tus camisas negras son iguales, le da igual si te pones los tacones cómodos o los incómodos y no sabe diferenciar si el bluejean es bota ancha o skinny. Muy lastimosamente es simple, mientras más expongas, más bonita estás.

Al menos que te hayas puesto algo horroroso digno de recordar, claro.

Los mensajes

Para esto existen dos tipos de hombres, los que nunca responden el teléfono o los que siempre están online. Si no te responde los mensajes, es quizás porque cualquier elemento esencial del cerebro masculino (FIFA, fútbol, amigos) lo distrae de pensar en que tiene que preguntarte cómo te fue hoy en la universidad. En cambio si siempre está online y no te responde, no significa que tiene una familia e hijos por otro lado, el intelecto masculino no está diseñado para hacer varias cosas al mismo tiempo; esa es la respuesta.

Lo que está dentro de los mensajes

Aquí caemos todas. 

No; tu futuro con el chamo no va a cambiar si decidiste quitar un par de “ja” al “jajajajaja” como respuesta. Ni tampoco te sentirá más intensa si le agregas una “a” al “Holaaa” de buenos días. Ni tampoco se va a dar cuenta de que usaste ese emoji específico por algún motivo seductor en tu cerebro. Basic.

Las uñas

Hombres y mujeres siempre deben tener las uñas decentes punto. Así le de igual, for the love of God, tenlas arregladas.

El pelo

Al menos que te cortes una cola de treinta centímetros, no va a notar tu nuevo look de cuatro dedos menos. Lo mismo aplica con las mechas o “reflejitos”.

Lo que haces con tu vida

Si estudias o trabajas, o ambas; a nadie le atrae una persona buena para nada. Al menos que tu pretendiente sea un machista radical al que le guste una esposa que viva en la peluquería y el gimnasio.

Las mejores amigas

NO EXISTEN. Punto. Si piensa que eres una psicópata enferma porque lo celas de su mejor amiga, pues que lo piense. Usted siga investigando y celando allí, porque déjeme decirle; amigo ratón del queso.

Ya que dejamos bien claro cómo funciona la mente del sexo masculino frente a nuestra toma de decisiones, puedes obviamente, hacerme caso o no. Si decides no complicarte la vida por cómo vestirte para salir con él, chévere. A lo mejor te ahorras un par de angustias y tienes más tiempo que dedicarle al hecho de que el país se está cayendo a pedazos. Pero si no me paras ni medio; también chévere, porque seguiremos manteniendo nuestro récord de explicaciones y factores que expliquen por qué tu novio dijo que llegaría a las seis y llegó a las seis y media.

Él estaba viendo la repetición de los goles del partido, y tu pensaste que te estaba montando cachos; así funciona la cosa. 

TheA logo
Más artículos
Chromatica
Lady Gaga canceló la Tierra, pero nos llevó a ‘Chromatica’