Las mejores series de True Crime que puedes ver en Netflix

Las mejores series de True Crime que puedes ver en Netflix

Los documentales de crímenes reales no siempre son buenos, muchísimos de ellos son tan trashy y ridículos como un episodio cualquiera de CSI: Cyber. Juegan con la historia a su antojo y parecen más interesados en el drama que en ser fieles a la historia. Por eso te damos una lista de los mejores de Netflix para que no tengas que escarbar entre todas las recreaciones trashy que hay disponibles:

The Keepers

Este es otro nivel de documental. Es lo que los documentales de true crime quisieran ser cuando crezcan.

The Keepers empieza enfocándose en el asesinato no resuelto de Cathy Cesnik, una monja y profesora amada por todas sus alumnas. De hecho, son dos de ellas las que, décadas más tarde, están trabajando por resolver el misterio. Es esa investigación la que las lleva a descubrir algo peor: miles de sus compañeras de la escuela católica fueron abusadas sexualmente por un cura, Joseph Markell, que estaba siendo encubierto por la iglesia Católica y aparentemente la policía y quien se sospecha asesinó a Cathy.

Es imposible encontrar un documental que trate el abuso sexual a niñas y adolescentes con más delicadeza y respeto. Además, ofrece una respuesta clara y perturbadora para todas esas personas que siempre preguntan “¿y por qué no dijeron nada?”.

Belief: The Possession Of Janet Moses

Una historia sobre cómo una mujer joven murió ahogada mientras sus familiares le hacían un exorcismo, tiene todo el potencial de ser explotada hasta volverse algo trashy y amarillista. En este caso es una examinación dramática que, a pesar de estar llena de tensión, ofrece información sobre cómo pudo haber sucedido. Es uno de esos documentales que funciona mejor mientras menos sepas del caso y te acerques a los hechos con una mente abierta.

Audrey and Daisy

Este documental se enfoca en la historia de una adolescente, Audrey, que fue atacada sexualmente y luego le hicieron bullying hasta llevarla al suicidio, y Daisy otra adolescente atacada y cuyo caso se conoció en 2012 como the Steubenville rape.

Daisy, de 16 años, había estado tomando en su casa con una amiga e intercambiando mensajes de texto con varios chicos del equipo de fútbol de su escuela quienes se encontraban bebiendo en otra casa. Las chicas fueron a la casa donde estaban ellos donde las retaron a tomar más a pesar de que estaban visiblemente intoxicadas para ese momento. Luego a Daisy la desnudaron, le tomaron fotos que fueron distribuidas luego, y la violaron. Luego la dejaron semi desnuda en el jardín de su casa… en invierno. Su mamá la encontró casi en estado de hipotermia y cuando la metió en la bañera para calentarla se dió cuenta de que tenía rasguños en la entrepierna.

El documental deja que Daisy cuente su historia, todo el slut shaming que le hicieron después, cómo sobrellevó tener a todo el pueblo en su contra por haber acusado al equipo de fútbol de violación, y la actuación deplorable de los adultos que defendieron a los violadores. Lo más interesante, es que, como parte de la condena, los violadores tuvieron que aceptar ser parte del documental y es curioso ver cómo justifican sus acciones.

The Confession Tapes

La premisa de este documental es algo a lo que Netflix se acercó con Making a Murderer, ¿qué tan confiable es la manera en la que los detectives obtienen confesiones? ¿son admisibles todas las estrategias coercitivas que usan? ¿qué pasa cuando parecen estar más interesados en que la confesión concuerde con la narrativa que se inventaron por encima de la realidad? El punto que quiere demostrar una y otra vez es que las confesiones falsas son mucho más comunes de lo que pensamos y por qué. 

TheA logo
Más artículos
Películas que cruzan la fina línea entre el erotismo y la pornografía