Lady Gaga canceló la Tierra, pero nos llevó a ‘Chromatica’
Chromatica

Lady Gaga canceló la Tierra, pero nos llevó a ‘Chromatica’

Y queremos vivir ahí por siempre

Para Lady Gaga, Chromatica no solo representa su modo de ver la vida y enfrentar situaciones difíciles, sino que también simboliza un mundo en el que el sonido comunica amabilidad y el amor es una fuerza natural. En el manifiesto de su sexto álbum de estudio, la cantante neoyorquina afirma que si bien este planeta es suyo, el mismo también puede ser nuestro si escuchamos las canciones que componen su más reciente creación.

Después de pasar algunos años aventurándose en géneros como el jazz y el country, así como en la actuación, Lady Gaga ha decidido volver a la pista de baile y explorar un nuevo estilo del dance-pop que la hizo llegar al estrellato hace más de una década: el house. Es así como ahora la artista ganadora del Óscar nos invita a formar parte de un mundo donde está bien ser vulnerables y en el que, a pesar de sus pequeñas fallas, queremos vivir.

Chromatica
Portada de Chromatica, por Norbert Schoerner
 Interscope Records

Revelando sus sombras y adueñándose de un ritmo que tuvo su auge en los ochenta y los noventa, Lady Gaga nos abre las puertas de Chromatica para entregarnos uno de los discos más cohesivos de su carrera gracias a su producción bien cuidada y a sus composiciones profundas con melodías pegajosas. Compuesto por tres interludios y 13 canciones, este LP no solo es capaz de hacernos bailar y llorar toda la noche al ritmo del house, sino que honra las influencias de la cantante y nos muestra una nueva faceta del dance-pop que hizo que el público conectara con su música en un primer momento.

Lady Gaga se reapropia de la pista de baile

Mientras la mayoría de los cantantes pop actuales han decidido revisitar la música disco, Lady Gaga ha adoptado al hijo homosexual de la misma: el house. La producción de Chromatica juega hasta más no poder con este género y nos presenta varias de sus facetas, como lo son el piano-house de 1000 Doves y Enigma, el French house de Rain on Me o el Eurodance de Free Woman y Fun Tonight. Aunque la artista no reinventa ninguno de estos sonidos, sí se apropia de ellos y les da el carácter barroco que tienen muchas de sus canciones pasadas, adaptándolos a las melodías pop que le salen tan bien.

La habilidad vocal de Lady Gaga también la ayuda a apropiarse del ritmo house de Chromatica. Ya sea a través de los graves presentes en Sour Candy, los agudos de Alice o el uso del vocoder en 911, la cantante neoyorquina siempre resalta y demuestra su jerarquía por encima de los sintetizadores y los instrumentos que la acompañan. Su versatilidad como vocalista le agrega tanto una teatralidad que contribuye a que estas grabaciones sean propias como una crudeza que hace que las letras se sientan genuinas. Igualmente, en las colaboraciones del LP, Gaga se adapta a las voces de Ariana Grande, Blackpink o Elton John para brillar junto a ellos y generar bellos contrastes que agregan armonías llamativas a Rain on Me, Sour Candy y Sine from Above, respectivamente.

Lista de canciones de Chromatica
Lista de canciones de Chromatica
Interscope Records

Chromatica no solo se apropia del house, sino que lo honra gracias a la instrumentación y los samples que Lady Gaga y Bloodpop —el productor principal de este álbum— decidieron usar para crear estas pistas. En la mayoría de ellas, se nota el uso de sintetizadores para modificar grabaciones de guitarras, pianos, bajos y baterías, lo cual les da un toque mucho más retro y nostálgico a los sonidos y facilita la posibilidad de escuchar las distintas capas que tiene cada canción. Por otro lado, la integración de elementos de It’s My House de Diana Ross en Replay o de All This Love That I’m Givin’ de Gwen Mcrae en Rain on Me muestra un respeto por las influencias que permitieron la creación de este álbum.

Los interludios de Chromatica, por su parte, son arreglos de orquestas bien construidos que hacen más intensa la sensación de que entramos a un nuevo planeta al escuchar el disco y, en consecuencia, elevan la experiencia de reproducirlo. Adicionalmente, las transiciones entre estos intervalos y las pistas que les siguen fusionan los segmentos de cuerdas con el beat del house a la perfección, demostrando que cada segundo del LP se manejó con sumo cuidado y que este fue pensado para escucharse de principio a fin sin pausas.

La vulnerabilidad contundente de Chromatica

La teatralidad de la voz de Lady Gaga y los ritmos house que la acompañan se integran a composiciones francas que nos presentan su batalla constante con ella misma. Chromatica esconde detrás de sus beats algunas de las letras más oscuras y personales de la cantante, quien nos invita a conocer al monstruo que lleva dentro de sí. Esto lo notamos en líneas como “¿Podrías sacarme viva de esto? (Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah) / ¿Dónde está mi cuerpo? Estoy atrapada en mi mente (Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah)” de Alice; “Apagando reguladores emocionales / Sigo repitiendo frases de autoodio / Ya escuché suficiente de esas voces” de 911 o “Cada día, sí, cavo una tumba / Después me siento adentro, preguntándome si me comportaré / Es un juego y odio decir que / Eres lo peor y lo mejor que me ha pasado” de Replay.

Lady Gaga en la sesión de fotos promocional de Chromatica
Lady Gaga en la sesión de fotos promocional de Chromatica
Norbert Schoerner

Chromatica no es solo un lugar para bailar, sino también para enseñar nuestras fallas sin miedo. Para demostrarlo, Lady Gaga se vale de metáforas que van desde lo universal hasta lo extravagante con el fin de evidenciar su lucha contra las sombras. Es por ello que se refiere a un antipsicótico como su llamada de emergencia para salvarse de sí misma o se compara, por un lado, con una muñeca Barbie al hablar de la Gaga Malibú, pues a veces se siente cosificada y tratada como un juguete, mientras que en otra pista traza paralelismos entre ella y Alicia, ya que, como la protagonista de la obra de Lewis Carroll, la cantante sigue buscando el país de las maravillas, incluso cuando siente que cae en un hueco infinito. 

Asimismo, Lady Gaga usa ingeniosos juegos de palabras que dan pie a distintas interpretaciones. Esto ocurre con el “Preferiría estar seca, pero al menos estoy viva” de Rain On Me, que si bien implica que la cantante agradece su existencia, puede simbolizar un deseo tanto por no llorar como por estar sobria, metas que la artista no ha alcanzado aún. Mientras tanto, el coro de Babylon rima babble on (balbucear) y Babylon (Babilonia) para aludir al chisme como una forma de comunicación inservible y también una representación de la debilidad, pues así es como el libro Apocalipsis de la Biblia se refiere a esta ciudad de la antigüedad.

Si bien la producción y la composición de Chromatica llegan a combinarse a la perfección para crear un álbum sólido, algunas de las canciones que lo conforman no terminan de encajar en el mismo. Pistas como Fun Tonight, Plastic Doll, 1000 Doves o hasta el sencillo principal, Stupid Love, tienen problemas para compartir espacio con otros tracks más notables.

Con el ritmo house de Chromatica, Lady Gaga no está creando nada innovador, sobre todo si consideramos que muchos DJs llevan algunos años reviviendo el género. Sin embargo, con este disco bien construido que exalta la cualidad catártica de este estilo, puede que la cantante neoyorquina incite a que el pop retome este beat y lo integre a sus composiciones tal como ocurrió en los noventa. Puede que el LP no sea perfecto, pero sin duda es destacable y gracias a su producción y composición merece muchas reproducciones para seguir descubriendo cada detalle y cada capa del nuevo mundo que Gaga nos ha obsequiado.

TheA logo
Más artículos
La Vida Boheme
El video de ‘Último round’, un puente entre el pasado y el presente de La Vida Bohème