La verdadera magia de la planificación de eventos con Edward Sitzer

Pensar en la planificación de eventos supone en nuestras mentes un estilo de vida glamuroso, lleno de fiestas, disfrute, sonrisas esmaltadas y flashes. De repente, incluso podríamos adivinar que la rutina de los DJs, de los maestros cocteleros y de los bailarines de fiestas es un frenesí de socialización, música a máximo volumen y comida gratis en abundancia.

Preguntarle a alguien cómo es la vida de un planificador de eventos supondría obtener como respuesta anécdotas dionisíacas y chismes de primera mano. Pero como suele suceder, lo que asumimos sobre alguien puede ser más desacertado que una boda al aire libre en temporada de lluvia y sin toldo.

Resulta que lo que está detrás de la escarcha y los papelillos que se sueltan antes de las 12 de la noche puede ser menos sensacional. No necesariamente menos especial, sino menos plástico y más pasional.

Edward Sitzer, gurú de la planificación de eventos, ha logrado consagrarse en Venezuela como uno de los mejores en la movida y ruidosa industria de las celebraciones. Lo han llamado artista de fiestas y su empresa Edward Sitzer Producciones ha sido la orquestadora de eventos de alto perfil que, en mi opinión, han sido los más bonitos de las últimas décadas.

Contrario a lo que pinta el personaje extrovertido, fashionista y sonriente que se aprecia en los eventos que planifica, Sitzer en privado es una persona muy serena que habla en una vibración muy baja y que —luego de un rato— confiesa siente gran ansiedad al tomar parte de una sesión de preguntas sobre él mismo. Prefiere que sus eventos hablen mejor que él de su personalidad, ética de trabajo, aprecio por las personas y atención al detalle.

Así entonces, una tarde lluviosa de Caracas, luego de atravesar una ciudad casi sumergida bajo el agua como Atlantis, me dispuse a preguntarle a un personaje enigmático sobre su vida. Yo mojada y él nervioso.

¿Cómo era Edward Sitzer a los 23?

Estaba empezando en este mundo de los eventos, creo que estaba por casarme también. Realmente estaba “aterrizando” en la vida. Sabía que tenía que encaminarme con algo aunque no sabía exactamente hacia dónde. 

A esa edad yo era medio hippie y hacía jardines. Me la pasaba en casas bellas disfrutando del clima divino de Caracas y apreciando sus vistas, y por ahí empezaron las fiestas.

¿En qué se parecen ese Edward y el Edward que tengo enfrente?

¡Wao! Se parecen tanto. 

¿Sí? Cualquiera pensaría que una persona puede cambiar mucho en tanto tiempo.

Es que mi yo de ahora no quiere soltar a su yo de 23. 

¿Cómo se hace el salto desde los jardines hasta las fiestas?

Un día una clienta en cuyo jardín yo estaba trabajando me pidió ayuda. Así la seguí asistiendo hasta que un día me propuso una fiesta y no he parado de hacerlas desde entonces.

¿Fue intimidante al principio cargar con la responsabilidad de un evento?

No, para nada. Se me dio muy naturalmente. Convertirlo en negocio es la parte difícil. Descifrar si es negocio o pasión cuando uno hace lo que le gusta puede ser lo más complicado.

Para aquellos a los que también les apasiona la organización de eventos como a ti, ¿por qué sí dedicarse a ello?

Porque si te gusta, es fascinante. Si te gusta, es maravilloso.

¿Por qué no hacerlo?

Porque es mucho compromiso. Es algo muy serio aunque no parezca. Cuando tienes que llevar a cabo las necesidades y deseos de otros, cargas con una responsabilidad muy grande.

¿Qué es lo más importante a la hora de organizar un evento?

Conocer al cliente.

¿Qué sucede cuando el cliente te sugiere hacer algo en la fiesta que no te gusta a ti?

Se lo hago saber y si no es terrible la idea, trato de manejarla para hacerla mejor. No hay malas propuestas, pero puede haber propuestas equivocadas porque no es particularmente lo que el evento necesita. De repente, lo que quiere el cliente es muy popular en las redes, pero no es lo mejor para la fiesta.

Pinterest e Instagram a veces no incitan las mejores ideas. Estas redes sociales contaminan porque no son reales, es demasiada información y hay mucha mentira.

¿Qué tan importante es la música en una fiesta?

Muy importante. Lo más relevante no necesariamente son las canciones, sino la melodía de la música. Lo que hace es crear y manejar el mood o el ambiente del evento.

¿Qué tan importante es el código de vestimenta para una fiesta?

Aunque sea, por ejemplo, un white party o fiesta de blanco, a mí me gusta que no todo el mundo cumpla con la vestimenta. Siendo realistas, puede que alguien no tenga algo blanco, está de paso por el evento o sencillamente no estaba de ánimos para ir vestido así. En mi opinión, es parte de la dinámica natural que tiene que darse en un evento. Además, me choca que todo el mundo se vea clonado.

¿Cuál dirías tú que es el elemento más importante en la organización de un evento?

No todo es una lista en lo que tienes que tachar elementos para dar en el clavo con el evento perfecto. En esa lista, ¿dónde estás tú?, ¿dónde estoy yo? Lo más importante es que la gente disfrute y esté feliz.

¿Cuál es el evento más complicado que te ha tocado organizar?

Una fiesta en Los Roques que se dio contra viento y marea. Principalmente contra marea. Fue muy complicada la logística, pero quedó maravillosa.

¿La crisis más grande que has tenido que manejar en el trabajo?

Un palo de agua en una fiesta sin toldo.

¿Es verdad que quien organiza una fiesta no disfruta?

Disfrutas mucho la organización de la fiesta.

¿Pero y la fiesta?

No tanto, porque estás trabajando intensamente para que todo salga bien para los demás. En mi caso, mi disfrute es la organización y al terminar quedo súper satisfecho. Sin embargo, el propósito de una fiesta es relajarse y en mi posición ese no es el caso.

¿En qué lugar del mundo te gustaría hacer una fiesta?

Me gustan los retos y trato de sacarle provecho a todo. Cualquier lugar es bueno para un evento en mi opinión.

¿Quién tocaría la música en este evento hipotético?

Varios DJs de distintos estilos que cambien el ambiente de la fiesta.

¿Quiénes estarían invitados?

Un grupo muy íntimo. Amigos de verdad, no habría ninguna invitación por compromiso.

Entre tanta fiesta, ¿dónde consigues el silencio?

En pausas en las que me desconecto durante el día, como lo fue tomarme el tiempo para esta entrevista. Me da mucha ansiedad detenerme, pero una vez que me siento a ponerle pausa a las cosas lo disfruto enormemente. 

Un momento en el que te hubiese gustado estar

En la llegada de Jean Passepartout luego de darle la vuelta al mundo en ochenta días.

5 fuentes de inspiración

Una sola: ¡la vida! La más importante de todas. 

Una película que adores

 Horizontes perdidos, una película muy utópica en un sitio espectacular.

Tres cualidades que veas en la generación de relevo

El hecho de que trabajan muy bien en equipo, que tienen ganas de hacer cosas nuevas, que conectan y se apasionan instantáneamente por proyectos.

¿Con quién te gustaría trabajar?

En Venezuela, con muchísimos emprendedores.

Una palabra que encapsule la esencia de tu trabajo

Magia.

Así terminamos, un par de horas después yo un poco más seca y él un poco más relajado. 

Descubrí que detrás de los reflectores y los impecables arreglos florales hay alguien con la intención de crear una atmósfera agradable para todos y que la planificación de eventos es algo tan pasional para Edward Sitzer, como lo puede ser pararse frente a un lienzo para un artista. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
La magia de los artistas del bedroom pop