La comedia ha cambiado sus formas y sin darnos cuenta

Hace diez años durante mis vacaciones entre quinto y sexto grado, mi rutina consistía en hechos muy simples. Pasaba mis mañana en mi curso de inglés (porque el tema para mí prácticamente tenía colmillos y mis notas eran las víctimas sangrantes) y al mediodía almorzaba con mi prima que se quedaba en casa porque era una forma de pasar tiempo con nosotros.

Ella era fanática de Friends y me obligaba todo el tiempo a ver esta serie de adultos insoportables durante todos los almuerzos, en lugar de dejarme ver en paz Los Padrinos Mágicos. Sin embargo, llegó el día donde el programa no lo ponía ella sino yo, religiosamente todos los días a las 12, sin importar cuántas veces habíamos visto ese capítulo. Y así fue incluso cuando mi prima volvió a su rutina de clases y yo a la mía. Adoraba Friends y era la oportunidad infalible para sacarme un risa.

Pero diez años después, dejé de pensar lo mismo. No sé si fue el hecho de que ya me sabia todos los chistes de memoria, o porque ya tenía tantos shows en la cabeza que tengo la oportunidad de comparar y ver a Friends caer en la balanza de sitcoms. Pero pasó y después de una al principio inconsciente y luego bastante consciente investigación, me di cuenta que desde que se estrenó Friends (hace más de 20 años) hemos cambiado que j*de como sociedad, y por lo tanto lo que nos hace reir ha cambiado con nosotros.

Lo que me pasó con Friends, les pasó a mis papás con Los Tres Chiflados, cuando la comedia sesentosa consistía en golpes estúpidos entre hombres tontos y considerablemente mayores. Pero llegó el punto donde necesitamos otro tipo de chiste.

Ahí fue donde aparecieron comediantes como Woody Allen, o para no irnos tan atrás a personas como Jim Carrey (con sus griterías locas y ocasionales golpes) y a Jerry Seinfeld (con sus reflexiones sociales).

Esa fue la misma época de los 90 en la que necesitábamos una audiencia que se riera del show para nosotros enterarnos que acababan de hacer un chiste. No sé si les pasa lo mismo que yo que les da más risa el efecto que el chiste per se. Así fue con The Nanny, Friends, Married With Children, The 3rd Rock from the Sun y hasta Two and a Half Men.

Luego partimos de las comedias forzadas y le hicimos un guiño a la cámara con las comedias al estilo falso documental tipo Modern Family, Veep, The Office y Parks and Recreation. Porque son las grietas entre lo real que nos hacía identificarnos y reírnos prácticamente de nosotros mismos. A mediados de los 00, no necesitábamos un set perfecto con un guión súper estricto y una rigidez de improvisación por parte de los actores, sino que preferíamos reírnos de (y con) seres humanos.

Hasta que se popularizó nuestra arma de doble filo favorita: el humor negro. Todos aman el humo negro y los que digan lo contrario son hipócritas que quieres fingir que son buenas personas mientras secretamente se ríen del pana que vomita en una rumba.

El humor negro está en todas partes, y probablemente sea como el cáncer, siempre ha estado ahí, solo que ahora tiene un nombre. Lo usan en stand ups, sketches, improvisaciones y todos los videos de caídas estúpidas que existen.

Eso resume nuestra necesidad de adaptar la comedia a todas las realidades donde encontramos algún tipo de novedad. Desde shows de tipos estúpidos pegándose, pasando luego por comediantes reflexivos y extremadamente gritones, después por actores que rompen la cuarta pared y obviando a algún tipo de audiencia en vivo, hasta llegar a memes peligrosamente existencialistas en las redes sociales e incluso vines.

Hemos pasado a reírnos de tonterías y golpes hasta querer reírnos de chistes que nos hacen pensar como lo hace el humor negro (por eso nos hace tan adictos), el humor político y el humor realista bien escrito a lo Girls.

Pues no importa las formas que haya tomado desde la época de nuestros padres, la comedia siempre ha sido una prioridad como civilización y lo seguirá siendo en todas las plataformas y dimensiones que encontremos posibles. Y menos mal porque, ¿qué sería la vida sin una modelo cayéndose en una pasarela en un video visto por millones en Youtube?

TheA logo
Más artículos
‘Assume Form’: la guía para amar de James Blake