Hablemos de Big Little Lies antes de que termine

Hablemos de Big Little Lies antes de que termine

Para los “seriéfilos” y créanme que habló con base, necesitamos mantenernos constantemente viendo episodios, vivimos de ello. Si no estamos viendo una, sabemos que hay algo que no anda bien, así funcionamos.

HBO desde sus inicios se convirtió en una compañía revolucionaria que iba a llegar para alegrar nuestras vidas. Sinceramente, cada vez que estrenan una serie lo más probable es que sea un éxito.

Ellos son el canal que da miedo a la competencia, se sabe que todo lo que crean es oro puro, tienen con qué demostrarlo (numerosos premios y reconocimientos, sorry). Sus series atrapan, a cualquier persona le puedes preguntar una serie exitosa de su autoría y te van a decir unas cuantas.

Las nuevas tendencias apuntan que menos es más. En la época dorada de la caja de pandora las series podían durar años, esto ahora ha cambiado drásticamente. Lo que se acepta son aproximadamente entre 15 o 20 capítulos máximo.

Un número perfecto y cómodo que da un balance en las historias. Hasta hace poco con 10 capítulos bastaba para que el público se enganchara, hasta que HBO decidió hacer una miniserie llamada “Big Little Lies”.

Con nombres grandes como Reese Witherspoon, Shailene Woodley y Nicole Kidman se pensó que era suficiente para llamar la atención pero lo que realmente resalta es la historia.

Siete capítulos, solo siete dura esta serie. Un solo capítulo bastó para engancharme, me recordó a Desperate Housewives en su mejor momento.

La serie es una adaptación de la novela de Liane Moriarty cómica publicada bajo el mismo nombre en el 2014 y apenas salió a la luz el libro fue elegido por Kidman’s Blossom Films y Witherspoon’s Pacific Standard. Las dos actrices sabían la joya que tenían bajo su poder y ayudaron a producir.

Si me permiten definirlo es una especie de comedia dramática con suspenso porque juegan con tu mente y te hacen dudar cada segundo, no entiendes nada de lo que pasa.

Todo gira en el asesinato de una persona pero no sabes si es mujer u hombre y nunca te dan pistas de quién fue, sientes una impotencia que hace que la veas sin parar.

Es interesante ver cómo la vida de estas tres mujeres Celeste (Nicole Kidman), Jane (Shailene Woodley) y Madeline (Reese Whiterspoon) te atraen tanto. Todas aparentan vivir vidas perfectas y felices y resulta que una sufre de abuso doméstico, otra no está del todo enamorada de su marido y la última para no darles spoilers sufre un accidente que la cambió para siempre. La apariencia es lo que controla todo, nunca se pierde. 

Además de que los hijos aparentemente tienen el mejor gusto musical del mundo, sobre todo la hija de Madeline que se encarga de poner la música en su casa con su teléfono y es buena (mundo al revés).

Ver la relación entre ellas y con otras mujeres es lo que le da vida a la serie, por todos lados el drama está cerca y ningún día es aburrido en ese vecindario.

Big Little Lies en poco tiempo se ha ganado el corazón del público y es vista mundialmente, si quieren ver más sobre las distintas vidas que puede llevar una mujer, está es su serie.

Así que no pierdas tu tiempo y hazme caso, soy seriéfila (sé que es terrible este término), eso me da el poder de que vayas corriendo ya a comenzar el primer episodio, total, son solo siete capítulos ¿qué puedes perder?

Eso sí, que sea antes de este domingo, es el capítulo final, si me hiciste caso no dudes en compartir conmigo tus teorías de quién es el culpable a ver si estamos en la misma página.

TheA logo
Más artículos
Sech álbum
‘1 of 1’ de Sech tiene forma, pero muy poca sustancia