Es hora que entiendas qué es el K-pop

Es hora que entiendas qué es el K-pop

Si te estás desayunando el término “K-pop” , muy probablemente creas que es un peluche nuevo que acaba de entrar en el universo de Hello Kitty. Un peluche interracial, asexual, feminista, vegetariano y apolítico que tiene una cara tierna y es el primo de Batz Maru que vino de intercambio de Corea del Sur.

Pero no, la explicación de lo que es K-pop es más complicada y probablemente igual de rebuscada.

Ok entonces empecemos sin mucho rodeo. Nunca en mi vida he escuchado K-pop.

Pues como un letrero cursi de consultorio odontológico, te recuerdo que: “nunca digas nunca”.

¿Recuerdas a Psy? Este, el gordito coreano que montó un hit en el 2012 más insoportable que Despacito:

Psy es la primera persona en exportar el K-pop desde el oriente y aunque no es la mejor representación del género (porque Gangnam Style era una parodia), le abrió las puertas del mercado americano a un universo entero de bandas coreanas.

K-pop representa lo que vulgarmente llamamos en este hemisferio del mundo korean pop, pero en su tierra natal, los grupos representantes de este movimiento son llamados “bandas de ídolos” recalcando el hecho de que el K-pop no es un estilo musical, sino más bien una cultura.

Ver relacionados:

Guía para entender la generación sin valores que idolatra reggaetoneras

La obsesión fatal de ser blanca en Asia

Taima, ¿cómo que una cultura? ¿no estábamos hablando de música?

Sí, lo que sucede es que el K-pop no es necesariamente un estilo de música en específico. Las canciones pueden ser variadas y partir desde el reggae, el hip-hop, dubstep, reggaetón, EDM y hasta gospel, incluso en una misma canción.

Suena loco yo sé, pero escucha este ejemplo:

Recupérate. Sigamos.

Lo importante del K-pop no es necesariamente la música por más insólito que parezca.

¿Entonces qué es lo que tiene relevancia en esta cosa?

Pues las bandas, sus integrantes más específicamente.

Como te conté antes, los coreanos le dicen al K-pop “bandas de ídolos”. La industria musical coreana se encarga de conseguir personas, moldearlas y venderlas como una banda de personalidades distintas y perfectamente balanceadas.

Hacen castings y arman bandas de alrededor de cinco integrantes. En el lapso de un año aproximadamente les enseñan a cantar, bailar, rapear, hablar otros idiomas y a comportarse en ruedas de prensa, además de la evidente transformaciones físicas tan drásticas como la del Diario de la Princesa.

El formato de la banda está tan predeterminado que siempre hay un líder, un bailarín, el que rapea, el malo, el bueno y el nuevo, por lo menos.

O sea, que las bandas de K-pop son súper falsas.

Huelen a plástico tanto como el pelo de una Barbie.

Son como unos robots programados que hacen todo a la perfección. A mi personalmente me recuerda a la parte de The Hunger Games en el que transforman a los participantes y los vuelven unas despampanantes máquinas de matar.

Y lo triste es que no me alejo mucho de la realidad, porque los contratos de las disqueras coreanas con los artistas le dan completo control de su trabajo, vida privada y horarios. Básicamente se vuelven dueños de las bandas. Como el Capitol con los tributes (y aquí terminan las referencias de nerd).

Niña pero ¡qué espanto!

La verdad es que no tanto.

Netflix y Vox se unieron para sacar una serie de capítulos dedicados a explicar cosas (por más vaga que suene esa oración, de eso trata la propuesta). Explained, tiene un capítulo enfocado a explorar de qué va esto del K-pop y cómo expresan muchos de los coreanos consultados allí, en Corea del Sur, este tipo de trabajo arduo por alcanzar metas y formato acartonado de música es muy admirado por el esfuerzo y honor que conlleva la preparación del mismo.

En resumen, a los asiáticos no parece que les molestara demasiado el formato just add water falso que representa el K-pop.

¿Y cantan en Coreano?

Obviamente.

Sin embargo, muchas canciones tienen una versión en inglés y varias de las líricas tienen frases en inglés.

El motivo es por supuesto poder penetrar más fácilmente el mercado siempre hambriento y consumidor de EEUU.

Entonces ¿qué es K-pop?

¿Otra vez?

Es que sigo sin entender muy bien.

Es un movimiento cultural de bandas prefabricadas en Corea. El nivel de producción realmente no se equipara a ningún género popular en occidente y el enfoque principal de la música recae en sus entretenidos conciertos y sobre todo en sus videos musicales, en los que la producción, coreografía y colores brillantes son religiosamente obligatorios.

Deléitate: 

No entiendo cómo esto penetró en occidente.

Pues lo hizo.

El K-pop es extremadamente popular entre las adolescentes y BTS (recuerda ese nombre es la banda más grande del género) fue la primera banda K-pop en alcanzar el primer puesto en la lista de álbumes de Billboard.

Así que sí, no son cualquier cosa.

Me da miedo el K-pop.

Y aparentemente es normal. Los expertos en el movimiento advierten a las personas que lo escuchan por primera vez que es natural sentirse desconcertado frente a todo. Sin embargo, es tan diverso y tan bien producido que aseguran que hay algo para todos en el K-pop.

Soy culpable, porque los bailes debo admitir que son espectaculares.

Sigan sintonizados, me suena a que si el género sigue creciendo, esto no será lo último que escribiré de el multigénero musical cantado en coreano.

El 2018 es extraño.

TheA logo
Más artículos
La resurrección de la música disco a través del pop