Oscar Olivares refleja a Venezuela con el arte

Lo más valioso que tiene un país es la juventud. No importa la situación que esté atravesando, mandatarios en el poder ni limitaciones. En los buenos y en los malos tiempos han sido los jóvenes quienes han cambiado el rumbo de la historia.

En el tiempo que vivimos podemos apreciar a los jóvenes que empiezan su propia empresa, a los líderes y a los activistas. El mundo cambia constantemente y al parecer los que tienen el futuro en sus manos se adaptan de la mejor manera. Sobre todo en países con fuertes problemas políticos, sociales y económicos. Esto trae a que la creatividad sea el principal sustento de trabajo, el arma vital para salir adelante.

Aprender a resolver con lo poco que se tiene y no perder las esperanzas cuando el panorama no es el mejor.

Personas que nos inspiran y demuestran que con mucho trabajo se puede llegar al éxito. Venezuela es el ejemplo ideal. Inflación, escasez de comida, el gobierno y la inseguridad son los factores que dirían muchos los que impiden que la población avance.

Una mentira que ha sido desmentida por el talento venezolano tanto nacional como internacional. En distintas áreas como la música, negocios, periodismo, televisivo, ingeniería y muchas más.

De vez en cuando se leen noticias positivas que dejan al país en alto. Un talento que no deja de sorprender es Oscar Olivares.

Con 20 años de edad ya es un emprendedor y conferencista sobresaliente. Olivares es un Ilustrador especializado en Pintura Digital y Premio Iberoamericano de Emprendimiento Online 2015. Sus obras han sido expuestas en gran parte de Venezuela y en ciudades como: Miami, Bogotá, Houston, Panamá, Denver, Madrid y Pescara. Actualmente hay una obra con su firma en al menos 22 países.

Ha demostrado esfuerzo y dedicación en su arte, presentando obras espectaculares de Venezuela con su firma que lo hace destacarse.

En The Amaranta conversamos con este talento joven venezolano que ha puesto al país en alto.

¿Qué es el arte para ti? 

El arte puede ser demasiadas cosas, en primer lugar, para definirlo podría decirse que es cualquier tipo de expresión del ser humano en donde valga la redundancia se expresan sus sentimientos, emociones o pensamientos desde una manera estética.

Por ejemplo, el arte puede servir como un método para protestar como en algunas obras o caricaturas incluso de muchos dibujantes venezolanos. Puede servir para representar un momento histórico, es decir, así como la fotografía pero antes lo que era la pintura para saber cómo era todo en tiempos pasados. Por eso justamente cuando hago una obra la hago pensando que es una ilustración que no es solamente ni siquiera para los venezolanos por eso evito siempre colocar texto, por el idioma entonces entiendo que es una obra que estoy realizando para el ser humano en general contemporáneo y en cientos de años puedan ver esa imagen que estoy creando. Entonces quizás el arte es un concepto demasiado grande.

Una de mis obras que refleja muy bien esto es una que realicé inspirada en una marcha donde estaba una persona que representaba cada sector del país y pienso que es un testimonio justamente de la Venezuela que estamos viviendo de la que podemos ser y también deja plasmada las distintas personalidades que hay entre los ciudadanos venezolanos.

¿Cuándo despertó tu pasión por pintar? ¿Siempre quisiste dedicarte al arte?

A los 14 años empecé a dibujar sobre fútbol venezolano porque al principio quería jugar este deporte, me iba bastante bien y pensaba que me iba a dedicar a eso porque realmente es algo que me apasiona y disfruto muchísimo. Luego cuando empiezo a hacer los dibujos del fútbol nacional es cuando me doy cuenta justamente que tantas personas se veían identificadas con lo que estaba haciendo, entendí entonces que podía representar emociones propias y de otras personas por medio de mis obras. Entonces me di cuenta de cuánto disfrutaba el dibujo y también lo entendí porque comenzaron a surgir entrevistas que este era de alguna manera mi misión o lo que uno está destinado a ser.

¿Por qué decidiste comenzar a compartir tus ilustraciones al público? ¿Cómo te sentiste?

Cuando hice el primer dibujo de la barra del Caracas FC lo hice inocentemente, me dije: “voy a hacer un dibujo de lo que vea en el estadio” y lo primero que pensé fue ponerlo en las redes sociales. Siempre he pensado que una obra de arte no está lista hasta pasar por el ojo de un espectador, es decir, hasta tener la perspectiva de la otra persona. Pienso que esa interpretación termina de completar las obras de arte. Cada persona tiene su propia verdad personal hacia una obra. Cuando empecé a compartir estos dibujos en mi Twitter, sobre todo, fue muy emocionante ver las reacciones de los fanáticos.

¿Cuándo te diste cuenta que tus ilustraciones eran alabadas?

En el momento que comencé las ilustraciones del fútbol nacional a pesar de que le faltaba calidad porque no había estudiado en ningún momento, era algo que hacía por pasar el rato me di cuenta lo que decían muchos comentarios de parte de todo el mundo, todos los fanáticos del fútbol porque se veía representada su pasión en esos dibujos y era algo que nunca nadie había hecho, entonces no había como que otro material con el que comparar lo que estaba realizando.

Más adelante si hubo reacciones de “haters”, de personas que decían que lo que dibujaba eran garabatos y eso me inspiró a ponerme a estudiar a saber que tenía que mejorar mis obras, que la única manera de uno estar seguro que va por buen camino es cada vez hacerlo mejor. Estudié por mi cuenta mientras tenía exámenes en el colegio y posteriormente cuando realice arte con la bandera en el año 2014 me llamó la atención como esto se hizo tan viral en las redes sociales y tantas personas comentaban llenas de emociones.

Presentas a Venezuela de una manera muy peculiar en tus obras, ¿es tu fuente de inspiración?

Venezuela ha sido mi inspiración desde que dibujaba sobre fútbol, yo no quería dibujar sobre los equipos extranjeros yo quería dibujar a los venezolanos. Después cuando dejé de trabajar como el caricaturista de la página de La Vinotinto empecé a revisar muchas otras cosas, a dibujar sobre otros países e inspirarme por todo tipo de cosas porque el arte se inspira siempre de algo diferente no puede cerrarse a dibujar solamente sobre una temática.

Investigué si había arte con la bandera de Venezuela, me di cuenta de que nunca nadie había realizado algo de este tipo y dije: ¿por qué no hacerlo yo? A medida de que ha pasado el tiempo me he dado cuenta cómo se ha convertido en mi musa. Pero, hay gente que tiene que entender que van a haber momentos que voy a hacer obras que no van a tener ninguna relación con lo nacional y eso es normal. Yo no puedo cerrarme solamente a dibujar por el país, por más que lo ame porque eso sería encasillar mi carrera y mi obra a un solo tema.

Ha pasado con los artistas venezolanos que dicen: este es el artista del cielo, este es de la montaña y durante un año más o menos yo fui pintor de la bandera de Venezuela. Son etapas por las que uno pasa y que lo hacen avanzar a hacia otras.

¿Cómo diste con la idea de juntar el arte con los símbolos patrios venezolanos?

Un día estaba viendo Instagram y vi una foto de un Araguaney y el cielo azul, dije: si le agregara un poco de rojo estos serían los colores de la bandera de Venezuela. Además, eso fue en el año 2014 que el país estaba viviendo el tema de las protestas y estábamos en un momento delicado. Me dije a mi mismo que no tenía sentido estar dibujando jugadores de fútbol o cualquier cosa mientras está pasando esto. El arte tiene estar relacionado con la historia, el momento que está viviendo el artista con lo que le rodea, con la vida cotidiana que lleva.

En Google puedes buscar si se había hecho antes hasta el 2014 y vas a ver que no hay ningún resultado. Pienso que quizás en el pasado muchos artistas no se inspiraban en el tricolor nacional por el gran respeto que hay hacia él. Pero la bandera era algo muy lejano y mi objetivo era el de acercarlo y el de mostrar la vida cotidiana de los ciudadanos con los símbolos patrios.

Convertir a la arepa, a las empanadas, playas al mezclarlo con la bandera convertirlos en un símbolo patrio y hacerlo desde un punto de vista esperanzador porque muchos en el gremio incluso yo lo hice al principio, hacemos reflejo de la situación del país desde una postura que refleja lo crítica que es la situación. Las obras que hice de protesta estaban siendo populares sin embargo me daba cuenta de que era un reflejo de lo que ya todo el mundo sabe.

Entonces quería que mi obra fuera más bien un reflejo de esperanza que mostrara qué podemos llegar a tener. Ver que hay un país posible de oportunidades.

¿Cada vez que vendes una obra sientes que entregas una parte de ti?

¡Por supuesto! En cada una hay una parte de mi de forma inevitable. Pienso que hay una parte de Venezuela y eso es algo muy bonito, pero siempre más que representar lo que es yo he reflejado mi manera de ver al país, lo que a mi me hace sentir venezolano. Resulta que hay personas que se sienten representadas por las mismas cosas que yo.

Y sí siento que doy una parte de mi, pero más bien siento que es compartirla. Es decir, no es simplemente entregarla sino es compartirla, es que alguien va a poder tener en su casa o en su franela una parte de lo que es Oscar Olivares y eso es algo increíble. Creo que más importante que estar presente en una galería de arte ha sido el tener la oportunidad de estar presente en los corazones de los venezolanos en sus emociones y arraigos eso es de lo más hermoso que me ha dado mi carrera.

¿Esperabas la fama por tus dibujos?

Nunca he esperado eso, incluso si te das cuenta independientemente de que mis obras más atractivas para la gente sean las de Venezuela o por lo menos para las personas que me siguen yo dibujo a la Mujer Maravilla, Spiderman, Batman porque me inspira hacerlo y es algo que no puedo evitar. Yo dibujo porque me hace feliz, pienso que si un artista dibuja nada más esperando fama pues es nada más eso va conseguir.

Tus obras se han utilizado y compartido en los momentos más delicados que ha pasado Venezuela en los últimos años, ¿quisieras que también se compartieran por otras razones?

Espero que mi obra y bueno eso también ha ocurrido, se comparta en los momentos de mayor alegría para el país, que sean un reflejo de felicidad. Por ejemplo, el 6 de diciembre luego de las elecciones de la Asamblea Nacional hice una obra que se hizo viral del Santo Ángel reflejando que estábamos navegando hacia la luz, así es como se llamo la obra y la idea es esa, que sean esperanza y alegría y eso es lo que he buscado representar en la misma. No quiero que sea un sinónimo de los momentos malos o de la crisis sino que sea sinónimo de prosperidad y de una nueva Venezuela.

Tienes una compañía ahora, cuéntanos un poco sobre ella.

Al ver crecer tanto los encargos de obras, las alianzas con otras empresas para crear artes y productos innovadores nos vimos en la necesidad de crear la empresa Grupo Olivares Arte Visual con la intención de darle más protección a mis obras, de dar más difusión, de poder crear contratos de derechos de autor entre otros. Con la empresa tenemos muchas ideas y objetivos a mediano y largo plazo que van a dar de qué hablar. Tenemos la intención de apoyar a otros talentos, que no sea simplemente Oscar el artista de la empresa. Impartir talleres espacios de proyección que van a venir pronto seguramente.

¿Qué le dirías a los jóvenes venezolanos con talento que a veces se sienten limitados de oportunidades?

No desistan, no dejen de hacer lo que les apasiona. No podemos ponernos excusas. Como podamos tenemos que hacer realidad nuestros sueños y la mejor manera para hacerlo es no dejar de hacer cosas. Sigan sus pasiones, sus talentos porque ellas a algún lugar los van a llevar de eso no tengan duda y sepan que las oportunidades están en cada uno de nosotros debemos lamentablemente crearlas y las dificultades nos hacen más grandes.

¿Cuál sería el cuadro perfecto para representar a Venezuela en estos momentos?

Creo que es tal vez uno que hice donde está la luna arepa de noche. Porque Venezuela puede que esté así, está de noche, es oscuro pero sigue brillando la arepa y con ella no me refiero a comida, ella en todas mis obras representan a los venezolanos y siguen existiendo y siempre van a haber venezolanos con ganas de brillar, de hacer las cosas bien con ganas de salir adelante sin importar lo difícil que sea la situación. Hoy están surgiendo nuevas clases de héroes y estos no usan traje ellos están en el venezolano común.

Luego de esta entrevista estamos seguras que Oscar debería ser un símbolo patrio o por lo menos uno de nuestros representantes a nivel mundial. La juventud sigue imponiéndose y solo podemos ver como sigue progresando a pesar de las dificultades. Venezuela es un país con talento, no lo duden. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Robert Pattinson es el nuevo Batman y eso está bien