El arte de hacer teatro crítico dentro del mundo de la risa fácil con Patricia Ramírez

El arte es un universo de posibilidades: puede estar en la canción que escuchamos en nuestros mejores momentos, en una película que nos hizo llorar, en el primer mordisco de una hamburguesa (o algo así) y en la obra que marcó tu vida.

De lo mala que era.

Así de nómada es el arte, lo encontramos en vídeos musicales y en adaptaciones de 15 minutos sobre tablas que comparten junto a treinta propuestas más. Y para encontrarnos nosotras en el mundo del microteatro, contactamos a Patricia Ramírez, actriz y escritora de teatro que nos sorprende en cada una de sus propuestas.

Ver relacionados:

La crisis y el Quinto Arte: ¿qué hay de los actores venezolanos?

Si tu vagina pudiese hablar, ¿qué diría?

El recorrido de Soto por su cumpleaños

#AsíProtestoYo: Peces del Guaire

¿Cuál fue tu primera experiencia con micro?

Mi primera experiencia en micro fue ir a ver las obras en la primera temporada y fue una experiencia insólita, fue absolutamente novedoso para mí, yo sentía que estaba en una Expo Muebles, Expo Tattoo, Expo lo que sea, con muchos stands, pero viendo obras de teatro. En aquel momento eran creo que solo 14 salas y me parecía increíble, encantador. Me deslumbró. 

Ahora, mi primera experiencia como actriz fue en la primera temporada que se hizo en El Sambil, si mal no recuerdo fue la cuarta temporada, con una obra llamada Yo Gene, Tú Garland, dirigida por Fernando Azpúrua y escrita por José Manuel Suárez. Era la historia de los asistentes de Gene Kelly y Judy Garland, yo era la asistente de Judy, y la historia era medio un musical de cómo los asistentes querían ser como estos personajes, pero yo no cantaba, hacía fonomímica. 

¿Por qué decidiste participar en el?

Estaba como loca por hacerlo, me parecía muy interesante el tema de actuar en una obra donde se debía contar toda una historia en tan solo 15 minutos y hacerlo tantas veces en una noche. Yo tenía la propuesta de participar en la quinta temporada con una obra que se llamó Titus Andronicus Master Cheff, dirigida por Marisol Martínez de Art-O de Caracas, pero para el momento en que me llaman para participar en Yo Gene, Tú Darland, necesitaban un cover para Yelena Maciel, quien no pudo continuar en la temporada por muchas razones y terminé yo haciendo el resto de las funciones.

Pero en conclusión es eso, decidí participar porque me parecía y me parece un formato en el cual puedes explorar mucho y también te expone profesionalmente, es una vitrina muy clara para que otros vean tu trabajo y de lo que eres capaz en un tiempo corto.

View this post on Instagram

ÚLTIMA SEMANA de @microteatrovzla en su actual temporada. Hoy nuevamente me toca encarnar a la Piroca en todas las funciones de TRANS en la #Sala6. HOY ES EL ÚLTIMO MIÉRCOLES DE 3X1, así que aprovechen y vayan en combo a vernos. Esta obra ganó los premios de actriz destacada (para @jeskaruiz) y dramaturgia destacada (para esta servidora) en la premiación que se llevó a cabo el sábado pasado. Nos dirige @jesusnirvana. La foto es del gran @cebn (Que ya también dije que ganó un reconocimiento como mejor fotografía en estas premiaciones). Los esperamos. #microteatro #microteatrovzla #microteatrovenezuela #teatro #teatrovenezuela #teatrlvenezolano #teatrodeun4to #ccs #caracas #hoy #miercoles #promo #promocion #venezuela #vzla

A post shared by Patricia Ramírez (@patmirez) on

Cuando escribiste la primera obra para micro, ¿qué tomaste en cuenta?

Cuando escribí mi primera obra de micro, y también mi primera obra en montarse, Crónica de un Polvo, tomé en cuenta lo que quería decir. El tema de la violencia de género siempre me ha removido por dentro y esta obra trata de una mujer de limpieza de un motel, de esos en los que la gente va a tener relaciones sexuales, y de los tipos de parejas que ella consigue en este motel.

Son seis habitaciones temáticas y la particularidad con esta obra era que montábamos seis versiones diferentes de ella porque era una habitación por 15 minutos. La protagonista contaba al final que ella misma se sacrificaba para que un ser dejara de cometer abuso infantil. 

Yo me inspiré mucho en la forma en la que Mario Sudano escribió Juegos de Niñas para Adultos, me resultó muy interesante porque a través de la comedia logra denunciar una gran cantidad de cosas, y al final mete un golpe que deja al público sin palabras y esa era mi intención, desde la comedia hablar de mucho sexo, de cosas que sabes que a la gente le van a hacer reír y al final darles una estocada, partiendo de un título que puede sonar como algo muy sexual, muy fácil, que vende mucho. De cierta forma engañar al público para que se ría por diez minutos, pero que en los últimos cinco realmente reflexione.

Es un secreto de a voces que los teatreros creen que el micro no es teatro ¿qué tiene que decir Patricia sobre eso?

Sí, existen opiniones de ciertas personas que consideran que eso no es teatro y creo que es un asunto de opinión, una persona que no haya experimentado microteatro no puede saber las exigencias que esto implica, así como una persona que solo haya hecho microteatro no puede asumir que es actriz, actor o director, por haber participado en una obra de 15 minutos. Creo que el teatro, en cualquier de sus expresiones y de sus formatos, es teatro porque existe un público, una historia y algo que decir al respecto, o por lo menos así es como lo abordo yo.

View this post on Instagram

HOY vuelvo a la #Sala6 de @microteatrovzla con TRANS. Mañana son las premiaciones y nosotros tenemos 10 nominaciones en esta edición Esta noche La Piroca vuelve a mí, y con ella toda la samba, la bosanova y el sabor de Brasil. Ella quiere ser bien arrecha, que la gente se ría, pero que también tiemble cuando la vean. Ella es la pinga de Latinoamérica y se va a coger al mundo. Los espero a partir de las 7:15 pm (nosotros estamos en el tercer grupo, pero pueden empezar a ver obras desde las 6:15 pm) en el único baño del @urbancuple que es una sala de teatro. Si quieren saber qué hace una Trans en el baño, vayan y descúbranlo, hoy, que además es VIERNES DE 2X1. Dirige @jesusnirvana También comparto el personaje con @jeskaruiz 📷: @olartepedro #microteatro #microteatrovzla #microteatrovenezuela #teatro #teatrodeun4to #teatrovenezuela #teatrlvenezolano #hoy #viernes #2×1 #promocion #promo #aprovecha #ccs #caracas #venezuela #vzla

A post shared by Patricia Ramírez (@patmirez) on

Si bien es cierto que el microteatro últimamente se ha caracterizado por la risa fácil, por el entretenimiento sencillo en buena parte de los casos, en sus inicios abogó por contar con la presencia de personajes y hacedores de teatro muy respetados, personas como por ejemplo Armando Álvarez quien claramente se arriesgó a experimentar lo que es el micro y, dicho por él en sus redes, fue una experiencia que le permitió realmente tener una postura clara porque tú no puedes hablar de algo si no lo has experimentado o si no lo conoces. 

Es lo mismo para las personas que solo han tenido la experiencia de micro como actores, a mí me parece que este tiene como gran ventaja que le da la oportunidad a personas que en otros espacios no se les brinda porque quienes pueden estar en contra del micro, a mí parecer, están hablando desde un espacio bastante cómodo; si tú tienes un espacio en el que puedes crear, presentar obras, puedes hacer lo que a ti te da la gana porque es tú espacio y lo haces con la gente en la que tú confías y no le das chance a otras personas, entonces tampoco estás siendo muy justo. 

Igualmente pienso que el micro se tiene que revisar, no solo abogar por la comedia fácil, el entretenimiento sencillo porque aunque eso implica que la gente vaya a divertirse, el teatro y el arte no está hecho solo para divertir, está hecho para que la gente reflexione, se confronte y eso también se puede hacer en 15 minutos. 

El teatro comercial ¿se debe combatir?

El teatro es comercial porque implica una transacción. El teatro comercial como término es una redundancia porque un público paga para ver algo, hay un comercio de por medio; ahora bien, si estamos hablando del teatro en el que hay figuras de cartel, que se deba combatir o no, no creo que se deba porque el teatro con figuras de cartel tiene un auge importante en este país porque no hay otros medios de comunicación en los que estas personas puedan trabajar actualmente.

Con el cierre de RCTV, los artistas de televisión tuvieron que emigrar al teatro para poder continuar con su trabajo, ¿qué es lo que yo creo ahí? Sí debería haber formación teatral en todo momento, yo soy profesora y creo en la formación constante, soy una persona que aboga por tener al menos un taller al año porque en la medida que te encuentres aprendiendo, estás manteniendo tu cuerpo, tu cerebro, tu visión en caliente, la tienes activa y creo que las figuras de cartel no pueden asumirse actrices o actores solo por el hecho de que son populares.

Con esto no quiero decir que las personas que vienen de la televisión no sean personas preparadas porque así como el teatrero tiene que aprender a hacer televisión o cine, también quienes vienen de la televisión y cuya primera fuente de formación es esa, tienen que aprender a hacer teatro, tiene que aprender a estar con un público vivo, tienen que aprender a tener presencia en escena, tienen que aprender los códigos teatrales.

Siento que aquí en todos los medios de manifestación actoral hace falta preparación porque el hecho de que uno haga un taller o tres obras de microteatro no hace que uno sea actor. Yo tengo 20 años haciendo teatro y soy incapaz de decir que soy completamente una actriz porque me falta muchísimo para lograr serlo y porque siempre va a haber alguien que va a ser superior a uno, que tenga más experiencia, que sepa más, y en ese sentido uno no lo puede ver como que los demás son mejores que tú, sino que uno tiene que trabajar para lograr ser como ellos e incluso, si es posible, lograr trabajar con ellos para aprender y ser una esponja constantemente.

Una obra que pise el micro ¿debe acondicionarse?

Yo tomo en cuenta qué es lo que quiero decir y por lo general, a nivel de negocio, funciona mejor cuando son pocos personajes y cuando el equipo es mínimo.

Creo que en la mayoría de los casos, en el micro funciona la comedia, el sexo y el morbo. El público venezolano me parece bastante morboso y en general, el ser humano es bastante morboso y obras como María, la historia de un violador, funcionó perfectamente porque la gente iba a ver en un baño acaloradísimo, cómo violaban a una mujer y ese tema siempre es muy fuerte y la gente lo quiere porque son temas de choque.

Lamentablemente creo que funciona la burla contra lo queer y por eso también escribí Trans porque estoy cansada de que lo queer, lo trans, lo gay, lo que tiene que ver con la comunidad LGBTQ+ sea motivo de burla en lugar de motivo de defensa porque no es secreto para nadie que el medio teatral está lleno de personas que pertenecen a esta comunidad y de la boca para afuera los respetamos, pero últimamente se están utilizando como comodines para que las ventas funcionen y eso a mí me parece muy cuestionable.

Tus propuestas de micro tienen un background crítico ¿cómo ha sido su recepción?

Porque siento que siempre deberían tener un mensaje porque sino simplemente es una anécdota y más nada. En la mayoría de los casos he tenido muy buena recepción, me pasó solo con dos obras, con La Puti Kraqueña que fue una obra que hice por encargo para Andrés Adolfo Ruíz, quien me pidió que hiciera una especie de adaptación o que me inspirara de Jezabel, de Eduardo Sánchez Rugeles, un gran escritor venezolano, autor de Liubliana y Blue Label; me encarga hacer esta obra y en un principio, a la gente le parecía una obra muy fuerte, muy grosera, muy atrevida, es la historia de tres chamos bachilleres que están en la intimidad de una casa destruyéndose y destruyendo gente, siendo bachilleres, adolescentes, y es una realidad que la gente no quiere ver; sin embargo, tuvimos la fortuna de siempre tener muy buena taquilla, buen público, y de que fuese una obra que la gente amara u odiara, de cierta forma, simplemente los removía por dentro y eso era precisamente lo que yo estaba buscando.

Lo mismo me pasó con Trans, una obra que ya por el nombre llamaba mucho la atención, sobre todo en el formato del público de micro, porque lo trans ha sido lo que ha imperado durante las últimas temporadas y la gente entraba a las salas esperando ver a un gay meneándose, vestido de mujer, haciendo algún tipo de ridículo y va de otra cosa, va de una crítica muy clara al público y actores del microteatro, al medio, a cómo funciona ahorita la popularidad de la gente en las redes, etc., y es una obra que la gente amó o que la gente odió.

Una anécdota graciosa que haya ocurrido en las salas de micro

Hay muchos cuentos que no son contables por muchas razones *risas*.

No sé si esto es una anécdota graciosa o no, pero algo que sí me puso bastante nerviosa, en Dos Por Persona, era que había una parte en la que yo hacía alusión muy claramente al episodio de Vanessa Senior con las pastas dentales en Farmatodo, y Vanessa Senior fue a ver la obra justo el día que yo estaba actuando, y me puse muy nerviosa porque además estaba de primera en la fila, en todo el centro. Yo comencé a meterme con ella durante toda la obra y en el momento en el que tuve que comenzar a hablar sobre ese episodio. Al final ella me dijo que le debía el 10% de derechos de autor y yo me asusté muchísimo, luego me dijo que estaba bromeando y lo publicó en las redes, invitando a las personas a ver la obra y que ahí le debíamos el 10% de Derechos de Autor, pero de una forma cero conflictiva. Se lo tomó con mucha ligereza y eso le agradezco muchísimo.

¿Y una que te cambió la vida?

No sé si haya una anécdota que me haya cambiado la vida dentro del micro, pero sí fue un gran honor tener a la familia de Eduardo Sánchez Rugeles en La Puti Kraqueña porque ellos fueron los ojos del autor de una novela que a mí me encanta, tenerlos allí y verlos llorar para mí fue absolutamente conmovedor.

Algo que me shockeó mucho en esa misma temporada, cuando yo actuaba en Estás Hecha para Mí, fue que vi a la hermana de Neomar Lander en los baños de micro porque justo en esa temporada se estaba presentando Alan, y el último día de la temporada, la hermanita de Neomar fue a actuar en Alan, una obra que trata de la historia de un chamo guarimbero que es asesinado durante las protestas de 2017 y la chamita fue a pedirle al director que la dejara actuar; yo me la conseguí en el baño, la reconocí inmediatamente y empecé a llorar mientras ella estaba con su mejor sonrisa, diciendo que ese era el casco y la franela de su hermano. Luego de eso entré a escena absolutamente conmovida y justo a esa función de Estás Hecha para Mí entró el Profesor Briceño, a quien yo quiero, respeto y admiro muchísimo y a quien también le tengo muchísimo miedo y en esa función me felicitó por lo que hice, entonces todo ese episodio de esa temporada para mí fue muy importante.

¿Qué es lo más random que te han dicho de tus obras de micro?

No a mí directamente, pero hay alguien que dijo que no entra a mis obras porque las escribo yo *risas*, nunca entendí por qué, pues yo no trato a esa persona, pero todo bien, ese tipo de vainas pasan en el medio, hay gente que te agarra idea o te admira sin siquiera conocer tu trabajo.

¿Ya estás preparando algo para la próxima temporada?

En estos momentos no estoy preparando nada para la próxima temporada, más allá de un texto para la micronovel porque durante las temporadas de vacaciones existe el formato de la micronovel, que son alumnos de Dairo Piñeres de su taller de dirección, que tiene una obra montada en micro por día de temporada, entonces uno de sus alumnos me pidió que le escribiera una obra, va a tratar sobre los millenials.

Yo como tal, con mi agrupación, no tengo ningún proyecto preparado porque necesito descansar, tengo cinco temporadas seguidas haciendo micro y ya todo el mundo está asumiendo que yo solo hago microteatro y no es nada malo, porque agradezco infinitamente que den espacio allí para manifestarme como artista, pero en la medida en la que uno se va sintiendo cómodo en un sitio, tiene que empezar a salir de ese sitio porque si no dejas de crear y necesito un descanso para explorar otras cosas.

¡Gracias, Patricia!

Esperamos volverte a ver fuera y dentro de micro.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘The Society’: la serie que te hará repensar cómo es la humanidad