El fenómeno de la música electrónica según Clara

Un género musical que tiene a toda Latinoamérica moviendo los pies

Si hay algo que está de moda en Caracas, además de los podcasts, los foodtrucks y los pagos en dólares, es la música electrónica. Nombrándolo con la mejor de las intenciones, este género musical —específicamente el house y el tech— se ha ido popularizando con el tiempo. Por esta razón lidera en los sets nocturnos de la gran mayoría de las discotecas en el país, cosa que no pasaba en otros tiempos, cuando el rock o el pop dominaban en los bares. La electrónica fue creado apenas en la década de los setenta por un grupo alemán llamado Kraftwerk y con los años fue evolucionando hasta convertirse en el conglomerado de géneros —house, techno, glitch, electro, dubstep, drum and bass, hardcore, new beat— que es ahora, llamado Electronic Dance Music (EDM) desde el 2010.

Sobre el fenómeno de la electrónica en Venezuela específicamente, los locales nocturnos se vieron en la necesidad de explotar esta tendencia. Aunque todavía siguen existiendo ciertos bares de rock o de salsa en el país, lo que realmente está de moda, además de menearse bailando reggaetón porque esa tendencia nunca morirá, es “zapatear” una melodía con poca lírica y mucho beat hasta que amanezca.

Para entrar en más detalle sobre el mundo de la electrónica y sus representantes latinoamericanos, decidimos conversar con la DJane Clara, una joven de 28 años que ya forma parte de este gremio.

¿Para ti cuáles son las DJanes más representativas de América Latina y por qué? ¿Qué país lidera este gremio?

Desde hace poco tiempo me he puesto a estudiar otros DJs, así que si hablo de Latinoamérica creo que me quedo con Venezuela como el país que lidera este gremio actualmente. Las DJanes de nuestro país que sé que están moviéndose por América Latina han sido Kika, Marite, Abril Love, Hanie.

¿Cómo es la relación hombre – mujer en esta industria?

Es bastante notorio que predominan los hombres en este gremio; sin embargo, las mujeres han sabido hacerse notar. Seguimos siendo menos, pero en calidad somos iguales.

¿Has sentido algún tipo de rechazo por ser mujer al momento de poner música?

Para nada, creo que en Venezuela no tenemos ese problema. Se valoran y aprecian ambos por igual. Es lamentable que aún tengamos que pensar en este tipo de reacciones que tienen personas hacia profesiones ejercidas por mujeres, simplemente por que por primera vez las hizo un hombre, o viceversa.

¿Cómo hacen las mujeres para que no sean vistas solo como unas caras bonitas al momento de poner música?

Igual que como hacen con cualquier otra actividad. Haciendo lo suyo y dejando que eso hable por sí solo. Hasta ahora, este problema es algo que no he notado en nuestro país, el único lugar del que puedo hablar con propiedad ya que no he tocado en otro sitio.

¿Qué les dices a aquellos que asumen que la profesión es solo rumbear y pasarla bien?

Los entiendo perfectamente. Cuando estás mezclando en fiestas es bastante probable que la pases súper bien la mayoría de las veces. Simplemente hay que saber que detrás de la rumba, hay un esfuerzo por trabajar de noche, sobre todo cuando también tienes otros proyectos de día. También hay búsqueda y selección musical, práctica y técnicas para que todo suene acoplado y armonioso.

¿Cómo ves la evolución de la música electrónica en Latinoamérica, la moda del house, del tech?

Pienso que poco a poco ha ido incrementando el auge. En Europa, por ejemplo, siempre han sido pioneros con la música electrónica y Latinoamérica, al tener sonidos más caribeños, ha pasado por un proceso de aprendizaje un poco más lento, pero vamos por buen camino.

¿Ves la electrónica como una moda o como un género presente?

Es un género 100%. Está lejos de ser una moda. La música electrónica tiene muchísimos años presente; sin embargo, desde hace poco una mayor cantidad de personas la escucha y está tomando en cuenta los diferentes géneros que la conforman.

Específicamente en Venezuela, ¿cómo es la movida de la música electrónica en relación con otros países del continente?

Siento que se ha expandido muchísimo, si bien nos falta bastante cultura y conocer más sobre el tema, estamos más abiertos y tenemos muchos DJs que pueden hacernos conocer partes de la electrónica que se salen de lo común.

Para Clara, ¿cualquiera que pone música es DJ?

Ser DJane o DJ es transmitir sensaciones increíbles a través de la mezcla de canciones, ¡para mi es mágico! El hacer un playlist y ponerlo en una fiesta no te hace DJ, pero si tienes una buena selección musical y haces que el momento se compagine con la música, tienes una parte adelantada, respetando siempre los géneros y maneras de mezclar. Tengo apenas un año tocando y todavía me cuesta creerlo cuando digo que soy DJ. Siento que me falta muchísimo, en especial cuando me comparo con grandes profesionales como Nicolas Jaar, Gutti y Nicola Cruz.

Descríbeme en dónde y cómo sería una noche perfecta de trabajo o de rumba en esta ciudad.

Puede ser en muchas partes. En una casa o en un local con mis amigos. La música que se acopla al momento —ya sea que esté tocando yo u otros DJs— y la gente que disfruta de ella, apreciándola y compartiéndola, son lo importante.

La música electrónica está para quedarse. No para competir con otros géneros dominantes como el trap o el reggaetón, pero sí para entretener al máximo a ese público enorme que, en vez de escuchar a un cantante o a una banda, prefiere disfrutar las mezclas de un buen DJ o DJane, como lo es Clara.

TheA logo
Más artículos
¿Greta Van Fleet es el nuevo Led Zeppelin?