Declaro un boicot al reggaetón americanizado

Hace un tiempo pensé que la internacionalización del reggaetón era algo bueno, un fenómeno muy importante para los artistas que habían cantado reggaetón para los oídos latinos que merecían más exposición y por fin la estaban obteniendo. 

Error

Ver relacionados:

Poco a poco, otros artistas se han ido incorporando en la escena musical del reggaetón. Recordaremos que hace  poco más de un año el boom era Despacito de Luis Fonsi. Justo cuando la gente empezaba a hartarse de la canción, Justin Bieber hizo un rémix, lo cual extendió su vida un buen tiempo (hasta que a las personas le sangraban los oídos al escuchar la canción).

Si bien se han hecho otras colaboraciones, pienso que este fue el comienzo, o el tipping point -como diría Malcolm Gladwell-, de las colaboraciones de artistas anglohablantes con latinos. 

Luego de eso, varias canciones fueron saliendo que desde países latinos (o específicamente Venezuela) se las «tripeaban» en gran medida. Asumo que a nivel de negocios, a ambas partes les vendría de perlas extender sus mercados a otros países. 

Sin embargo, últimamente los artistas han estado abusando un poco de estas colaboraciones. Por esto:

Declaro un boicot al reggaetón americanizado

Es cierto lo que dicen que la visita es como la basura: después de tres días huele mal. Este es exactamente el caso del reggaetón americanizado. 

En I Like It, por ejemplo, es un caso paradójico porque Cardi B aprovecha completamente la presencia de Bad Bunny y J Balvin para adaptar un ritmo latino a sus canciones de rap. Lo interesante aquí es que mientras Cardi B lo adopta, J Balvin pierde su esencia (a mi parecer) y Bad Bunny, bueno; él siempre será Bad Bunny. 

Este fenómeno se repite: los artistas latinos quedan como actores secundarios en su propio género. That’s not ok.

MIA es otro ejemplo de esto (aunque les diré que por lo menos toda la canción es en español). Sin embargo, más allá de los otros factores que evalúo anteriormente como la presencia y esencia de los artistas latinos, lo más preocupante es que esta nueva música simplemente no es tan buena como la de antes. 

No piensen que estoy hablando de que ya no hay canciones como Gasolina de Daddy Yankee porque todos sabemos que hay un momento para eso y es a las 5:00AM. después de unos cuantos rones. 

Si no estás convencido, tómate un momento y pregúntate si en serio MIA de Drake y Bad Bunny, I Like It o alguna de esas canciones es mejor de lo que fueron en su momento o ahora: Si Ella Quisiera de Justin Quiles, Síguelo Bailando de Ozuna, Te Boté de Nio García con Bad Bunny o Borró Cassette de Maluma. La respuesta es esta:

En esta nota, traigo una última canción a colación que quizás llegue a ser algo controversial, puesto que ha tenido bastante aprobación por ahí, pero vuelvo: ¡¿Taki Taki es mejor que alguna que las canciones que mencioné?!

Además de que Ozuna queda totalmente tercerizado, simplemente no es una canción nueva. Dice lo mismo que todas las canciones de reggeatón americanizado (todos te están viendo, baila, besito, etc.), es el mismo ritmito que he escuchado mil veces cuando una canción explota, y el «¡Rumba!» me parece como del 2013. 

No sé ustedes, pero creo que deberíamos ser más exigentes con nuestros jams de reggaetón. Es momento de decirle a la visita que la vino a buscar el pop rock. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘La despedida’ de San Tomé