Retos que hayas cumplido

Bueno, como para todo en el mundo, existen los dos tipos de personas. A los que les encanta desafiar a los amigos a hacer cualquier tipo de idiotez y después son incapaces de cumplir un reto minúsculo (mi persona, por ejemplo); o los que sin el mayor de los problemas, pueden realizar todo tipo de orden que les mande a hacer el amigo mala gente sin importar lo humillante o atrevido que sea.

Pasamos pena, nos reímos, somos cómplices y hasta nos metemos en problemas; pero al final todo vale la hazaña con tal de desafiar al amigo malintencionado que no nos cree capaces de hacer semejante barbaridad.

Tragarte un huevo crudo, por ejemplo (típico de los campamentos).

En esta versión de #CuéntameMás, decidimos preguntar cuál es el reto más desafiante que hayas cumplido. Para mi sorpresa, la creatividad de nuestra generación es definitivamente un universo de ideas. Vulgares, divertidos y humillantes, aquí los mejores retos que conseguí.

“Mi tía una vez me retó a pellizcarle una nalga a mi papá en misa. Lo hice, y él pensó que había sido la señora extraña que tenía al lado”. Mariana, 22.

“En una discoteca en Europa, el mánager que era latino me retó a cambiarnos la camisa. Acepté, y cuando me quedé semi desnuda en plena discoteca, él no se quitó la suya”. Daniela, 23.

“Agarrarme a un mono con zarcillo en una fiesta de monos, bailando reggaetón”. Ana Sofía, 20.

“Una amiga una vez en su casa escribió en varios papeles ingredientes tipo mayonesa, picante, canela, etcétera. El reto era sacar cuatro papeles y hacerte una merengada a base de leche con los cuatro ingredientes que nos tocara. Me terminé tomando una merengada de diablito, guasacaca, galleta María y salsa de tomate. En vaso corto, pero fuerte”. Andrea, 26.

“Una vez en un club de playa me retaron a meterme en la ducha con un amigo que se estaba bañando. Estaba rascada y bueno me metí. Luego el chamo quiso darme un beso y salí corriendo mojada”. Andreína, 25.

“Me afeité una ceja”. Gabriel, 22.

“En la piscinada de mi caravana me retaron a tomarme 27 cervezas. Accomplished”. Isabella 20.

“Antes de salir a bailar flamenco me retaron a pasarme una tortilla española por la pierna, me la pasé y bueno, mi baile salió bello y hediondo a papa”. Tati, 28.

“Me retaron robarle un beso a un amigo una noche en una acampada, él estaba dormido y cuando le fui a dar el beso, se asustó y me pegó con los dientes en toda la cara”. Daniela, 21.

“Sobarle la cabeza a un calvo en una discoteca”. Alessia, 26.

“En un viaje familiar, mis primos me retaron a ponerle a mi papá un walkie-talkie bajo la almohada mientras dormía. Casi le da un infarto y después me mata”. Alexandra, 21.

“Cada vez que voy a comer sushi con mi mamá y mi hermana me retan a meterme el roll más grande en la boca, siempre termino como una gafa tratando de masticar”. Daniela, 30.

“En el colegio durante la época de las planchas me retaron a llenar el logo de las heladerías 4D de calcomanías de mi plancha, fuimos, las pegué y salimos corriendo. Gallísima, yo sé”. Rosa, 19.

“Hice una “vaca” con diez amigos y cada quien puso mil bolívares, la cuestión era que el que se agarrara a la niña más fea ganaba el dinero. Gané yo”. Silvio, 23.

“En Mc Donalds una vez me compré una barquilla y le pregunté a la cajera que si creía en los unicornios; como me dijo que no, me la pegué en la frente y le dije ‘pues cree’”. Mauricio, 23.

Gracias a todos los que me contaron sus historias, y los congratulo por los ovarios que tienen de realizar aquellas estupideces y no tan estupideces previas.

Yo por mi parte, me quedo en el equipo de los mala gente, buscando entretenimiento y esperando que se me ocurra cualquier barbaridad para presentársela a mis amigas atrevidas.

Como cuando reté a Ainoa a disfrazarse por una semana, eso sí fue divertido. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Fusiones de reggaetón que tienes que escuchar