Cómo NO sobrevivir un 14 de febrero

¿Tienes novio? Buenísimo.

¿No tienes novio? Mejor todavía.

El hecho de estar soltero el día de San Valentín es un problema para muchos. Nos hace sentir tristes o deprimidos por el simple motivo de que nadie nos escribe cosas bonitas ese día; por ende, nos vemos en la necesidad de buscar afecto en personas cercanas. Por ejemplo, la parte soltera de un grupo de amigas que se reúne el 14 de febrero a beber o a celar a las amigas que sí tienen novio y sí están haciendo cualquier actividad romántica.

Por otra parte, si tu situación es la contraria y tienes la fortuna de estar empatada o como lo quieras llamar, el 14 de febrero se convierte en otro escenario. Pasa a ser un día donde obligatoriamente tu novio, pareja, gordo, baby o como también lo quieras llamar, tiene que regalarte cualquier objeto relacionado con San Valentín (digamos rosas, chocolates, peluches, etcétera), además te tiene que llevar a comer y si tú eres lo suficientemente detallista, le regalas algo también.

En pocas palabras, el día internacional para sentirte miserable porque nadie te quiere (si estás soltera) o, el día internacional para estar más enamorada que nunca y de desbancar a tu novio (si tienes uno).

Empezando el mes de febrero, en la reunión editorial de todos los martes, las demás integrantes de The A Team y mi persona empezamos a lanzar las ideas de la semana relacionadas con el 14 de febrero. Mis compañeras tenían unos temas buenísimos que además las identificaban perfecto con sus personalidades y sus maneras de redactar. Yo por mi parte, sin ninguna idea fabulosa, decidí consultarle a mi amigo Google.

Google search: cómo sobrevivir un San Valentín.

Y mi primera respuesta fue un artículo de la página Wiki How, explicando una serie de pasos sobre cómo no morir de depresión el 14 de febrero. Porque básicamente, si estás soltero en ese día, es muy probable que mueras. 

Terminando aquella guía de autoayuda explicada en diez pasos y con ocho neuronas completamente perdidas gracias a la información que mi cerebro estaba recibiendo, decidí utilizar ese mismo artículo de referencia para demostrarles por medio de los mismos diez pasos cómo NO sobrevivir un San Valentín sin pareja.

Porque a ver, creo que hay razones un poco más de peso para estar deprimidos que no tener un novio en San Valentín.

No sé, la crisis en Venezuela, por ejemplo.

También te puede interesar:

1. Consigue chocolate

Primero, el chocolate no nos va a hacer más felices porque lo comamos el 14 de febrero. Si igual te lo vas a comer el día anterior y el día después e igual sigues soltera. Ni que el novio viniera dentro de la caja de chocolates.

 2. Envíate rosas o un divertido ramo de golosinas

Tengo que aclarar que, en el artículo referente, recomiendan que dos semanas antes de la fecha, te dirijas a la floristería, te programes un ramo de flores y además agregues una dedicatoria que diga “De un admirador especial”.

Claro, probablemente el hecho de que me llegue un ramo de rosas el 14 de febrero y se me olvide que me lo mandé yo misma va a hacer mi día menos patético. Perdón, pero hay que estar mal de la cabeza para hacer algo así.

3. Pasa el tiempo con las personas que amas

Porque todo tipo de amor se tiene que celebrar ese día. No solamente el amor de pareja, sino que debemos compartir el sentimiento con las amigas y con la familia.

Lo que yo llamaría una simple excusa para salir a comer o para emborracharse. Que repito, podrías hacer el día antes o el día después.

4. Si acabas de terminar una relación, una gran idea es hacer un ‘Día para consentirme’ o un ‘Día de todo sobre mí’

¡¿Por qué tiene que ser el 14 de febrero?! Si acabas de terminar una relación, la gran idea sería un “mes para consentirme” o un mes de “estoy terminada por ende todo gira en torno a mí”.

5. No te sientas mal por ti

No pienso comentar esta idea.

Mentira sí; siéntete mal porque no tienes pareja ese día, por favor.

6. ¡Hornea! Prueba una receta divertida, ¡pasa el tiempo haciéndola y ponte la meta de comerlo toda tú misma! 

Lo siento, pero si vives en Venezuela no podrás hacer ninguna receta. Y además, ¿quién cocinaría algo y se pondría la meta de comérselo todo? A lo mejor sí te comes la torta completa, pero ponértela como meta es demasiado deprimente.

7. Haz algo lindo por otra persona. Abre una puerta por alguien que lo necesite, sé voluntario(a) en la iglesia, compra una rosa y dásela a alguien al azar en la calle, lo que sea que hagas, haz que te sientas lleno de amor por dentro

Tuve que poner la idea completa. Lo que nos quieren decir básicamente es que tenemos que ser buenos y caritativos ese día para “llenarnos de amor por dentro”. Los demás días no es necesario que hagas algo lindo por otra persona.

8. También puedes quedarte en casa

¡Claro que puedes quedarte en casa!

Vamos a dejar las cosas claras; el 14 de febrero cae jueves, no vas a dejar de ir a tus clases de yoga, seguro tienes algo importante que terminar para el día siguiente y además todo está carísimo.

9. No te compares a otras personas

Claro que sí. Compárate con la niña que tiene el novio patán o el novio que le falta demasiada materia gris, y piensa en la suerte que tienes de no compartir tu valioso tiempo con respectivos seres humanos.

10. Usa el día de San Valentín como una fecha para buscar activamente una pareja, hay muchos lugares que organizan noches de solteros; entonces reúne a tus amigas o amigos y asiste a una fiesta de solteros.

¿Una fiesta de solteros o una fiesta para buscar novio? Repito, cae martes y obviamente vas a preferir ahogarte en cotufas y Netflix que ir a una fiesta con el propósito de encontrar un novio.

Es probable que estas sean las palabras más odiosas que haya escrito en mi vida, pero sinceramente llegué a la conclusión de entender San Valentín como un día cualquiera. El sol sale, sigues siendo la misma persona, la gente que te quiere te quiere igual, el chamo que te echa los perros te los seguirá echando, y así. Todo se mantiene igual. Lo único que sube son los precios de los chocolates y las flores y lo único que baja es el autoestima de las personas que deciden de manera inconsciente sentirse mal porque no tienen pareja.

No seas una de esas personas y por favor no te mandes un ramo de flores a ti misma; como dije antes, hay mil y un cosas más importantes por las que sentirse deprimido.

Por ejemplo, el hecho de que no estamos en este momento en Las Maldivas tomándonos unas piñas coladas. Eso sí es motivo de lágrimas. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Jessica Alba encarna a una heroína de género híbrido y posfeminista