‘Charmed’, la serie que no necesitaba un ‘reboot’ para ser feminista

Recientemente se ha puesto de moda relanzar en una versión más actual series que marcaron una época y que hoy en día son consideradas clásicos por muchos. Ejemplos claros de estos son Sabrina, la bruja adolescente, Friends y más recientemente Charmed.

Es probable que la mayoría de estos reboots no logren hacerle ni la sombra a sus versiones originales, a menos que sean tan increíbles a nivel de guión, producción y actuación que consigan superar a los originales como sucedió con The Handmaid’s Tale que consiguió las alabanzas que no logró la película de 1990 o Westworld que logró igualar en éxito a la cinta de 1973.

Ver relacionados:

Películas que nunca jamás deberían tener un reboot

De Juana de Arco a la bruja de oficio

Wiccans’ en Venezuela

Desde hace unos meses, la cadena de televisión CW anunció que estaban preparando un reboot de Charmed, la famosa serie de los noventa que estuvo protagonizada por Shannen Doherty como Prue Halliwell, Holly Marie Combs como Piper y Alyssa Milano como Phoebe. Más tarde Doherty saldría de la historia y en su lugar entraría Rose McGowan para interpretar a la cuarta hermana Paige Mathews.

La historia de las hermanas Halliwell que nos hizo soñar con ser brujas y tener poderes tan cool tendría una trama diferente y por ende otras caras por lo que la CW anunció que el nuevo reparto estaría integrado por:

Madeleine Mantock quien interpretaría a Macy la hermana mayor e inteligente genetista.

Mientras que Melonie Diaz daría vida a la hermana del medio Mel Pruitt, una activista lesbiana que casualmente en la vida real sí está muy involucrada en el movimiento Time’s Up.

Por su parte, la actriz Sarah Jeffery se encargaría de la hermana más joven, Madison, quien solo busca encajar en el campus en su primer año de college.

Detrás de esta serie estarán Jessica O’Toole y Amy Rardin quienes han trabajado anteriormente Jane the Virgin.

Pero como no todo el mundo comparte un mismo criterio, no es de extrañar que muchas personas se manifestaran en contra del reboot y entre ellas estuvieron las protagonistas del original, aunque esto en parte es culpa del canal porque quiso vender la serie anunciando que estos nuevos capítulos tendrán un punto de vista “mucho más feminista”.

Claramente lo de “mucho más feminista” no le cayó bien a Holly Marie Combs ni a Shannen Doherty quienes se manifestaron en este tweet:

“Hoy en día todo es un remake o un reboot. Y Charmed fue una serie maravillosa que ayudó a empoderar a muchas mujeres”, destacó la intérprete de Prue Halliwell según Vanity Fair.

“Me parece ofensivo y terrible que utilicen ese adjetivo, pero bueno, todo el mundo se equivoca”, añadió Doherty.

Todo esto resulta absurdo si se toma en cuenta que la original trataba de tres hermanas fuertes e independientes que descubren que son brujas y deben luchar contra demonios y otros seres fantásticos, mientras tratan de tener una vida normal, además la trama pasa perfectamente el Test de Bechdel. También es una frase incoherente cuando Alyssa Milano fue una de las que inició el movimiento #MeToo y Rose McGowan es una de sus activistas más comprometidas, por no mencionar que fue una de las víctimas de Weinstein.

Por el contrario, las nuevas brujas no deben ser metidas en este paquete, ya que ellas mismas mostraron su respeto por la versión de los noventa: «somos muy respetuosos y conscientes de la original, y lo apreciamos totalmente, y estamos muy agradecidos de tener la oportunidad de darle una giro actual».

Queda demás aclarar que el feminismo no inició ahorita, es un movimiento que lleva años luchando por lograr sus objetivos y que el hecho de que el #MeToo y Time’s Up lo hayan convertido en un tema de interés  para los millennials no significa que antes no existieran series, películas o libros feministas y para lograr que un producto sea atractivo al público no es necesario el movimiento para eso.

Más allá de que las nuevas versiones arruinen a sus antecesoras el problema surge cuando las desacreditan, lo cual no es aceptable porque no hay que olvidar que esas series o películas necesitaron del tiempo y del trabajo de las personas que estuvieron detrás de ellas.

Tal vez la CW debería aprender de la película Wonder Woman de Gal Gadot que no tuvo la necesidad de menospreciar el trabajo de Lynda Carter para conseguir el éxito y la aceptación del público.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Cómo evitar ‘spoilers’ mientras estás viendo una serie