#BitchYouDumb: ‘Qué mala excusa’

#BitchYouDumb: ‘Qué mala excusa’

Hay excusas estúpidas, esas que son imposible que sean verdad, que son más cliché que mentira y que nos hacen fruncir el ceño casi tan dramáticamente como cuando le decías a tu mamá de chiquita que sí te habías bañado todavía con rastros de Doritos en el pelo.

– El perro se comió mi tarea

– La puerta del estacionamiento no abre

– Tengo una gripe que no me puedo salir de la cama

– Se murió el mecánico de mi abuela, él era como de la familia

– Se me quedó la cartulina en la casa

Son mejores excusas que las que a veces le escuchamos a nuestras amistades más cercanas, por eso:

El #BitchYouDumb de hoy: 

“Te lo juro que es verdad”

Oh, honey…

Por si el rímel chorreado, las ojeras, la cara de culpable y el hedor a coito no fuesen suficiente para desmentir lo que acabas de decir, nadie te va a creer que anoche fuiste a una cena en casa de tu tía. Es obvio que saliste con el patán por el que nos estabas llorando el jueves.

“Es tan verdad como aquella vez que les dije que no podía salir porque me había peleado con mi mamá”

Oh, honey…

Y esa vez nadie te creyó porque sigue siendo una pésima excusa. Vimos a tu mamá el día siguiente y cuando preguntó qué tal nos había ido la noche del día anterior, tuvimos que fingir demencia y mentir cautelosamente para que no terminaras internada en un convento en Caraballeda.

Ver relacionados: 

#BitchYouDumb: ‘Me metieron algo en el trago

#BitchYouDumb: ‘Hoy vamos a terminar de hablar las cosas’

“Me choca que no me crean cuando las cosas son verdad”

Oh, honey…

¡Y a nosotras que nos creas tan estúpidas como para no saber cuando estás mintiendo! Si eres caradura, una preocupándose por ti y tu llegando la mañana siguiente tan mentirosa como culpable.

#BitchYouDumb: entre el cielo y el registro de tus conversaciones de WhatsApp, nada queda oculto.

TheA logo
Suscríbete
Sabemos que suena sospechoso... pero hazlo