#09 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#09 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

Así que este es el final; nueve episodios para conocer el desenlace de una historia que ya nos sabemos de memoria. Con una temporada tan ambiciosa, que levantó más expectativas que televidentes, hubo momentos difíciles para seguir la línea de tiempo que se supone que nos llevaría a estar cara a cara con todas las razones por las que las cosas salieron de esta forma.

Ver relacionados:

#01 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#02 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#03 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#04 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#05 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#06 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#07 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#08 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

Sin embargo, más que razones, obtuvimos un recorrido por la vida de Andrew, que de los puntos más álgidos, podemos extraer el origen de sus características; pero no realmente una explicación satisfactoria de sus asesinatos. O su mente retorcida, si es el caso.

Que su papá lo consienta no es suficiente para nosotras.

Por otro lado, en la última entrega celebran los rasgos predominantes de esta temporada: la atención a los detalles, la capacidad de llenar los vacíos (no siempre con hechos reales), y un esfuerzo sorprendentemente eficaz para hacernos ver una humanidad compartida con Andrew Cunanan, o al menos, en un tono conformista, las maneras en las que el mundo le falló.

Nada que realmente pueda borrar el hecho de que con el guion, podríamos suponer que los escritores renunciaron y dejaron el pelero. Eso justificaría por qué en todos los episodios hubo máximo tres frases en una hora.

La buena noticia es que siempre podemos enfocarnos en lo que pasó.

“Alone”: ¿qué es real y qué es mentira?

La persecución

Aunque con cuatro homicidios previos, la búsqueda de Cunanan no era ni remotamente implacable, la muerte de Versace hizo que todas las armas grandes salieran. Incluyendo helicópteros.

“Fue una cacería humana como la que se ve en una película” comentó Luisa Yanez, una investigadora del Miami Herald que lleva años analizando el caso. Fue una semana intensa que requirió de puntos de control, más personal y helicópteros.

El suicidio de Andrew

El final de la temporada fue lo más exacta posible. A pesar de una reciente retrospectiva de ABC News que sugiere que Andrew se pegó un tiro en el mentón, numerosos informes, el más notable, del médico forense del condado de Dade, verificaron que él colocó el arma directamente en su boca y apretó el gatillo, tal como Alone lo representa.

La casa flotante

Aunque es difícil confirmar cómo Cunanan pasó sus ocho días cautivo, pensar que entró a la casa y abrió una botella de champán no es inverosímil.

El dueño de la casa flotante, el empresario alemán Torsten Reineck, quien de hecho estaba en problemas legales en el extranjero, nunca intentó rehabilitar su propiedad en Miami, por lo que fue el espacio perfecto para que Andrew se escondiera. Además, tenía televisión por cable y agua corriente, por lo que es muy probable que Cunanan le haya seguido la pista a las noticias.

El tiro a la TV

Cunanan arruinó la casa, literalmente. Dejó un desastre mayor al que muestran, la destrozó; contenedores de comida, desorden, ropa por todos lados; un desastre que solo Andrew podría hacer sin inmutarse.

Sin embargo, el único efecto que agregaron por dramatismo, fue la bala en el televisor.

La reacción de Marilyn Miglin

La viuda de Lee Miglin, Marilyn Miglin, solo podía referirse a Andrew como «ese hombre». Y según un perfil del Chicago Tribune de Marilyn en abril de 1998, ella solo podía reunir pronombres en lugar de pronunciar correctamente su nombre.

El suicidio de Antonio

En las entrevistas posteriores, Antonio reveló que cuando todo pasó, cayó en una fuerte depresión que gracias a amigos como Elton John logró superar. En ningún momento sugirió un posible intento de suicidio, por lo que el final de ACS quizás sea un poco más especulativo que real.

Y es así como todo termina, con algunas libertades creativas y unas cuantas escenas sacadas directo de los periódicos; pero si algo tenemos claro, es que la historia de Gianni nunca hubiese podido ser contada sin resaltar los demonios de Andrew.

Aunque por supuesto pudieron darle más que cameos a Édgar Ramírez, pero algo es algo. 

TheA logo
Más artículos
Más que una ‘Revelación’, Selena Gomez nos regaló una decepción