#08 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

Podríamos venir aquí, como por sexta vez consecutiva, y hablar sobre lo cansadas que estamos de leer The Assassination of Gianni Versace: American Crime Story cada comienzo de episodio, cuando la serie no está ni remotamente cerca de ser sobre Gianni Versace.

A menos que decidamos contar a su versión joven, que aparece los primeros cinco minutos del show. En este o en todos los cinco minutos que le dedican al diseñador en cada entrega de la temporada.

Leer: #07 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

Pero eso ya sería demasiado esfuerzo en resaltar lo evidente. Suerte que solo nos queda un episodio y no tendremos que recitar el discurso de la ausencia de Gianni más.

Sin embargo, además de la desaparición del diseñador, para variar, también hubo un aspecto peculiar en el octavo episodio de American Crime Story: Versace.

Omitiendo el asesinato, lo más sorprendente de Gianni Versace es que, incluso a la edad de 10 años en Calabria, Italia, el diseñador hablaba un inglés fluido, aparentemente.

Él y su madre italiana solo hablan inglés entre sí, al igual que su profesor de latín en la escuela y el único compañero de clase que lo llama “pervertido”. Definitivamente tiene que ver con el hecho de que el sistema escolar era tan especialmente bueno y enseñaba inglés tan bien que los italianos preferirían hablarlo en casa en lugar de en su lengua materna.

Podríamos comenzar tachando esa como la primera mentira del episodio.

«Creator/Destroyer»: ¿qué es real y qué es mentira?

El papá de Andrew

Andrew y Pete Cunanan

Modesto «Pete» Cunanan ciertamente no era un ángel. Según los registros judiciales, y cualquiera en un radio de dos kilómetros, el veterinario de la Armada que terminó como corredor de bolsa y padre de cuatro hijos, malversó un par de cientos de miles de dólares, abandonó a su familia y huyó a Filipinas.

Incluso regresó brevemente a los EE.UU. Después de la muerte de Andrew para aparentemente “sacar provecho” de su notoriedad.

Aunque no hay tantas pruebas para apoyar la historia de que él estafó a una viejita llamada Vera, el FBI estaba todo sobre él, y para 1988, ya él no estaba en ningún rincón cercano. 

Andrew siendo el hijo favorito

Sí, aún cuando los Cunanan tenían otros tres hijos, Mary Ann y Pete consentían en todo a Andrew. Lo dejaron tener el cuarto principal; Christopher y Elena, sus hermanos, confirmaron que su papá le regaló un Nissan 300ZX en noveno grado, cuando ni siquiera podía optar por una licencia de conducir; y lo enviaron a la prestigiosa escuela Bishop, aún cuando costaba mucho más de lo que en realidad podían pagar.

El anuario y el traje rojo

No hay manera de saber si Andrew habló con un atleta homofóbico antes de desabrocharse la parte superior de la camisa y aflojarse la corbata, pero su participación en el anuario sí lo mostraba prácticamente sin camisa y sonriendo.

Mientras que, en uno de los momentos más extravagantes del episodio, también vemos a Andrew con un mono de cuero rojo que existió en la vida real. De hecho, Andrew dijo que era un regalo de uno de sus novios mayores, y lo usó en el baile escolar, acompañado por el que suponemos que era el novio mayor.

Los abusos de Pete a Andrew

Por más sugerentes que fueron en el capítulo, como quien no quiere la cosa, las evidencias fallan en probar que existieron abusos perpetrados. No hay pruebas de ningún abuso, de hecho.

La última confrontación con su padre

Pete sí huyó a Manila después de que la Comisión de Bolsa y Valores comenzó a investigar algunos de sus negocios, y Andrew realmente lo visitó allí, pero toda la escena de sacar cuchillos y salpicar sangre no es más que libertad de licencia dramática.

El mismo Pete discutió el viaje de Andrew con Maureen Orth para Vulgar Favors, pero mientras mencionaba el hecho de que Andrew no se ajustaba bien a la humedad en las Filipinas, no dijo nada acerca de que su hijo apuñalándolo.

Si algo tenemos claro, es solo nos queda un episodio para juntar las piezas del rompecabezas. Ojalá eso incluya al menos un cameo de Édgar Ramírez

TheA logo
Más artículos
La controversia sobre la salud mental del Joker: ¿su enfermedad justifica su conducta?