#06 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

#06 American Crime Story: Versace, ¿qué es verdad y qué es mentira?

Con cada episodio menos estamos restándole un capítulo a la odisea que alcanza el final de una serie cuyo verdadero final ya los sabemos todos.

Sin embargo, es apenas en este episodio que obtenemos más luces sobre la patología de Andrew; después de sufrir el misterio por seis semanas, siete, si contamos el jueves pasado que quitaron el episodio de estreno sin ninguna razón aparente, finalmente estamos conociendo de dónde viene el asesino de Gianni Versace.

Y no es de una buena familia, tampoco.

Por más de que no hubo rastro de Versace, a menos que contemos una rápida aparición fantasiosa, viajamos a un año antes de que Andrew Cunanan comenzara la matanza que terminó con el asesinato del diseñador. Y por primera vez en mucho tiempo, no hay asesinatos en este capítulo, pero sí mucha tensión y suspenso, junto con la confusión habitual de los hechos.

Pero para no perdernos en lo que Ryan Murphy nos está vendiendo; decidimos tomarnos la dosis de vida real antes de la libertad creativa.

“Descent”: ¿qué es real y qué es mentira?

La tensión con los amigos de Norman

En la vida real, ciertos informes surgieron en mayo de 1997, antes de la muerte de Versace, que exponían a algunos de los allegados a Blachford asegurando sus dudas sobre Andrew. Aún no podemos pudimos verificar si el propio Gallo se basó en una persona específica que arrinconó a Andrew en la mansión La Jolla, o si es un sustituto de los sentimientos de muchos espectadores, pero esto está más cerca de la columna creíble que de la libertad creativa.

La instrucciones de Andrew para que Jeff mintiera

Según la autora de Vulgar Favors (el libro en el que se basa la serie), Maureen Orth, en la fiesta de cumpleaños número 27 de Cunanan, celebrada en la propiedad de Blachford, Andrew empujó a su amigo Jeff Trail, para que le diera un regalo que él mismo había seleccionado; en el programa se trata de un par de zapatos Ferragamo, por más de que Orth no especificó el regalo en su artículo de Vanity Fair en 1997.

El verdadero Cunanan también instruyó a Trail para presentarse como instructor en la Patrulla de Caminos de California, como una forma de impresionar a Blachford. Esto más o menos se representa en el episodio, con alguna variación, pero cerca. Cunanan le dice a Trail que es un oficial de la Armada, no para impresionar a Blachford, sino a su nuevo interés romántico, David Madson (el pobre viejo asesinado en el episodio cuatro).

Lizzy

La amiga de Andrew, Lizzy, se basa en se basa en Elizabeth Cotes, quien, según Orth, era la mejor amiga de Cunanan de la escuela secundaria; y esta vez es cierto que Cunanan era el padrino de los hijos de Cote.

Antes de suicidarse, un mes antes de cumplir 28 años, Elizabeth y sus hijos grabaron una cinta de video y le suplicaron que pusiera fin a su “matanza”, a petición del FBI; pero el mensaje nunca llegó a Cunanan a tiempo: el 23 de julio de 1997, se suicidó.

La visita de David Madson a Los Ángeles

Aunque no hay evidencia de que el verdadero Madson haya visitado La Jolla, sí hay de que Madson haya dejado que Cunanan pagara por él para que visitara Los Ángeles.

Orth informa que en el fin de semana de Pascua de 1997, un mes antes de que comenzara sus asesinatos, Cunanan compró dos habitaciones de hotel de $395 en el Chateau Marmont, una para él y Madson y una para los amigos de Madson en San Francisco, Karen Lapinski y Evan Wallit, que estaban comprometidos.

Lapinski y Wallit se omiten del episodio. La policía dijo que Cunanan le dijo a Lapinski que pagaría por la recepción de su boda. Classic Cunanan.

La adicción a las drogas

El verdadero Cunanan era consumidor y dealer de drogas. Según un perfil del Washington Post de 1997, se volvió adicto a Vicodin mientras vendía medicamentos recetados a sus amigos.

La mamá de Cunanan

No se sabe mucho sobre la mujer real, aparte de su nombre y que ella era italoamericana.

Orth la describió como «una católica devota, una mujer brillante pero emocionalmente frágil». Sin embargo, no hay evidencia de que Cunanan la haya visitado antes de irse Minneapolis, y American Crime Story sin dudas tomó libertades con su personalidad.

El drama exige una licencia creativa.

Con la promesa de conocer más sobre la verdadera causa que formó al ser humano que hoy conocemos como Andrew Cunanan, esperamos que el séptimo episodio nos acerque más al asesino de Versace.

Y a Versace, realmente.

TheA logo
Suscríbete
Sabemos que suena sospechoso... pero hazlo