Los mejores álbumes de hip hop de los noventa

Cuando pensamos en los noventa nos llega inmediatamente a la mente varias cosas muy específicas como súper modelos, grunge, Versace, chick-flicks, Leo DiCaprio y boy bands, ¿aló? Sin embargo, existe otro mundo que muchas veces es ignorado: el del hip hop. Un género que a finales de siglo pasado hizo que cambiara la moda y la perspectiva de lo que es la música pop en la actualidad.

Antes de Kendrick Lamar y Kanye West estuvieron 2Pac, The Notorious B.I.G. y otros artistas sobre los cuales estaremos comentando en esta lista.

ATLiens de OutKast (1996)

OutKast es el dúo de hip hop conocido por interpretar Hey Ya!, una de las canciones más icónicas de los noventa. André 3000 —quién colaboró con James Blake en su último álbum— y Big Boi nos dejaron un LP que no se asemeja mucho a la música urbana popular de la época dominada por B.I.G y 2Pac, quienes realizaba canciones un poco más fuertes a nivel de líricas y de ritmo.

ATLiens es su segundo disco de estudio y habla de la sensación de alienación que los integrantes del grupo sentían. Cuentan también cómo es la vida en el gueto y mencionan que todos pueden encontrar oportunidades para mejorar. Merece estar en esta lista porque supieron integrar un poco de funk de los setenta con lo novedoso del rap de los noventa, sin que resultara abrumador.

Doggystyle de Snoop Doggy Dogg (1993)

Snoop Dogg es conocido por ser ese rapero que siempre está drogado o fumando hierba, pero su público lo reconoce por ser un “MC” —Master of Ceremony, o Maestro de Ceremonia— sutil y fluido, características que son difíciles de lograr y que se ven reflejadas en Doggystyle.

Ese disco es considerado uno de los mejores de los noventa y no por ser la primera muestra del talento de Dogg, quien era considerado un músico prodigio en esa época, sino porque fue producido por Dr. Dre. Ellos crearon juntos una obra de arte: una historia contada en diferentes géneros —funk, soul y psicodelia con hip hop— que trata sobre un perro del gueto y los problemas en los que se mete. Teniendo como base el G-funk o gangsta-funk, que es el sonido asociado principalmente con el rap de la Costa Oeste, no es solo una recopilación de canciones cool. Sin embargo, es importante acotar que muchas de estas canciones son misóginas, cosa que para el momento era completamente normal, así que no juzguemos el resultado por el contexto en el que nos encontramos.

The Slim Shady LP de Eminem (1999)

Las puertas del universo del rap se abrieron para los hombres blancos cuando Eminem apareció, tenemos que estar claros de eso. A pesar de que antes de él haya estado Vanilla Ice, fue él quien logró que los tomaran en serio por sus habilidades como MC, eso da como resultado la aparición de otros, como Macklemore y Post Malone. Otra consecuencia relevante es que se convirtió en el nuevo protegido de Dr. Dre, quien tenía tiempo sin adoptar a alguien bajo su tutela.

Sabemos que el estilo del nativo de Missouri contiene chistes negros y frases controversiales, algo que inicia en su álbum debut, The Slim Shady LP. En sus letras, además de contar cómo fue su vida en la secundaria y en sus primeros trabajos, comenta algunas cosas perturbadoras. Uno de los relatos macabros que desarrolla es la manera en la que imaginaba cometer el asesinato de su esposa en ’97 Bonnie & Clyde, todo desde la perspectiva de un personaje caricaturesco llamado Slim Shady, el cual es el alterego del rapero, una versión más oscura y ruda de él. El uso de esa figura hizo que se alejara de hablar de cómo es ser millonario y del gangsta rap, algo que el resto de sus colegas no hacía, y que lo llevó a ganarse un Grammy a mejor disco de rap.

The Chronic de Dr. Dre (1992)

El doctor es el artista que hizo un antes y un después. Él mostró cómo podría ser el hip hop y a lo que podrían llegar con la creación del sonido de la Costa Oeste, con eso me refiero a que la zona tiene su propio estilo llamado gangsta style que trata más de la vida callejera y explícitas, a diferencia de la del Este cuyas temáticas son más alegres y sobre afroamericanos. Dre hizo que muchos artistas se volvieran populares, entre esos los que ya hemos mencionado, y esto tuvo como conclusión que se volviera en una leyenda de la producción musical.

Nada de eso hubiese sucedido sin The Chronic, su primer LP, el cual es nombrado en muchos portales y revistas como “la base de todos y cada uno de los álbumes de rap que se estrenaron después de él”. Pues este disco fue el que volvió popular al hip hop de esa zona, junto al G-funk que ya mencionamos con Snoop Dogg. En él retrata cómo era la vida en Los Ángeles a principios de la década, haciendo referencia a su lado divertido y el más realista.

Reasonable Doubt de Jay-Z (1996)

Jay-Z no es un extraño en la actualidad. En realidad todos los conocemos, ya sea por su esposa, Beyoncé, o por ser uno de los empresarios más importantes de la industria de la música. Pero además de todo eso, él es un MC excelente que inició su carrera en los noventa con Reasonable Doubt.

Fue este disco el que lo hizo ganar fama entre el resto de sus colegas. Dentro de cada composición, contaba la historia de su día a día y cómo eran sus actividades delictivas como vendedor de drogas en Nueva York. Varios estribillos de las canciones pertenecientes a esta compilación fueron hechos en colaboración con The Notorious B.I.G., Snoop Dogg, LL Cool J y el asombroso Elton John.

Hard Core de Lil’ Kim (1996)

Conocemos a Lil’ Kim por sus horrores en las alfombras rojas, donde por el simple hecho de que quería destacar de la peor manera llegó a usar ropa extravagante que no la favorecía, como cuando solo tenía un pequeño “tapa pezón” en los MTV Video Music Awards de 1999. Apartando eso, ella fue una de las primeras maestras de ceremonia destacadas, algo muy relevante pues era un área dominada por hombres en los noventa.

Con Hard Core, hizo que todos voltearan a verla y que fuese tomada con seriedad. Este disco forma parte de listas de las mejores producciones de música urbana de los noventa, donde también figuran competidores que son considerados los mejores de la historia, como Nas y Ice Cube. En esta recopilación de canciones, Lil’ Kim muestra que las mujeres pueden hablar de forma clara sobre sexo con letras provocativas. Esto anteriormente no era común por todo el pudor que existía, cosa que dio como resultado que tuviera comentarios negativos sobre su trabajo.

Enter the Wu-Tang (36 Chambers) de Wu-Tang Clan (1993)

Los boy bands no fueron los únicos grupos de hombres famosos en el mundo de la música: las bandas de hip hop eran un pilar relevante, aunque actualmente no existan. Wu-Tang Clan formaba parte del sonido de la Costa Este y todos sus integrantes tenían estilos distintos, al juntarse obtuvieron un buen resultado que terminó siendo lo que conocemos ahora.

Su producto, Enter the Wu-Tang (36 Chambers), es considerado un LP estándar para todos los aspirantes de rapero y para los artistas ya establecidos. En sus composiciones tienen chistes, reflexiones sobre el sistema de justicia y referencias a Dr. Seuss.

Illmatic de Nas (1994)

La batalla de quién es el mejor artista de hip hop de todos los tiempos es complicada y existen demasiadas opiniones al respecto. Sin embargo, la mayoría de la gente coincide en que el ganador es Nasir bin Olu Dara Jones. El también conocido como Nas es, además, un compositor destacado que cuenta cómo era la vida en las calles en cada una de sus producciones.

Saltó a la fama con Illmatic, una de las mejores creaciones de música urbana por su complejidad melódica, realizando un mix con elementos de calle como el sonido de un tren, que asociamos inmediatamente con el rap de Nueva York, todo eso sin ser exagerado y aburrido. Con frases en sus canciones como “I never sleep, ‘cause sleeping’s the cousin of death” (“Yo nunca duermo, porque dormir es el primo de la muerte”) hace evidente su nivel a pesar de ser un músico tan joven. Por eso es necesario que le des una escuchada a este originario de Queens.

The Misseducation of Lauryn Hill de Lauryn Hill (1998)

Si eres amante de la música, debes conocer a The Fugees, un trío de rap y R&B conocido por su cover de Killing Me Softly With His Song, una de las canciones más famosas de los noventa dada  la mezcla perfecta entre voces femeninas y masculinas que hay en ella. Adicionalmente, el conjunto es importante porque una de sus miembros decidió realizar su carrera en solitario y pasó a ser una leyenda del rap, Lauryn Hill.

The Misseducation of Lauryn Hill está basado en el libro The Mis-Education of the Negro, que habla sobre la independencia de los afroamericanos como personas y no como comunidad. Esta temática coincide con la separación de su banda, dando a entender que ella ahora es completamente independiente y que de ahora en adelante estará mostrando su personalidad en cada uno de sus temas. Además, fue un disco innovador en su tiempo porque expandió los límites del hip hop puesto que hacía una mezcla entre cantar y rapear. Básicamente ella es la razón por la que actualmente Azalea Banks y Drake cantan en sus temas. Con este álbum, se convirtió en la primera mujer en obtener cinco premios Grammy en una noche y vendió más de 19 millones de LP en físico.

Ready to Die de The Notorious B.I.G (1994)

Durante la guerra entre las bandas de raperos de la Costa Este y los de la del Oeste existían dos reyes. En el lado oeste estaba 2Pac; y en el este, Christopher Wallace o Biggie Smalls, un músico que comenzó su carrera con Jay-Z y Busta Rhymes, y que además es conocido por ser supuestamente quien mandó a asesinar a su archienemigo.

En Ready to Die, él habla del pragmatismo de la gran manzana y de que a pesar de que su familia lo necesita, siente que está listo para arriesgar todo y morir en el intento, cosa que desgraciadamente sucedió años después. Fusiona la realidad con la fantasía en sus canciones, pero raramente glorifica la manera en la que él vivía o su trabajo como vendedor de drogas. Biggie cuenta una historia de vida que sin lugar a duda debes escuchar.

All Eyez on Me de 2Pac (1996)

Por último está alguien que no deja de ser menos importante: Tupac Shakur, 2Pac, Pac o como te guste decirle. Él fue un innovador y artista polifacético que llevó una vida ruda antes de su muerte, la evidencia clara de ese hecho es el intento de asesinato, robo y momentos en prisión por múltiples acusaciones, entre esas abuso sexual y asesinato.

All Eyez on Me es un álbum doble que, como en todos los productos del rapero, hace una crítica a la sociedad. Allí comenta cómo es la vida en prisión y la paranoia que sentía por todos los conflictos que estaban sucediendo, entre esos el que había entre la pandilla de Biggie Smalls y la de él. Lo más importante además de esto es que el disco hizo que pudiera establecerse como uno de los personajes más influyentes del ambiente del hip hop.

Ellos sabían que estaban haciendo algo distinto que tendría un impacto en el futuro. Por eso, si queremos conocer de dónde vienen nuestros artistas urbanos favoritos, incluyendo a los latinos, deberíamos dejar de escuchar a Britney por décima octava vez y pasar unos minutos de nuestro tiempo dándole play a estos discos legendarios que van a hacer que quieras bailar como toda una b-girl.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Lo que ‘Master of None’ acierta sobre el amor moderno