Lemony Snicket’s A Series of Unfortunate Events ya salió y es lo máximo

Después de una cantidad absurda de tiempo esperando la nueva adaptación, cuatro largos meses para ser exactas, Netflix finalmente ha lanzado la primera temporada de Lemony Snicket’s A Series of Unfortunate Events, y aún estamos tratando de ordenar nuestros sentimientos. 

Obviamente, al momento que anunciaron la fecha de estreno, convencí mi jefa para que me dejara escribir un artículo dedicado a la serie, así podía hacer el binge watch de mi vida con la excusa de que era netamente laboral. Ocho episodios después, no sé ni cómo comenzar el artículo.

La serie en sí, es una mezcla entre lo satírico, la lírica depresiva y la atmósfera onírica, y aunque los dos primeros aspectos son imperativos en los libros, la atmósfera onírica no nos enamoró a primera vista. Al contrario de la adaptación cinematográfica del 2004, esta vez los efectos especiales y dirección de fotografía invitaban a una versión más irreal y “computarizada” de la historia. La película que se estrenó hace más de una década podía fácilmente hacerse pasar por una producción de este año, sin perder el atractivo visual realista. Sin embargo, estamos seguras que la intención del director Barry Sonnenfeld en esta entrega era precisamente exagerar el ambiente, por lo cual dejamos pasar esto por debajo de la mesa y disfrutamos de los demás episodios.

Capítulo tras capítulo, no pudimos evitar relacionar los libros originales y la película del mismo nombre del 2004 con el nuevo material. Ya hemos hablado de los derechos de los directores de alejarse de la historia original, pero aún así, eso no impidió que la versión cinematográfica de hace más de una década fuese criticada por modificar ciertos aspectos de la saga estrenada en 1999; si has leído los libros, la película protagonizada por Jim Carrey está más cerca de un desastre desafortunado de lo que aparenta. Brad Silberling perdió varias claves de la historia original y prácticamente separó la esencia de los personajes en ánimos de humorizar la pieza. Si no has leído los libros, la película está más cerca a convertirse en tu película favorita de lo que parece. Alejándonos de las críticas comunes, las actuaciones son increíbles, los efectos especiales eran un sueño para la época y las incoherencias en cada personaje son priceless.

Ya que Netflix no quería seguir los pasos de la película, esta vez sí integraron la participación del autor de los libros, Daniel Handler (Lemony Snicket), en la producción de la serie, y se nota. Es mucho más oscura y exagerada de lo que esperábamos, y aunque ese es realmente el fin de la historia (por algo se llama una serie de eventos desafortunados), ya en el quinto episodio te abruma escuchar lo deprimente que es. En mi defensa, culpo a las seis horas seguidas que estuve viendo la serie, es mejor cuando escuchas las advertencias de Lemony Snicket y te das un break para ver videos de gatos tocando instrumentos en YouTube (literalmente dijo eso en los primeros tráilers).

La ventaja de trabajar con la mente de Daniel Handles detrás del guión hizo que los fanáticos de la historia original alabarán la nueva serie, tanto por la línea de la historia como por las nuevas adiciones y mensajes ocultos. Literalmente, y no figurativamente (esto es un chiste interno para los geeks de la trama, sorry), Patrick Warburton, que actúa como el autor del drama de los Baudelaire, Lemony Snicket, rompe la cuarta pared y narra la historia en el mismo lugar de los hechos, y es increíble.

Entre explicaciones audaces, analogías y relatos absurdos, la historia juega con la personificación del autor en cada escena, que además de hacerlo un poco más fácil de entender, termina siendo más ágil que las demás interpretaciones. Y ¿podemos hablar de lo brutal que fue que mezclaran The Beatrice Letters con A Series of Unfortunate Events?

Sin contar que la identidad del drama siempre está presente, ya sea en pantalla o fuera de ella. No es coincidencia que Netflix haya decidido estrenar la serie un viernes 13: la máxima expresión de la mala suerte ha sido un amuleto desde el comienzo. La saga consta de 13 libros, cada uno con 13 capítulos, el último salió el viernes 13 de octubre de 2006 y el estreno de esta serie llega 13 años después del film publicado en 2004. Solo rogamos que nos hagan esperar hasta el próximo viernes 13 en octubre, y no 13 años más. 

En fin, después de seguir las aventuras de los huérfanos más desafortunados del mundo, una palabra que aquí significa caracterizado por infligir, traer o causar desgracia (otro chiste interno, no puedo evitarlo), lo único que podemos concluir es que nuestro morbo por eventos depresivos es más que necesario y necesita satisfacerse en la segunda temporada de Lemony Snicket’s A Series of Unfortunate Events.

Don’t say we didn’t warn you.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Mis predicciones para la temporada de premios 2019