Worst break up ever: Corté con mi mejor amiga

El despecho es peor que el que tienes cuando terminas con tu novio.
Author:
Publish date:
article-2545066-1AEB302F00000578-808_634x701

Detrás de cada messy breakup siempre hay un lado oculto. Cada “Mi ex está loca”, esconde a un tipo que se comportó como un imbécil pero se le hace más fácil culpar a su ex que aceptar que no hizo las cosas bien. Igual que tras un “Mi ex está demasiado obsesionado conmigo”, hay un montón de mensajes ambiguos y perfectamente diseñados para mantener al pobre ex on the hook.

Soy completamente culpable de decir esas cosas. He sido la ex demente de al menos dos personas -que pueda recordar-, y contesté demasiados mensajes de texto de un ex de hace años para luego quejarme de que todavía tuviese un blog dedicado exclusivamente a hablar de su relación conmigo. Pero gracias a esas inmadureces con los años perfeccioné mi break up technique. Las últimas veces que he sido yo la de estar en la posición de cortar con alguien, todo lo que digo en esos últimos segundos de vida artificial de la relación, es para evitar daños.

He coleccionado oraciones súper casuales e inocuas como “Vas a estar bien” y mi go to “No es que seas una mala persona, es que sólo no somos compatibles”. Son perfectas porque cuando me ha tocado utilizarlas ya estoy en ese mindset en el que I don’t give a fuck. Lo menos que quiero es prolongar la conversación, “solucionar” la situación, o servir de terapia para la persona.

Por eso cuando llegó el momento de cortar con mi BFF y acabar una relación de años, sabía exactamente qué actitud tomar. Racionalmente, para llevarme a mi misma a ese lugar de I don’t give a fuck, estaba pensando como un adulto “Esto es lo mejor para las dos”, “Cada vez que la ves en alguna red social volteas los ojos y la mini desprecias por 2 segundos. Las cosas obviamente no están funcionando”, “Te acaba de insultar, se acabaron los límites, corta relaciones”.

Irracionalmente quería tener 15 años y estar pasando por mi primer break up ever para tener una excusa y comportarme como una loca y ser tóxica y mala.

Pasar por su casa y romperle un vidrio. Comprarle un carro solo para espicharle los cauchos. Gritarle que estaba siendo inconsistente, que era como el host de algún juego que a mitad de partida cambia las reglas y luego penaliza a todo el que no se diera cuenta. Tomarme una botella de tequila yo sola para escribirle borracha y decirle que la extraño. Darme los besos con su crush. Decirle que todo lo que estaba diciendo era estúpido y que la odio porque me duele lo que hizo.

Pero todo fue 100% anti drama. Solo la bloqueé de todos lados, y ya, se acabó. El fin de semana la vi parada esperando para votar y fingí demencia. Saludé a su novio desde lejos y me fuí. En ese momento me di cuenta porqué haber cortado con ella es peor que cualquier otro break up que haya tenido. Descubrí 3 diferencias básicas entre cortar con un novio y cortar con mi mejor amiga:

No puedo destruir a mi mejor amiga

Estoy segura que en promedio las dos nos tomamos juntas 3.452 cervezas por despecho a lo largo de los años. Y con cada una de ellas dijimos apróximadamente 50 cosas destructivas y nefastas de nuestros exes. Es parte del proceso, supongo.

Destruir a mi ex en la intimidad de mi círculo seguro es lo que me permitía volver a la sociedad como un ser humano civilizado capaz de aceptar el fin de las cosas.

Cuando corté con ella no pude hacerlo. Sobre todo porque la corté, entre otras cosas, porque me sentía traicionada. Mi nivel de cinismo todavía no es tan alto como para hacer eso y luego voltearme y hablar mal de ella con otra gente. ¿Cómo podrías sentarte a destruir a una persona que te acompañó fielmente durante años?

Ok sí, ahora la ignoro en la calle y la detesto en silencio porque todavía estoy molesta. Pero es la persona con la que pasaba las navidades y los cumpleaños. Fuimos juntas a la graduación de mi hermano. Teníamos conversaciones telepáticas y básicamente una nomenclatura propia.

Me quedé con demasiada información inútil en el cerebro

Hay gente a la que le encanta decir que la amistad entre mujeres es falsa y siempre tiene un lado oscuro lleno de envidia o cualquier imbecilidad que se inventan. Es falso. Hay muy pocas cosas que sean más satisfactorias que tener una mejor amiga a quien no tienes que pasar horas tratando de explicarles tus experiencias porque las conoce. Porque la manera en la que navega el mundo es bastante parecida a la tuya. Y porque también tiene un imán para douchebags y ese nivel de sincronía es genial… y hablando de, porque los ciclos menstruales se juntan y puedes comer cosas increíblemente grasosas y cuestionables sin que te juzgue.

Por lo tanto tengo información, a nivel de enciclopedia, sobre mi mejor amiga. Siempre la voy a recordar cuando vea una bolsa de Cheetos XL, por ejemplo. Si fuese un ex, ahorita estaría formateando mi cerebro, es mi primer paso en mi lista de pasos post break up. En este caso es información que he guardado durante años y que ya formaban parte de cómo me manejo en el mundo y modifican mi comportamiento. Es información que lleva a reacciones-impulso y solo cuando me encuentro con el cel en la mano a punto de escribirle lo que acaba de pasar es que entiendo que son cosas que le pertenecen a ella.

Te sientes expuesto

Y así como yo tengo esa info, ella tiene la mía. Lo cual no sería un problema sino fuese por el hecho de que las últimas veces que hablemos me costó reconocerla. Mi mejor amiga jamás me habría insultado casualmente y luego se hubiese comportado como si nada. Pero eso fue lo que pasó, seguido por una admisión de que lo que estaba haciendo tenía una intencionalidad, y esa intención era 100% molestarme.

Ahora no tengo idea de nada. No sé si está con gente que conozco, en un bar que yo probablemente hubiese odiado, tomando cerveza artesanal tras cerveza artesanal y con cada una haciendo una lista de 50 cosas que son horribles y odia sobre mi.