Turn off para una feminista - The Amaranta

Los comentarios menos excitantes para una feminista

O mujer pensante, mínimo.
Author:
Publish date:
feminismo-01

Es tan fácil hacer comentarios que no sean pasivos agresivamente misóginos cuando estás tratando de piropear a alguien que todo lo que voy a decir debería ser parte del sentido común de la humanidad. Tal vez deberían enseñarlo en primaria, incluso antes de enseñarle a los niños cómo dejar comentarios de YouTube.

Sin embargo, hay un montón de patanes sueltos por el mundo que necesitan un recordatorio constante de que lo que están diciendo no es, ni de cerca, parecido a un piropo. Son oraciones que merecen morir. Lo único que logran es que la mujer que lo recibe, pierda la fe en el universo junto con su libido. Lo más triste es que, aún cuando se los dices, a los pocos meses lo vuelven a repetir. Y, seguramente, mientras intentabas recuperar tus ganas de vivir, se lo dijeron a otra mujer… creando una inacabable cadena de mujeres que se obligan a sí mismas a vivir una vida de celibato para no tener que lidiar con ellos. Ven, amigo douchebag aprende qué no debes decir para evitar que se extinga la raza humana.

1. “Es que tú no eres como la mayoría de las mujeres” o la variante, todavía más ofensiva “Tú eres cool, no como la otras jevas”

Nunca pensé que fuese a citar a “una estrella pop” súper Disney y 65 años más joven que yo, pero en las palabras de Hailee Steinfeld: “Quiero ser como la mayoría de las mujeres, pero gracias por tu pseudo cumplido, douchebag”

La implicación de esa oración, es que todas las mujeres son súper terribles y tú eres una excepción porque eres “cool”. A menos que tengas una misoginia interna y rampante, es imposible que te tomes esto como un cumplido.

Nivel de libido: Quiero ser asexual.

2. “Mi ex está súuuuuper loca”.

Indaga un poco más y te dirán algo como “está tan loca que después de que la terminé el día de su cumpleaños, me rompió las ventanas del carro”. O tal vez tendrán una historia sobre como los llamó obsesivamente durante un año después de terminar, lo que ocultarán hasta el fin de sus días es que ellos le prometieron la luna y por cada llamada que no contestaron, hubo un mensaje diciéndoles que seguían amándolas en secreto, y la escapada ocasional al hotel.

Detrás de cada persona que dice que todas sus exes están locas, hay un historial de una pobre capacidad de comunicación.

Nivel de libido: Clausura indefinida.

3. “Solo estoy siendo sincero…” como preludio a un comentario ineludiblemente misógino

Nadie nunca en la vida empieza una oración con “Solo estoy siendo sincero” a menos que vayan a seguir con el soliloquio más sexista y asqueroso que se haya escuchado en la historia.

Nivel de libido: Apenas alguien empieza a pronunciar la oración, el desierto del Sahara se materializa entres mis piernas.

4. “Eres como un hombre”

Cada vez que me dicen eso solo quiero contestar: “Ok, pero ¿lo eres tú? Porque estoy comenzando a creer que sólo eres la versión en caricatura de una bolsa de basura”. Pero soy una persona pacífica así que no lo hago. Solo me volteo e imagino las numerosas maneras en las que acabaría la vida de ese douchebag, como siendo aplastado por un montón de úteros gigantes.

Nivel de libido: Si de verdad tuviese un pene estaría tan flácido como la segunda papada de Donald Trump.

5. “Yo no soy como los otros hombres. Soy súper feminista, siempre trato demasiado bien a las mujeres”.

Y yo nací ayer evidentemente. Algo peor que los MRAs son los tipos que se aprovechan de la popularidad del feminismo para felicitarse a sí mismos por no ser tan machistas como otros.

No dudo de la existencia de hombres feministas, pero no creo ni por dos segundos en hombres que alardean de lo feministas como discurso introductorio con alguien con quien quieren tener sexo.

Nivel de libido: Hasta el cadaver de Simone De Beauvoir me parecería más atractivo.

6. “Es que las mujeres de verdad…”

Asumo que dicen eso porque sus interacciones más frecuentes con el género femenino es a través de muñecas inflables.

Nivel de libido: El mismo que el de una muñeca de plástico.