Spoiler alert: es tu culpa

Para tus papas siempre vas a ser el bebé que criaron hace 8.000 años. Puedes tener 30, estar viviendo solo desde hace 5 años, y aún así te van a decir “ay cuando vaya te lavo las medias” como si no lo hicieras tú por tu cuenta. Para variar, a veces lo que te dirán es que te harán mercado porque “seguro te estás muriendo de hambre”.

Ver relacionados:

Hijos de monstruos: ¿Merecen el escrache?

Las abuelas también tuvieron 20

La resaltante diferencia entre las personas que tienen hermanitos y quienes no

Siempre será así, no importa qué tan grande estés, siempre vas a ser un niñito. Es un fastidio ser infantilizado constantemente al punto de que duden si puedes bañarte por ti mismo, pero es algo que siempre va a pasar hagas lo que hagas. Lo único que te queda es trabajar para que te traten como un niño grande en vez de un bebé que solo sabe babear y llorar. Hay dos cosas que tienes que hacer:

Deja los berrinches

Si tu mamá te está infantilizando por quinta vez en la semana, la respuesta no es hacer un berrinche y decirle “¡Estás arruinando mi vida!” y luego poner Simple Plan y teñirte el cabello de negro.

Mientras más reacciones de bebé malcriado tengas, más te van a tratar como uno. Empieza a actuar como un adulto.

Compórtate como un adulto empático

Y principalmente, un adulto que entiende que sus papás lo ven como un bebé. Eso incluye entender que las preguntas que te hacen no son malintencionadas o pensadas para ofenderte, sino porque genuinamente piensan que están cuidándote. La respuesta es explicarles calmadamente que sí puedes cocinar por tu cuenta y que tu ropa está limpia, gracias. No estallar y gritarles que nunca te entienden. La meta es que piensen que por lo menos eres un bebé autosuficiente con la capacidad de comunicarse adecuadamente, no un recién nacido que se escapó de la casa.