‘Bye, bye, bye!’

Aunque deseemos romper con los estereotipos, estos siguen existiendo y muchas veces generalizamos de acuerdo a lo que conocemos, así como pasó con las Manic Pixie Dream Girls.

Es por eso que me puse a analizar a la sociedad y me conseguí con que existe una serie de hombres que nos encontraremos a lo largo de nuestra juventud. Ellos nos ayudarán a explorarnos a nosotras mismas y por eso deberíamos decirles "Thank u, next" como Ariana Grande.

Así que comencemos con el listado para que puedas identificarlos y no los confundas con tu alma gemela.

El artista que solo es intenso

Ellos viven en un mundo que no es igual al nuestro, muchas veces en un libro de poesía, así que prepárate para que te haga muchos poemas para decirte que quiere tener sexo contigo. Yo, por ejemplo, me conseguí un “Quiero mojarte bajo la lluvia”. Simplemente terrible, muchachos.

Él va a hablarte mucho de cantantes o músicos de jazz como Vulfpeck, pero también algunos de folk como Janis Joplin o Bob Dylan, su ídolo y por quien suele vestirse como un personaje de los sesenta: cabello largo, barba y camisas manga corta de botones.

Te va a idealizar mucho, no te mentiré. Querrá que seas alguien que no eres, una mujer completamente “distinta” a las demás. Te verá como una Audrey Hepburn incluso si quieres ser una Black Widow.

Con eso se refiere a que no quiere que te gusten las cosas mainstream porque a él no le gustan y le parecen banales. Si le llegas a decir que te gusta Drake o hasta Arctic Monkeys, te hará la cruz, solo digo.

¿Qué nos dejan? Nos hacen ver que en realidad tenemos el potencial de lograr todo lo que nos propongamos.

Puede que te fascine:

El bagre

Uy. Estos son uno de los peores: piensan que son bellos, pero en realidad son horribles.

No te dejará en paz aunque le digas un millón de veces que no te gusta, piensa que todavía lleva chance porque no acepta que es horrible y que ninguna mujer lo quiere así, sobre todo porque es demasiado pedante.

Su baja autoestima hace que se mienta a sí mismo y se crea algo que no es. Su mindset es "todo caerá, si sigues insistiendo", b*llshit.

¿Qué nos dejan? Nos enseñan que muchas veces la persistencia no sirve de nada.

El princeso

Es más mujer que tú.

Quiere que le prestes más atención a él y que lo estés buscando por ahí. Con esto quiero decir que no te da mucha importancia a ti, todo es acerca de él y cuando no es así, es para criticarte.

Además, se arregla muchísimo más que tú siempre. Se preocupa demasiado por su apariencia y quiere tener una vida perfecta, esa es la razón por la que muchas veces va a intentar querer que seas como él quiere que seas.

¿Qué nos dejan? No soportar la intensidad extrema de los demás.

El príncipe

Estos son mis favoritos. Suelen ser los más lindos y atractivos de todos, pero en realidad no lo saben. Por eso, todas quieren tener algo con ellos porque creen que no les van a hacer daño.

Son humildes, lindos y divertidos. Aunque muchas veces, suelen tener baja autoestima porque no se dan cuenta de que las mujeres sí están pendientes de ellos, es decir, son tan "caídos de la mata" que no van a coquetearnos.

¿Qué nos dejan? Esperanza de que podremos encontrar a alguien bueno para nosotras.

El ‘fuckboy’

El diablo en persona.

Todas hemos tenido a uno en la vida. Ellos se vuelven nuestros Voldemort, con tan solo pensarlos nos derretimos: tienen la mirada penetrante, la sonrisa seductora y unos ojos que hacen que todo lo que tenemos puesto se evapore.

Muchas veces somos más fuertes que ellos, pero podemos ser una presa muy fácil. Si queremos tener algo serio, se les dispara el miedo. Son esos hombres que solo nos buscan para un booty call.

¿Qué nos dejan? Nos hacen madurar y ver que merecemos algo más porque somos importantes, no un segundo plato.

El marihuanero

A pesar de que no me gusta admitirlo: son los que más me gustan de todos.

El perfume a hierba recién cortada me roba el corazón, pero todas las características de ellos me hacen evadirlos hasta cuando estoy ebria. Suelen ser personas interesantes, divertidas y con muchas cosas que decir, pero que al final del día, nunca sabes si son ellos o la hierba hablando.

Lo bueno es que es una fase, o eso dicen.

Los encontramos principalmente en las áreas verdes, en círculos de personas que se pasan un cigarro que sabemos que no tiene tabaco. A veces, tienen penny boards y ropa de skater de principio de este siglo.

¿Qué nos dejan? Salimos de nuestra zona de confort y “tripeamos” un rato, pero nos hace asimilar que no nos podemos quedar estancados.

El malote

Es el típico ridículo que suele decir que tiene demasiada plata y que toda la hace él con su trabajo que ni sabes cuál es, pero al final del día su padre es el que lo mantiene y les paga las cenas en restaurantes.

Bájate de esa nube, hombre. No eres tan independiente como piensas que eres.

¿Qué nos dejan? Respuesta desconocida, pero definitivamente te toparás con él.

El perfecto

Y luego, está él.

Con esos ojos que te hacen sentir tantas cosas. Que quiere que estés bien y que no tengas ningún tipo de incomodidad. Que cuando te ve, solo quiere abrazarte y hacerte sentir segura, amada y querida.

Este espécimen de hombre —como todos— es diferente para cada quién, pero todos tienen algo en común: solo quiere que seas feliz con él o sin él. Esta tipología es alcanzada cuando ellos están en el mismo nivel de madurez que nosotras.

Cada persona y cada tipo tiene su momento en la vida. Cada uno de ellos te forma para ser quien quieres ser, hasta llegar a encontrar a tu perfecto y a tu mejor versión de ti misma.

Por eso, aunque los odiemos y terminemos muchas veces con el corazón roto, no podemos olvidarlos ni dejar de intentar conocerlos, aunque sean errores. Así que sal con todos ellos e inténtalo, sin miedo. Al final del día, todo es un ciclo y todo pasa por algo.