Una lista para saber si eres insoportable después de haber terminado. - The Amaranta

Terminaste y eres insoportable.

Nadie te lo quiere decir a la cara, por eso descúbrelo por ti misma.
Author:
Publish date:
WSJ

WSJ

“¡Hasta aquí llegamos!” Lo digas tu o lo diga él, las siguientes dos semanas son las peores. O eso es lo que crees.

Realmente no es así, justo después de terminar una relación gozas de la atención y cuidado de todos tus seres queridos. Tus amigas te sacan de tu casa, tus amigos te llaman y tu mamá se encarga de hacerte sentir cómoda y a gusto. Mientras, te ocupas de llorar, lamentar tu vida, mentar un poquito de madre, emborracharte, comer basura como loca y sentirte “como un trapo”.

Consejo: aprovecha esa avalancha de comprensión y empatía lo más que puedas porque no durará para siempre.

Giphy

Giphy

Toleramos solo por un tiempo limitado las quejas de una relación, la constante conversa de por qué terminar fue lo mejor y de escuchar una y otra vez la lista de qué es lo que está mal con la ex – pareja.

Pero ser tú la despechada es distinto. No lo percibes así, solo sientes que mientras más te desahogas mejor te sientes, y que el trabajo de la gente cercana a ti es ayudarte a salir de allí.

Es que pasa el tiempo, la novedad se hace vieja y las personas no se dedican a seguir prestándote atención con tanto fervor, mucho más si estás llevando mal el breakup.

Naturalmente, es mucho más fácil y pacífico para el espíritu brindar apoyo a alguien que quiere ponerse bien después de terminar en lugar de una loca cuasi masoquista que no termina de terminar.

A veces no es tu culpa, no te das cuenta y te vuelves insoportable. El amor nos abre campo para hacer cosas locas y aunque no sea tu intención, terminas sin ayudarte ni a ti, ni a nadie.

Giphy

Giphy

En resumen, si quieres saber si estás pegada con el tema de que terminaste o si lo estas llevando más o menos bien, revisa esta lista y averigua por ti misma:

  • si sigues en contacto por llamadas, Facebook, Instagram, Twitter, Myspace, telegrama o código morse con tu ex.
  • si hablas en fiestas, discotecas o encuentros sociales con tu ex.
  • si en esas fiestas terminas peleando.
  • si en esas fiestas terminas peleando y borracha por pelear.
  • si hablas de tu ex más de 3 veces en 15 minutos.
  • si hablas de tu ex más de 3 veces al día luego de 2 semanas de haber terminado.
  • si estás a punto de ganar un Oscar como mejor actriz de drama.
  • si señalas todo lo que te recuerda a tu ex.
  • si solo escuchas canciones tristes.
  • si tus amigas huyen de ti cada vez que dices su nombre.
  • si todo lo que pones en las redes sociales es lo buena y fabulosa que es tu vida desde que terminaste (aunque no sea así).
  • si revisas su story de Snapchat más de 3 veces al día.
  • si duermes con el suéter que te regaló.
  • si estás obsesionada con saber dónde está siempre.
  • si piensas que nadie en el mundo sufre más que tú en este momento.
  • si esperas fuera de su casa a que salga para seguirlo con el carro.
  • si le tienes el teléfono rastreado.
  • si te asusta un poco tu comportamiento.
  • si tu mamá cree que estas loca.
  • si todo el mundo cree que estas loca.
  • si le escribes a su abuela.
  • si le dejas regalos en su casa.
  • si amenazas a muerte a toda persona femenina que se le acerque a tu ex.

Si cumples con más de 5 condiciones de la lista, entonces es imperativo que sepas lo insoportable que eres.

It sucks, I know.

Pero si realmente quieres terminar y sentirte bien, es importante que recuerdes todo lo que tus seres queridos te dijeron esas preciadas primeras semanas.

No existe tiempo definido para terminar un despecho. Sí, duele eso nadie te lo discute y aunque lo parezca, no te vas a morir. Nadie se ha muerto de amor todavía. Es importante que trates de evitarlo tanto en redes sociales como en persona para superarlo, recuerda que si quieres terminar definitivamente, el objetivo final es superar. No te preocupes, ocúpate. Haz algo con tu tiempo para distraer tu mente. Si tienes sentimientos, no los niegues, no reprimas. Llora, ríe y grita ahora para no andar lamentándote por las esquinas luego.

Giphy

Giphy

Y aunque duela admitir, uno de los clichés más usados de todos guarda la clave para los breakups: “el tiempo lo cura todo”. Ten paciencia, haz tu mejor esfuerzo por evitar hacer todo en el check-list y te aseguro, tu familia y amigos también te tendrán más tolerancia.

Aguanta, que tienes que esperar en la estación porque nunca sabes cuándo llegará otro tren.