Terminar con tu mejor amiga es peor que terminar con tu novio - The Amaranta

Terminar con tu bff es peor que terminar con tu novio

Porque las personas te entienden cuando terminas con él pero no le dan importancia cuando terminas con ella.
Author:
Publish date:
Asaf R.

Asaf R.

La primera vez que vocalicé que estaba triste porque había terminado con mi mejor amiga sentí que estaba diciendo algo políticamente incorrecto. Honestamente creo que fue la combinación de la palabra “terminar” con “mejor amiga”. No estamos acostumbrados a que la palabra que le sigue no sea “novio”; porque socialmente nunca se espera que las relaciones amistosas tengan una fecha de caducidad.

Yo tampoco lo esperaba. Pero la vida pasa, las agendas se llenan y la vida de adulto te noquea hasta el punto de que si no te mantienes organizada, puedes ir despidiéndote de tus otras amistades. Y no solo el tiempo entra en juego para mantener una amistad. Muchas veces la ruptura tiene que ver con la distancia entre continente y continente o la realización de que con el tiempo la relación no es más nada que tóxica. 

GIPHY

GIPHY

La separación en una amistad merece la misma cantidad de helado, chocolate y películas que el periodo de duelo cuando terminas con tu novio. Y nadie parece entenderlo hasta que pasa por el mismo camino.

Incluso cuando mental y físicamente las reacciones son prácticamente iguales, porque sin importar el protagonista, una pérdida es una pérdida. La teoría de la psicóloga Janna Koretz trata sobre la similitud de los casos "en muchos sentidos, el proceso de dolor por la ruptura de un amigo es el mismo que cuando rompes con una pareja romántica. Se siente personal, los extrañas”

Koretz resalta que la peor parte es que “se podrán perder otros amigos, que se ponen de su lado. Y también extrañamos su compañía. Por lo tanto, es muy parecido a romper con una pareja romántica. Tanto en términos de efectos y el tiempo que necesitamos para seguir adelante ".

Una investigación de la antropóloga biológica Helen Fisher y sus asociados en el 2010 encontró que la pérdida de una persona importante puede causar dolor físico. La razón de esto es que el dolor emocional, al que Koretz hace referencia, y el dolor físico comparten la misma vía al cerebro. Cualquier nudo en la garganta o sinónimo realmente es provocado por tus sentimientos y no por tu imaginación.

Probablemente no solo se quede hasta ahí, la otra razón por la que te sientas mal puede tener que ver más con tu sistema de defensa que por tus sentimientos en sí, ya que el cuerpo también responde liberando la hormona del estrés (cortisol) para avisarle a tu sistema que estás pasando por una pérdida. El cortisol puede revolver tu sistema digestivo, disminuir el sueño, causar depresión, jugar con tus estados de ánimo y triplicar tu hambre o disminuirla considerablemente.

Así que si estás dispuesta a pasar por todo el proceso, por lo menos asegúrate de que la situación lo amerita y no solo se limite a una pelea que ambas saben que puede resolverse en menos de tres minutos. ¡Tu sistema inmunológico te lo agradecerá!