El glamour ante todo

El comunismo puede darte muchas cosas. Están las largas colas para comprar gas, conseguir un repuesto e incluso poder adquirir azúcar o leche, o el abrumador horario consecuente de tener dos trabajos y una carrera universitaria que atender.

También te da la desilusión de no poder costear el helado que le quieres dar a tu amiga deprimida porque le montaron cachos, ni el chocolate con el que buscabas sorprender a tu novio durante un lunes de terror.

Pero lo que nunca faltará entre todas estas tristes realidades son las famosas y prácticamente permanentes ojeras. El desfile de mapaches humanos se ha vuelto una problemática en nuestra queridísima Venezuela, y por eso vengo al rescate de todos aquellos que en vez de verse tan bien como un panda encantador, mantienen un look de mapache estresado, o peor...

He aquí unos cuantos tips naturales y simples para quitarse las ojeras comunistas, porque no todos tenemos la bendición de acceder a cremas y aceites mágicos de marca. Dile adiós al maquillaje y al Photoshop, y dile hola a soluciones patrocinadas por nuestra madre naturaleza. 

Ver relacionado: #TheA te da consejos para una melena seductora

Las clásicas bolsitas de té

Un truco tan viejo como tus ganas de hacer ejercicio, pero súper efectivo si eres constante. No solo disfrutarás de un caliente y bien merecido té, sino que apenas se enfríen las bolsitas te las colocas en las ojeras. Puedes poner música de fondo y recostarte para que el efecto sea placenteramente relajante.

Una cuchara fría

Sí, me refiero al cubierto. Simplemente enfrías una cuchara, ya sea en la nevera o congelador, y te la pones en tus pronunciadas ojeras. No solo te las reduce, sino que te despierta si madrugas para llegar a tu clase de la mañana.

El típico pepino

Para hidratar y sentirte como si estuvieses en un spa de película, corta la sagrada fruta y déjala reposar en tu ojo (cerrado, por supuesto). Procura que toque tu mancha cansada obtenida por la patria.

Café

En caso que milagrosamente tengas café y no te importe gastarlo en esto, coloca un poco en tus ojeras y restriega por unos segundos. Aparentemente incremente la circulación de la sangre y ayuda a disimular la expresión de cansancio. 

‘Ice Ice, baby’

El hielo, como la cuchara fría, ayuda a reducir las ojeras. Sin embargo, es un poco más potente. Aplica en ambas derrotadas curvas por un rato y el resultado será mejor que el actual.

Pero no hay método que funcione mejor que el más tradicional:

Ocho horas de sueño

Esta es la más difícil de cumplir gracias a la constante procrastinación que caracteriza a esta generación. Culpamos a Netflix, pero el responsable es el portador de esas ojeras que delatan.  

Lo más sencillo a veces puede ser el santo remedio a tu estado de mapache frustrado. Es justo y necesario. Pero si disfrutas lucir el resultado de tu esfuerzo o flojera, entonces muestra esas ojeras con orgullo. Después de todo, son naturales y parte de la vida

En la vejez, esas bolsas serán tu acompañante cotidiano, así que mejor es empezar a amarlas y cuidarlas.