Summer fling

Summer lovin!
Author:
Publish date:
Untitled design (16)

El calor, el alcohol y el tiempo libre siempre son la combinación perfecta para un cóctel de hormonas que resultará, inevitablemente, en un summer fling. Mucho, o poco, puede salir de estos. Lo que comenzó como un inocente intercambio de miradas puede terminar en una relación de 4 años, o puede terminar en el mismo punto donde comenzó. Esto exactamente es lo divertido, e intrigante de los summer flings.

Aquí los que nos contaron.

Mi mayor summer fling fue en 2011, en el Líbano. La conocí en Singapur, durante una competencia de debate a la cual asistía representando a mi universidad. Recuerdo que la vi por primera vez durante un evento cultural de la competencia, ojos azabache, largo cabello y qué curvas, bailaba una canción típica de su país, me encantó su sonrisa y aire misterioso. Pasamos una semana enamorándonos hasta que me convenció (le rogué) para verla de nuevo; y así, me embarqué en un verano en Por las calles de Hamra, la comida de Jounieh y las ruinas de Jbail. Me enamoré tanto de ella que me marcó la piel. Regresé y no la volví a ver. - Abraham.

Tuve un summer fling con mi crush del colegio. Vivía afuera y siempre que venía a Caracas o él tenía novia o yo salía con alguien. Hasta que finalmente el año pasado los dos estábamos solteros. It was nice. Salimos, la pasamos chévere, me caían bien sus amigos. No hubo demasiado attachment ni drama, simplemente la pasamos bien. - María Teresa

La versión corta es que en vacaciones de hace dos años un chamo que trabajaba conmigo me invitó a salir y nos enamoramos como locos. Íbamos al cine casi todos los días y nos la pasábamos en la piscina de su casa. Luego se empezó a poner todo raro y celoso y me terminó. Entonces se empató con otra chama del trabajo mientras me seguía jalando a mí. Al final yo me hice novia de otro y para no perder contacto, establecimos que mantendríamos una amistad. Nos lo tomamos en serio y dos años y un par de peleas después, somos mejores amigos...yo creo que es un buen final para un summer fling. - Carla

Nunca falta el summer fling de campamento. Es como un germinador de hormonas a la edad que normalmente vas (así seas guía o campista). En esta oportunidad era campista, había un niño bello que tenía el pelo como Justin Bieber, lo cual le daba justo en mi fetiche del momento. Comenzó muy sutil, unas miradas en el comedor, estar juntos en el tiempo libre, y después fue escalando hasta ser mi pareja en ataque a la bandera. El clímax de todo esto fue cuando me invitó al baile del campamento. Me sentí Cenicienta, pero con piojos en el pelo y tierra debajo de las uñas. - Federica

Estaba en un crucero con mi familia, ahí conocí a una niña chilena bellísima y todo pareció tomar buen rumbo desde el principio. Como era joven, no sabía mucho de cómo hacer la movida. Pero la última noche me ahombré y decidí que tenía que go big or go home. Cuando la llevé a donde quería, un chamo entró y me dañó toda la movida, así que decidí llevarla hasta su habitación, pero su papá la estaba esperando. - Luis

Era mi último año de campista, tenía 15. Durante toda la temporada había demasiado feeling con una subguía. Cuando se terminó el verano me escribió para salir, pero tenía novio. Salimos unas cuantas veces y después se terminó todo. - Ignacio

Un amigo me presentó a un chamo que vivía en Panamá. Lo conocí y me encantó. Él estaba volviendo con la ex, pero apenas terminó eso definitivamente me empezó a escribir y empezamos a salir. Yo me iba a Nueva York dos meses y antes de irme le terminé todo porque él se iba a vivir a Boston. El día antes de que me fuera llegó a mi casa llorando a decirme que volviéramos y le dije que no. Cuando se fue a Boston, me visitó como por un mes y nos empatamos. - Beatriz

Feliz verano y mantén los ojos abiertos para tu próximo summer fling.