Ser hater ya no es cool

Haters gonna hate this too.
Author:
Publish date:
grumpy

En parte, creo que nunca ha sido cool. Porque como el término lo indica, significa “odiador”, de la acción “odiar”. Si fuera algo bueno para la sociedad se llamarían “los críticos constructivos” o los “odiadores pasivos y con buenas intenciones”. Sin embargo, ese no es el caso.

La verdad es que los haters son un pegoste en la sociedad y ya es hora que dejen de jactarse de sus críticas, que casi siempre nadie pide.

Nadie ha escuchado a alguien decir que un hater triunfó en la vida odiando. “Carla García antes devota hater es ahora súper exitosa y sus difamaciones han servido de inspiración para miles”. No, eso nunca va a pasar.

Y aunque no tengo mucho respeto por ellos, sí entiendo las circunstancias que los han hecho famosos.

Siempre han existido. Desde la antigüedad filósofos, escritores y hasta músicos se han dedicado a difamar los logros de otros. Pero el internet y la llegada de personajes como Justin Bieber, Trump y Taylor Swift han hecho a esta especie evolucionar.

Así que han tomado esta costumbre de criticar ciegamente todo lo que puedan ver, convirtiéndonos a todos críticos expertos de la carrera de un tipo que no conocemos o del trabajo de una mujer cuyos antecedentes no sabemos y realmente tampoco nos interesa.

¿Por qué?

Porque queremos que la gente considere nuestra opinión. Sin embargo, lo que muchos ignoran es que ya la “opinión” que intenta difamar se reduce a eso: ser hater. Por lo que pierde toda la importancia que pretendía tener y solo inspira al lector a ignorarlo y leer otra cosa.

Escribo esto porque he notado que desde hace algunos años, la gente ha sido hipnotizada de la forma más ridícula por las personas que profesan un intenso odio por cosas simples. "Oh, yo odio las papas fritas" y de repente ves al círculo de gente rodeando al ahora famoso odiador de papas fritas.

Ya creo que es suficiente, esto pasa en todos los lugares sociales que conozco y honestamente disfruto más las conversaciones o incluso los debates en los que las personas defienden lo que les gusta y no lo que odian. 

Sé que sentir repulsión por algo es inevitable, me pasa con Taylor Swift. Porque tener una opinión sobre algún tema o personalidad es de humanos, pero hay formas de decir las cosas para no quedar reducido a un ridículo hater.

Así que mi consejo y el de mi mejor amiga antes de mí es: Si quieres que tu opinión se escuche tanto en redes sociales como en la vida real, necesitas tener un punto lógico y argumentarlo. Pues un “eres un idiota” es simplemente de idiotas. 

Mientras que un mensaje coherente es más efectivo y así no perderás el tiempo de quien te lea, distinguiéndote de un hater a una persona crítica.

Sin embargo, estoy clara que no dejarán de existir, y mientras se puedan esconder detrás de una pantalla, menos. Solo regocíjate con decir "Haters gonna hate" y move on. Pues esa frase es el único logro que les atribuiré.

Si odias algo, hazlo con fundamento y defiéndelo como es. Como yo con este monólogo hater sobre los haters. Pero si sabes que eres mejor que eso, entonces en lugar de criticar, haz. Porque eso nunca dejará de ser cool.