Hacer ejercicio y un régimen alimenticio saludable - The Amaranta
Sí, pero no

Si pudieramos comer sin engordar, la vida sería fácil y perfecta. La cosa está en que: no lo es. Nada nos gustaría más, pero simplemente hay poco que podamos hacer.

Bueno, siempre podemos criticar y envidiar un poquito a las flacas que comen chatarra todo el día, pero no deberíamos. O al menos, no tanto.

Realmente sí podemos ver resultados en un régimen alimenticio sin hacer NADA de ejercicios. Si se sigue al pie de la letra, nos olvidamos de esa droga legal llamada azúcar y dejamos los antojos de lado, por supuesto que podremos empezar a ver resultados.

Menos hinchazón, par de kilos menos, buen humor, más energía, ni hablar del autoestima.

¿Pero, mágicamente tendremos el abdomen de Em Rata? Por supuesto que no.

Ver relacionados:

¿Cómo alimentarnos saludablemente en Venezuela, sin quedarnos en bancarrota en el intento?

¿Y si tu vagina hace ejercicio?

Ya te lo dijimos, la vida no es fácil.

Entonces, si eres de las que de verdad se les hace una tortura ir al gimnasio, no te interesa el crossfit, y no sabes ni qué es pilates, sí tienes salvación. Solo que debes estar consciente en que estarás más delgada y también más saludable, pero no tonificada.

A menos que seas de esas loterías genéticas a las cuales por obra y gracia les salen cuadritos y se les tonifican los brazos, solo por existir.

Si no perteneces al combo de las bendecidas de la lotería genética, y eres activa, te gusta hacer entrenamientos físicos, no te molesta trotar, ni te molesta sudar: verás resultados muchísimo más rápido si decides complementar tu régimen alimenticio con algún ejercicio.

Nada extremo, con tal de mover los músculos y buscar liberar toxinas todo estará bien. Sin esfuerzo excesivo, vas a poder ver cambios significativos que con un poco de tiempo hasta otras personas llegarán a notar.

Media hora de baile, veinte minutos de caminata con una amiga mientras se ponen al día sobre sus vidas, o hasta levantar los botellones de agua que nadie quiere ayudarte a subir a tu casa, cuentan y suman.

También recuerda que solo se necesitan veintiún días para crear un hábito o dejar un vicio, y si de verdad te daba demasiada flojera empezar a hacer ejercicios, es muy probable que en ese tiempo se convierta en una parte importante de tu vida, y te olvidarás que alguna vez no encontrabas el tiempo para hacerlo.

Y si no, siempre recuerda que puedes empezar “mañana”.