La regla del ‘100 por ciento’ te ayudará a ser más productiva y efectiva en tu trabajo - The Amaranta

Necesitas la regla del 100% para convertirte en la persona que quieres ser

It’s called commitment.
Author:
Publish date:
Rekita Nicole

Rekita Nicole

Deshacerte de un hábito o una mala costumbre muchas veces puede convertirse en una pesadilla. Intentamos comenzar a comer más sano pero nos cuesta resistirnos al chocolate; implementamos una rutina de ejercicio diaria y ya a las dos semanas estamos postergando porque “no tenemos tiempo”; o decidimos renunciar a los refrescos y pasamos un sábado huyendo de todas las bebidas de la fiesta porque lo único que hay es Coca-Cola. Eso pasa, es normal.

Cuando te propones algo nuevo el universo hace todo para ponerte a prueba, a ti y a tu fuerza de voluntad. La ley de Murphy es real y está lista para provocar tus canas prematuras y ese es el principio del esfuerzo del 99 por ciento, constantemente luchar por hacer algo sin lograrlo en su totalidad.

No comprometerse con una causa o propósito completamente puede hacer que consumamos mucha energía sin producir resultados. Es estresante y frustrante, pero no significa que fallemos, solo se resume a que no estamos dándolo todo.

Así que cuando leí sobre el argumento de Jack Canfield, autor de The Success Principles:"99 percent is a b*tch. 100 percent is a breeze." supe que era hora de cuestionar mis niveles de compromiso y dedicación por el bien de un artículo basado en el sufrimiento humano.

The 100-Percent Rule

La idea principal de esta teoría es que te entregues cien por ciento a la causa. Sin excusas, sin descansos, sin excepciones.

Tan aterrador como eso puede sonar, una vez que sobrevives los primeros días con tu comportamiento radical, todo se vuelve más fácil, e incluso aprendes a decir “NO” sin pestañear.

Después de quince días aplicándola, puedo decir que logré eliminar los refrescos y el azúcar de mi dieta, establecí una rutina de sueño completamente diferente a la que tenía y conquisté el arte de despertarme a las 4:30 a.m. los días de semana. Sí, cuando escribo eso no parece tan genial como de verdad es, pero darle check a tu lista de metas es satisfactorio aún cuando pierdes horas de sueño en el camino.

Si quieres unirte al lado bueno de la humanidad, esta es la guía que necesitas seguir:

1. Identifica lo que realmente necesita el 100% de tu atención

Cuando estás en un proceso de cambio es normal que quieras modificar toda tu vida a la vez. Hacer ejercicio, eliminar los carbohidratos extras, agregar más verde a tu dieta y olvidarte de los dulces que tengan más de 200 calorías. Ah, y lograr la paz mundial.

Hacer malabares con lo que debes implementar en tu nueva y mejorada versión termina siendo contraproducente. Haz una lista de cambios que sí requieren que seas radical.

Pssst, comienza con el ejercicio, es lo más importante. Después todo sigue, we promise.

2. Haz el esfuerzo, de verdad

Por ejemplo: establece en tu calendario que debes trabajar tres horas diarias, los siete días de la semana.

Si te comprometes con la regla del esfuerzo al 100%, no hay decisión que tomar. Ya no es ¿debería salir o trabajar? o ¿duermo hasta tarde y después lo hago? Simplemente la posibilidad de aplazar nuestra responsabilidad no entra en cuestión. Es hacerlo porque debes hacerlo y no porque podrías hacerlo.

3. Una y otra vez

Si te detienes a pensar qué estás haciendo, puedes dudar. La ventaja del experimento es que no tienes que cargar con la constante culpa de que dejaste incompleto algún proyecto. Tus metas automáticamente se convierten en tasks y poco a poco liberarás más espacio para encargarte de las prioridades.

Cuando te enfocas en lo importante, otras cosas no-tan-importantes caen en el ínterin y tan pronto como te das cuenta, lograste lo que te planteaste y más celebraciones se unen a la lista de ‘done’.