Nuestro intensómetro es infalible

La forma en la que nos relacionamos con los demás puede ser muy rara. A veces preferimos estar con nuestro seres queridos en ocasiones muy puntuales como cumpleaños, Navidad, Año Nuevo. Y otras veces dejamos ver esa ave intensa y cubierta en llamas que somos, sin darnos cuenta que a veces los quemamos.

La intensidad de una personalidad es algo difícil de calcular. Pero no tanto de identificar.

Yo siempre me he considerado una intensa, de esas que se emocionan más de lo esperado cuando hablan de una película que les gusta, tal vez suelo tener ganas de salir con mis amigos con una frecuencia un tanto agotadora o incluso me gusta dejar todo a última hora para “disfrutar de la adrenalina”.

Todos somos intensos a nuestra manera, solo que personas como yo no saben cómo disimularlo todavía. Y si no me crees, ¿por qué no pruebas nuestro certificado intensómetro y lo calculas tú mismo?

Ver relacionados:

Quiz: ¿qué dicen tus manos de ti?

Quiz: ¿qué tipo de empanada eres?

Quiz: ¿qué monstruo horrible eres?

Intensos somos todos.