Sadly, no vives en una comedia romántica

La mitad de las comedias románticas de los 80’s tenía la misma premisa: el tipo nerd y tímido se enamora de su mejor amiga, una tipa hermosa e inteligente que no sabe lo mucho que vale y prefiere a un patán que la trata mal. Básicamente, son un rant de una hora sobre la mal llamada “friend zone”.

Han habido tantas de estas historias que nuestras expectativas en cuanto al resultado siempre son iguales. El tipo nerd estará ahí por siempre viendo a su amiga en la distancia y masturbándose mientras llora todas las noches, hasta que eventualmente ella se da cuenta de que era el hombre de sus sueños y corre hacia él.

En los 90’s los escritores de comedias románticas se sintieron creativos e innovadores y cambiaron la fórmula: ahora es una niña tímida y poco popular a quien le gusta su mejor amigo que solo la ve como “un niño más”. Luego alguien le hace un makeover que solo implica ponerle lentes de contacto y el efecto Superman hace el resto.

La realidad es muy distinta. Si eres un tipo enamorado de tu mejor amiga lo peor que puedes hacer, para tu bienestar emocional, es quedarte callado durante años esperando que un día ella se enamore de ti. Y si eres una mujer enamorada de tu mejor amigo, hay ciertas cosas que tienes que considerar antes de botar tus lentes y cambiarte el look:

La amistad va a cambiar

Sí, hemos evolucionado hasta saber que el género no es binario, y la sexualidad es fluida, pero no somos tan iluminados como para tenerle queso a alguien y ser platónicos al respecto. Una vez que aceptas que le tienes ganas a alguien y/o estás enamorado, puedes olvidarte de tu amistad como la conoces.

Aun cuando no digas nada y te engañes a ti misma pensando que puedes tragarte tus sentimientos, vas a verlo tristemente mientras hace todo lo que normalmente hace con su vida pero que no te parecía la gran cosa antes de aceptar sus sentimientos. Si te presenta a su nueva novia, vas a sentir que tu estómago se desprende y se vuelve una gran bola de plomo dentro de tu cuerpo. Y vas a empezar a tomarle fotos “creepymente” y ver todos esos selfies juntos con una nostalgia enfermiza.

Además que cuando estás suprimiendo no tienes control de cómo van a salir tus sentimientos. Porque por más que te engañen lo harán. Podrías terminar stalkeando compulsivamente, o confesándole todo en el peor momento posible, o en general comportándote como una psicótica común.

Por otro lado, está la ruta de menos tortura existencial a largo plazo: el confesarlo y que te rebote, el confesarlo y que empiecen a salir, o el confesártelo a ti misma y resolver por tu cuenta. De cualquier manera, no va a ser la misma relación que antes.

Puedes pasar por el despecho más “hardcore ever”

Decidas deshacerte de tus sentimientos o seas rechazada sin misericordia, vas a tener el despecho más feo de la vida. No estás despidiéndote de un novio y ya, es tu mejor amigo, el que normalmente te acompañaba a despecharte. Es una pérdida doble por amistad y novio en potencia.

Tener una relación totalmente #goals

Cuando sales con alguien nuevo los primeros meses es como estar jugando ¿Adivina quién? Porque es la etapa de luna de miel y todo el mundo está en su mejor comportamiento y tienes que esperar meses o años para que finalmente te confiesen que son fans de Nickelback y no estés segura de si puedas lidiar con eso o no.

En cambio, cuando sales con tu mejor amigo ya estás al tanto de su hábito de sacarse los mocos cuando cree que nadie lo ve. Es decir que sus defectos no te van a agarrar por sorpresa, y que hay mucha más honestidad y comodidad que cuando todavía estás empezando a conocer a alguien. Es más disfrutar que está buscando red flags y preguntándote si tiene una novia secreta de la que no te ha hablado aún.

O pasar por la situación más incómoda del planeta

Porque tal vez él no quiera salir contigo, o traten de hacer eso de “solo sexo y ya”, lo cual nunca funciona entre mejores amigos. Tal vez la transición sea terrible y no sepan como pasar de “solo amigos” a “pareja”. Tal vez tengan el peor sexo del planeta y luego no puedan verse a los ojos. Tal vez descubres que es reptiliano e intenta comerse tu cerebro.

En resumen todo depende de lo que quieran y de tu situación específica porque no vives en una comedia romántica y yo no tengo una bola de cristal, solo cartas de tarot y no funcionan a menos que me hagas una pregunta específica.