¿Qué es el nesting y por qué está mal? - The Amaranta
La pesadilla más astronómicamente horrible de un raver.

La palabranestingse traduce al español como “anidar” o “hacer un nido”.

Esta palabra que pareciera reservada únicamente para las aves se utilizado por su bonito carácter hogareño para describir conductas humanas.

De buscar en Google esta palabra en inglés, te toparás con miles de artículos que tratan el “nesting” como aquel acto de preparar la casa para traer un bebé en ella.

Las mamás se esmeran en hacer de su nido un nicho acogedor para los bebés y arreglan cositas, acolchan las esquinas de las mesas y de fondo se escucha una canción al mejor estilo Norah Jones, que hace ver a la portadora del humano en su vientre, una versión moderna de Blancanieves cuando le limpia el despelote a los enanos con ayuda de los animales silvestres.

Sin embargo, el nesting está recibiendo en nuestros tiempos una connotación distinta, y ha llegado una tendencia a nuestros oídos que revoluciona la forma en la que vemos las conductas sociales del millennial.

En el buscador de internet, como dije, sigue predominando el significado del nesting como lo que hace la mamá embarazada pre parto. Pero si sabemos indagar bien podemos notar el uso frecuente de este término para referirse a nuestra generación.

Aunque ni siquiera Urban Dictionary ha adoptado todavía otra explicación del término, podemos explicar el nesting millennial como ese gusto poco usual en los jóvenes (particular aparentemente de nuestra generación) de disfrutar pasar tiempo en casa, sin salir a gastar mucho dinero, cocinar comida en casa, hablar con un grupo pequeño de amistades en un hogar, usar medias constantemente, ser fanáticos de Monopolio y amar los gatos.

Algo así como la pesadilla más astronómicamente horrible de un raver.

Los jóvenes que hacen nesting, son aquellos detrás de los memes en Instagram que fomentan una cultura sedentaria y poco movida. Esos que están detrás de los memes que expresan lo poco que les gustaría estar en una fiesta en ese momento, y lo mucho que desean ver la nueva temporada de Stranger Things.

7740c0a8d106f3558ccfe23369c59538--funny-memes-funny-shit

Aparentemente nuestra generación pasó de ser así en sus años de juventud:

A ser así:

Y como que nadie se dió cuenta.

Mi colega escritora psicotrópicamente conspiratoria, Beatriz Marte, escribió un artículo al respecto y aunque describió el nesting como JOMO (Joy Of Missing Out), el principio es básicamente lo mismo: leerte un libro y quedarte en casa antes de salir a molerte a palos toda la noche.

El nesting está tan arraigado en nuestra cultura, que incluso hemos impulsado el mercado zombie de los juegos de mesa. ADWEEK hizo un artículo al respecto y allí nos llega un comentario de Juli Lennett, la analista de la industria de juguetes de NPD Group, que evidencia lo real que es esta conducta en los millennials:

“Juega en la tendencia del nesting, más gente está binge watching y cocinando en casa, en vez de salir a gastar mucha plata en la noche. En vez de usar Snapchat o mandarse mensajes, le da oportunidad a la gente de reunirse cara a cara y divertirse”.

Entonces bueno, con el respeto que ameritan aquellas personas que disfrutan estar en casa de lunes a lunes, mientras su esqueleto absorbe las sábanas de su cama y su universo se condensa en el estrecho camino de la nevera a la cueva mal iluminada que parece un cuarto pero se siente como el calabozo de los dragones en GOT

¡¿ Qué caraj* es esta tendencia ?!

Supongo que cada quien asume sus relaciones interpersonales y la manera de vivirlas, que no todos nos sentimos igual de emocionados por escuchar house hasta las 6 de la mañana y que en este país salir a comer es tan imposible como casarte con un príncipe (no totalmente imposible, pero ajá).

Pero siendo jóvenes deberíamos empeñarnos en salir y pasarla bien. Hablar con amigos no debe significar un asalto con un rifle a tu humilde bolsillo universitario, ni adoptar conductas insanas que comprometan tu salud (aunque el vino se supone que te hace vivir más y un poco de verde siempre pinta un bonito panorama).

Tomarse las cosas tan hermitañamente, nos aísla en el momento más comunicativo y dinámico del mundo.

Hay que formar parte del cambio y no resistirse a él. Lo lamento Bea, pero mi JOMO es de aquellas semanas enteras que se tiran las personas sin bañarse, hipnotizados frente a la pantalla de una computadora, viendo una serie y comiendo cheetos.

Para gustos y colores se hizo el mundo, por Dios si hay gente que come merengadas con gomitas, no hay límites en la imaginación para que a todos nos guste algo. Pero pasar el tiempo encerrado puede significar perderse de muchas cosas que en tus jóvenes y estúpidos años necesites vivir y hacer.

Aunque no todo el tiempo es para vivir pegado a una corneta mientras recitas las poéticas palabras de Criminal de Ozuna ft. Natti Natasha, porque los domingos empijamados también son ricos, yo el tema del nesting se lo dejaría a las madres que responden a sus instintos animales para traer a un bebé llorón y peludo al mundo.