‘Porque puedo’, responderías ante los porqués de las personas
banner

El mercado es una cosa muy seria y genial, pero a veces insólitamente ingenioso. La existencia de ciertos productos te hace pensar cosas como: "Wow, no sabía que necesitaba esto", o "tengo que tener esto Dios míooo". Crea necesidades, pero no todo el mundo puede satisfacerlas porque hay países en crisis económicas horrendas.

Pero para aquellos bendecidos y afortunados que viven en el primer mundo, comprar se facilita muchísimo más, a nivel de adquirir productos muy inusuales pero a su vez curiosos  como una estrella en una parte de la galaxia o una nariz de payaso que sea una corneta y brille en la oscuridad al mismo tiempo.

Ver relacionados

Unos los llamarían revolucionarios y otros inútiles, pero hay que admitir que como la reina del first world shopping, Sascha Fitness, comprarías todas estas cosas si sufres de estos ‘first world problems’:

Una pelota que hace helados

El SoftShell Ice Cream Ball cuesta 50$, y consiste en meter hielo e ingredientes en una bola gigante, menearla por 25 minutos, y tener un sabroso helado hecho por ti. Garantiza recompensa después del sudor, y seguramente sería de esos productos que usas una vez al año. Pero querer comprarlo es inevitable.

Un vaso donde puedes comer cereal

Crunchup es el mejor reemplazo del plato hondo que encontrarás en el mercado. Es perfecto para los amantes del cereal y para aquellos que por dormir más llegan tarde al trabajo por hacerse el desayuno. 

Un plástico que evita que te ensucies cuando comes barquillas de helado

"Antes muerta que sencilla," pondría el usuario de este producto en su caption de Instagram. No solo sería algo que una persona tosca fantasearía con tener, sino también cualquier mamá con hijos desastrosos. 

Un teclado de máquina de escribir

Los teclados Lofree Dot’s te darán esas energías vintage que están de moda. Es un gasto innecesario pero, ¿a quién no le gustaría escuchar el sonido adictivo de una máquina de escribir? Además, mejor dos teclados que uno, ¿no?

Una bolsa en forma de frijól que es increíblemente cómoda

MoonPod relaja totalmente el cuerpo porque no tiene gravedad alguna, o al menos así se siente cuando te sientas o acuestas en él. Para los veintiñeros con espaldas de setenta años es más que ideal, pero también el estudiante universitario que se la vive estresado y necesita una siesta de dos horas.

Una cera que no deja caer tus lentes

Sí, existe. Nerdwax ayudará a que tus lentes permanezcan pegados a tu cara, en vez de gastar energía recogiéndolos del piso a cada rato. Es perfecto para las personas que sudan a millón, o para aquellos que no tienen nada mejor que hacer que comprarse esto.

Un candado para proteger tu alcohol

Ya sea de ladrones con tendencias de borracho o de ti mism@, en caso que quieras controlarte. AETOOL no deja que nadie abra tu botella sin ponerle la clave al candado. Esto sería ideal para todos los padres que dejan la despensa de licores vulnerable y libre de seguridad ante a sus hijos rebeldes y menores de edad, pero todo el mundo sabe que ellos también empezaron a tomar desde los 14.

Un cepillo para lavar tus pies

Shower Feet te ayuda a limpiar tus pies sin tener que agacharte o esforzarte mucho. Los que tienen el fetiche de pies se volverán locos y las cosquillas valdrán la pena. 

Como decía nuestra querida Rebecca Bloomwood en Loca por las Compras: