¿Qué hacer cuando estás en mil cosas? - The Amaranta

¿Qué hacer cuando estás en mil cosas?

Además del “Personal Kanban”
Author:
Publish date:
multitaskers-01

Ver relacionados

La técnica que adopté cuando me di cuenta que no era multitasker

En los últimos años, “multitasking” se ha vuelto una de las palabras más usadas por los millennials, CEOs, consejeros, etc. Así sea glorificada o satanizada esta palabra, podemos estar de acuerdo en que ha estado más que presente cuando hablamos de hábitos laborales de hoy en día.

Esta palabra, sin embargo, se puede emplear para denotar la vasta cantidad de tareas que una persona cumple en un mismo momento, o para realzar las diferentes responsabilidades y/o cargos con los que esta persona vive.

Personalmente, soy una multitasker. Tengo 3 trabajos, soy estudiante de Psicología, estoy en MUN, pertenezco a algunas agrupaciones de mi universidad, mientras cuido mi vida social y mi salud personal (aunque debo admitir que esta segunda es la que sufre más).

Así como yo, hay muchas personas de esta generación que les encanta llenarse la vida de cosas y tienen prohibida la palabra “no”. En muchas ocasiones, se cataloga a este tipo de gente como héroes cotidianos por la cantidad de compromisos que tienen y manejan en ese momento, mientras siempre intentan dar el 110% en lo que hacen.

Quise adentrarme más en la vida de este tipo de personas para obtener su perspectiva en este estilo de vida. Mi propósito con esto es demostrar dos cosas: primero, que no hay “manera correcta” de hacerlo; segundo, que además de hacer todas estas cosas, estas personas son hijos, amigos y novios. Tareas del día a día que pueden tomar la misma o más cantidad de tiempo y esfuerzo que los cargos en su currículum.

Luis, 23.

Estudiante de Ciencias Administrativas, Consejero Académico, Investigador de Fracción Parlamentaria de PJ, Profesor de Inglés, miembro de una agrupación, delegado de MUN, Mesa de un modelo nacional de Naciones Unidas, Facilitador de cursos de liderazgo.

Schedule meticulously, sé muy riguroso contigo mismo. También hay que recordar que el día de mañana no es más importante que el día de hoy: duerme bien.

A pesar de que tengas muchas cosas en la cabeza, when you’re there, be there. Enfócate en lo que estás haciendo en el momento.

No te abrumes, el momento que you cave in todo irá mal. De hecho, durante este tiempo tuve un problema emocional y dañé todo mi sistema. Tienes que entender el tema emocional con el que tienes que lidiar, eso tiene prioridad y tienes que manejarlo porque sino le va a salpicar a todo lo demás.

Carlos, 24.

Profesor de Communications Skills, Faculty de MUN, Delegado de MUN, Estudiante de Derecho y Liberales, Coordinador de Cultura del Centro de Estudiantes, Coordinador de Voto Joven, Pasante en un bufete de abogados.

Honestamente, hay muchas cosas que perdieron calidad en el camino. Sin embargo, sí habían cosas que me salían muy bien porque estaba en una época de redescubrirme a mi mismo y todo lo que hacía me apasionaba de alguna manera.

En esa época mi padrino me prestó su carro que estaba lleno de audiolibros de autoayuda. Algún día puse uno por aburrimiento que decía algo como “Estoy feliz y nada me detiene”. Era ridiculísimo pero me ponía de buen humor desde el principio del día.

No recomendaría hacer demasiadas cosas al mismo tiempo, pero si tienes que hacerlo prioriza y está en el momento.

Antonio, 24.

Vicepresidente de contenido de GK Media, Director Creativo y Diseñador de Abasto, Coordinador Estratégico de Campaña, Coordinador Adjunto de Comunicaciones de la UCAB, Estudiante de Periodismo, Ilustrador.

No sé cómo todo funciona. Me levanto tarde y todo, pero siempre estoy haciendo algo. Puedo estar reunido con alguien, escribiendo un artículo y diseñando algo al mismo tiempo. Sin embargo, priorizar también es súper importante a la hora de decidir qué hacer y cuándo.

Mónica, 20.

Estudiante de Estudios Liberales, Community Manager de 4 cuentas, Coordinadora Académica del Centro de Estudiantes.

Siempre he pensado que tienes que dar el 100% de ti en todo. Estaba motivada porque era nueva en la universidad, y ese fue mi primer trabajo. Siempre he sido una persona nocturna y en esta época lo utilicé mucho. Dejé a mis amigos de un lado varias veces, pero hice nuevas amistades en estas nuevas actividades que tenía.

Llegó un punto en el que no comía y reconocí el problema. Decidí dejar el trabajo para rendir mejor en mis otras actividades.

Samuel, 24.

Estudiante de Estudios Liberales, Presidente del Centro de Estudiantes, Dirigente Estudiantil, Faculty de MetroMUN.

Hay varios hábitos que intento cumplir: priorizar todo lo que es más inmediato, saber que siempre tienes que ser mejor y que nunca eres perfecto (de esta manera, aceptar las críticas), rodearme de gente que me obligue a expandir mi espectro y que me complemente en lo que no sé hacer, porque sé que yo puedo solo con todo. Buscar escapes también es importante, sin sentirte culpable de que me estoy tomando un tiempo libre.

Actualmente, duermo como 4 horas. No tengo organización como tal, mi trabajo es sobre la marcha. No tengo una agenda establecida porque hay demasiada improvisación en lo que hago, pero me funciona.

Hago lo que hago porque más allá de que me motiva y me gusta, siento un compromiso con mi universidad y mi país.

Federica Chacón, 18.

Estudiante de Psicología, Community Manager, Redactora de The Amaranta, Maquilladora, delegada de MUN, miembro de una agrupación.

Tengo una agenda física en la que escribo todo lo que tengo que hacer y los eventos que tengo por semana. Creo que es la única parte de mi vida que no he digitalizado.

Para organizarme, me imagino mi mente en cajas, una para cada parte de mi vida. De vez en cuando se comparten pero es la mejor manera de no estar abrumada todo el día. Priorizar y ser eficiente con el tiempo es clave, así como ponerle cariño a todo lo que hago, de esta manera aseguro que doy el 100 en todo.

Sin embargo, para hacer que todo esto funcione tienes que cuidar de ti mismo. Dormir bien, hacer ejercicio, comer saludable, salir con mis amigos, chismear con mis amigas, pasar tiempo con mi familia, ver una película con mi mamá, ver 3 capítulos de mi serie favorita. Darte respiros es crucial. A veces no tomo mi propio consejo; duermo poco, me tomo 5 cafés en un día, dejo de hacer ejercicio y hago cosas a última hora. Es parte de la vida, pero el balance y la responsabilidad son clave.

Podemos notar varias cosas en común: la necesidad de darlo todo en lo que se hace y la importancia de priorizar las tareas. Sin embargo, más allá de eso cada quien tiene el libre albedrío de manejar su vida como le convenga, dependiendo de su personalidad, estilo de vida y trabajos que tenga. Como dije antes, no hay una “manera correcta” de ser multitasker.

Creo que para la gente así, la vida con pocas cosas que hacer puede ser aburrida. Para nosotros, la belleza está en lo complicado.