Créannos, las gordas sabemos que somos gordas

No “gorditas”, “rellenitas”, “con unos kilitos de más” o “con un poco de sobrepeso”, toda gorda que se respete, y ya haya aceptado su verdad inminente, se ha encontrado aceptando el hecho de que es gorda.

Sin embargo, esto no quiere decir que hayamos hecho las paces con las infames consecuencias que vienen con tener sobrepeso. Comentarios, tías imprudentes y requerimientos estúpidos son los que nos han reunido hoy para nuestra serie que reúne interrogantes cuya única función es causar contaminación sónica: Preguntas que nunca deberías hacerle a: *inserte cualquier rubro, condición, situación o desventaja que evoque interrogantes imprudentes*, esta vez dedicada, como una especie de indemnización, a las preguntas que nunca deberías hacerle a una persona gorda.

Ver relacionados:

Pero existen muchos fetiches de gordas ¿no?

Eh...lo suponemos.

¿Estás embarazada?

Primero, de por sí es bastante inapropiado que le preguntes a una embarazada si está embaraza porque no existe mujer con embrión en la barriga que no vaya por el mundo gritando su estado. Y segundo, no. Estoy llena de amor.

¿Tu novio también es gordo?

Esto es tan absurdo como se escucha, pero está basado en hechos reales.

¿Te vas a comer todo eso?

En caso de que no te hayas dado cuenta, tengo que mantener mi cuerpo; no es como si realmente sea de tu incumbencia, pero ajá.

¿No estás a dieta?

Sí, cada lunes de la semana.

Ay, ¿pero tú no eres tan gorda?

Sí, es una interrogante porque ellos obviamente tienen ojos y no pueden afirmar esto mientras te ven fijamente.

Hmm…¿deberías ponerte eso?

La única manera en la que esta pregunta es válida sin rallar en ofensas, es cuando se trata de leggins. Básicamente porque ningún ser humano debería usar esta prenda.

De resto, me encanta que mis rollos sean el complemento del crop top.

¿Has intentado con el ejercicio?

He intentado con la dieta de los puntos, la de las sopas, el bypass hipnótico, las de proteína, las ensaladas y el saltarme la cena.

Mensualmente también subo tres pisos en escaleras. Gracias por preguntar. 

¿Te imaginas lo bien que te verías si rebajaras?

Sí, todos los días de mi vida; justo cuando me levanto y cada segundo antes de dormir. Mi vida es bastante deprimente, no puedo dejar de pensar en mi versión más delgada.

--

Ninguna de estas preguntas están en un libro de reglas, así que mientras quebranten la paciencia de nuestra comunidad de gordas, ninguna integrante está autorizada a responderlas. 

banner