Sí, hay gente igual a Jess de ‘New Girl’ en la vida real

¿Se han dado cuenta de que en las comedias románticas siempre hay una mujer que es rara, chistosa y que ayuda al protagonista superar su depresión? Pues esa es la tal Manic Pixie Dream Girl y detesto admitir que muchas somos una, sin darnos cuenta.

Estos personajes solo viven para guiar a los hombres hacia el camino del éxito y lo podemos ver en películas clásicas como Roman Holiday, Elizabethtown, Ruby Sparks y Eternal Sunshine of the Spotless Mind; pero, ¿será que nos está haciendo daño este estereotipo?

¿Qué es una ‘Manic Pixie Dream Girl’?

Este estereotipo fue analizado por Nathan Rabin, crítico de música y cine, cuando estuvo reseñando la película de Orlando Bloom y Kirsten Dunst, Elizabethtown.

Pero una manera menos poética de decirlo es como lo definen en el Oxford Dictionary

A nivel de arquetipos griegos, que son los que usan los guionistas para diseñar los personajes: ella es una Koré, una mujer que antes de encontrarse con el dios del inframundo, es "la energía de la juventud y del ímpetu de todo lo que irrumpe en la vida".

El machismo en el cine

En pocas palabras, es un personaje hecho por un escritor inmaduro y misógino, que crea a una mujer que tiene que salvar al hombre de sus problemas sin desarrollar sus objetivos y situaciones propias.

Es un personaje unidimensional que no tiene metas ni historia, solo se enfoca en otra persona para poder salvarla y cuando esto termina, simplemente se va.

Y esto mismo lo dijo Rabin en su disculpa a la sociedad por haber creado este cliché. Identificó el término como “fundamentalmente sexista, pues hace ver a las mujeres menos como entidades autónomas e independientes y más como apetecibles juguetes que ayudan al sombrío y triste hombre blanco a autorealizarse”. 

Puede que te encante:

Las ‘MPDG’ y la vida real 

El concepto de las Manic Pixie Dream Girls es, en realidad, “una imagen estructurada y aceptada por la mayoría de la gente como representativa de todo un grupo”: un estereotipo de mujer. También, tenemos que saber que estos son útiles para ayudarnos a comprender nuestro contexto. 

Los estereotipos están unidos con prejuicios: los primeros son creencias y los segundos son actitudes unidas a estos pensamientos. Esto puede llevar a una serie de aplicaciones y acciones erróneas como actitudes paternalistas, prejuicios de odio, errores por presuposiciones erróneas y admiración inmerecida; tal y como comentan en Psicología y Mente.

Si unimos esto con el cine, nos damos cuenta de que al usarlos una y otra vez, estamos reforzando de cierta manera esta idea y esto puede causar cierto impacto en la sociedad: nos hacen pensar que porque alguien luzca de cierta manera, va a terminar actuando de alguna forma. Porque como sociedad vamos aceptando estos ideales como una realidad. 

Pero eso no es lo único que hay que tener en mente: estos conceptos son exagerados para poder atrapar a la audiencia y reflejan cosas que son completamente irreales.

El problema con esto está en que terminan creando una fantasía de mujer con la que muchos hombres generalizan a las reales. Y al darse cuenta de que no somos así —bonitas, positivas y salvadoras— sino que tenemos metas y sueños, terminan viéndonos como terribles personas. Tal y como pasó con Summer en (500) Days of Summer.

Esta situación no solamente pasa con las MPDG, sino con otros clichés hechos a partir de los deseos reprimidos y pensamientos sesgados de muchos guionistas/directores, como la DUFF, el fuckboy, las mean girls y otros.

Los estereotipos y prejuicios, nos dañan la mente y hacen que esperemos cosas de alguien solo porque nos recuerdan a algo que vimos en una película. Por eso, quiero que dejemos ir —en todos los sentidos— a la Manic Pixie Dream Girl, al igual que a todas las demás ideas comunes porque no debemos seguir mintiéndonos con metáforas de la realidad, tenemos que ver las cosas tal cual son.