Así no tengas 11 años, es importantísimo disfrazarse en Halloween

Falta menos de una semana, así que muévelo
Author:
Publish date:
1610w-getty-halloween-candy-trick-treat

A pesar de que todos los meses del año tienen su encanto especial, hay unos que son más divertidos que otros. Por ejemplo; al menos que tu cumpleaños sea en abril o en marzo, estos dos meses son aburridísimos. No pasa nada realmente interesante más allá de Semana Santa. En cambio, diciembre significa reuniones y comida, agosto estamos de vacaciones y febrero tiene como cuatro días feriados.

Además de todo lo chévere e interesante que pueda pasar el resto del año, les guste o no, octubre es el mejor del año. Inicia un nuevo año académico, es el mes de la prevención del cáncer de mama, casualmente es el cumpleaños de la mayoría de tus amigos, y toda la parte de imagen y promoción de cualquier comercio o producto en el mercado se tiñe de negro y naranja para celebrar la mejor fiesta del año: Halloween.

Así vengas de un colegio católico y te hayan inculcado que celebrar el 31 de octubre es cantarle cumpleaños al diablo, todo niño desde que tiene uso de conciencia sueña con ese mágico día donde comerse todos los chocolates y caramelos del mundo con un disfraz encima es totalmente normal.

Los chamos, perdón, las mamás, se organizan durante semanas para planificar el disfraz perfecto, cómo se va a decorar la casa, qué cucherias y por dónde vamos a hacer el muy estimado trick or treat, para después llegar a la casa oliendo a niño sudado con pintura, comerse todas las chucherías y no dormir hasta las 3:00a.m. de la emoción mezclada con el azúcar.

A medida que los años van pasando, y en el caso de Venezuela la crisis aumentando y los chocolates importados desaparecen de casa de los vecinos, los jóvenes vamos perdiendo esa iniciativa maravillosa de disfrazarse una vez al año y comer porquerías simplemente porque es Halloween. Pues gracias a este artículo, y a que me considero la persona más intensa del universo con esta festividad, decidí hacerles una pequeña lista de por qué es importantísimo disfrazarse el 31 de octubre a pesar de que no tengas 11 años.

Porque es Halloween, supéralo

Nadie soporta tu mala cara y amargura cuando eres la única persona en toda la fiesta disfrazada de “universitario”. No seas rompe grupo y por lo menos ingéniatelas con el uniforme del colegio de tu hermana.

Porque tienes que ser más creativo

Tienes años disfrazándote de odontólogo gracias a que tu hermano se graduó el año pasado. Ponle un poco más de corazón a la cuestión.

Porque actualmente hay millones de opciones de disfraces

¡Es tan fácil conseguir un disfraz bueno hoy día! Mira, tan simple como “bolichico”, “chavista nuevo rico”, “funcionario del gobierno”, “prepago de la Libertador”, “vieja opositora de El Cafetal” y pare de contar…

Porque estás a dieta

Y tienes una excusa para comer chucherías.

Porque no tienes nada mejor que hacer

La crisis está tan grave que casi no hay planes de celebración cualquier día de la semana. Hay una fiesta de Halloween este sábado y no vas a ir porque tienes 22 y ¿“estás muy vieja para los disfraces”?

Porque el chavismo considera al Halloween como una festividad imperialista

Entonces hay que llevarles la contraria.

Porque estás deprimida

Y el hacer un plan distinto con tus amigas así sea disfrazadas de chinos turistas te va a hacer sentir mejor.

Entiendo que no está socialmente aceptado a los veinte años pasar por todos los pisos del edificio pidiendo comida; pero todos sabemos que una excusa para caerse a palos-curda un martes por la tarde con un grupo de amigos no le cae mal a nadie, así sea con una sábana encima con dos huecos en los ojos. La intención es lo que cuenta.