Machismo en literatura, religión y mitología - The Amaranta
Las mujeres no tenemos la culpa de todos los males del mundo

La misoginia y el machismo no surgieron de la nada en la sociedad, todo tiene un por qué y si buscamos bien el origen de este podremos darnos cuenta de que este se remonta a los mitos e historias que han sido transmitidos de generación en generación.

Ver relacionados:

El chisme bíblico

Margaritas Deshojadas: en defensa de Eva

Machismo: actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres

El psicoanálisis y su relación con estos mitos

Carl Gustav Jung, uno de los autores más relevantes del psicoanálisis después de Freud, aseguraba la existencia de un inconsciente colectivo que definía como “algo innato de los seres humanos, viene con uno desde el nacimiento y no se puede adquirir de ninguna otra forma: una especie de biblioteca universal de sabiduría a la que todos tenemos acceso”.

En este sentido, Jung asegura que los arquetipos juegan un papel importante de esta teoría, ya que de acuerdo con la RAE existen dos conceptos:

“Representación que se considera modelo de cualquier manifestación de la realidad”.

“Imágenes o esquemas congénitos con valor simbólico que forman parte del inconsciente colectivo”.

Obviamente esto al ser una teoría no necesariamente tiene que ser aceptado por todos, aunque si lo analizamos mejor, la literatura y la cultura han servido de respaldo a esta idea, por ejemplo si pensamos en amor, es inevitable que Romeo y Julieta crucen por nuestra mente, si hablamos de amistad es posible pensar en Los Tres Mosqueteros y nos referimos a venganza tenemos a El Conde de Monte Cristo y así hay una gran cantidad de ejemplos.

Ahora si lo pensamos bien en la literatura, religión y mitología existe la figura de la femme fatale, pero también existen  personajes que han reivindicado el papel de la mujer, pero es más fácil que la gente recuerde lo malo y no lo bueno, por eso también podremos ver la otra cara de la moneda en los siguientes personajes:

Hera, la ‘diosa cuaima’ del matrimonio

Hera es una diosa griega conocida por ser la hermana de Zeus, “padre de los dioses y los hombres” y esposa de Zeus (sí, el incesto no es algo exclusivo de Game of Thrones, de hecho la mitología griega hace que el drama de HBO se quede corto).

Sin embargo, lo que más se recuerda de este personaje es que es “una cuaima”, pero se les olvida que Zeus la engañaba con todo lo que le pareciera atractivo, sin importar su sexo, de ahí que: Artemisa, Apolo, Hermes, Heracles, las musas, Helena y Perseo, por mencionar algunos sean fruto de las relaciones con otras mujeres. 

Helena de Troya, ‘la mujer que generó una guerra’

Dejemos claro algo, la Guerra de Troya NO empezó porque un príncipe troyano se enamorara o encaprichara de una mujer hermosa y mucho menos porque tres diosas (Atenea, Hera y Afrodita) se pelearan porque Eris, la diosa de la discordia; decidiera lanzar, en medio de la boda de Peleo y Tetis, una manzana dorada que dijera: “Para la más hermosa”, lo que llevó a Afrodita a convencer a Paris de que la eligiera en esta especie de "concurso de belleza" con la idea de darle a la mujer más bella en la tierra por donde se vea le echan la culpa a la mujer de este conflicto que enfrentó a griegos y troyanos.

De acuerdo con National Geographic; Hisarlik, antigua ciudad de Troya, era “un cruce de caminos con una importancia estratégica y comercial muy alta. Los impuestos de los barcos que querían pasar por allí para poder acceder a las rutas de comercio habrían de ser una fuente de ingresos sustancial, además de toda la industria subsidiaria desarrollada para abastecer a los barcos y marineros que pasaban por allí".

Pandora ‘la verdadera culpable del desastre del mundo’

Pandora es conocida por ser la primera mujer humana, antes solo existían hombres, pero esta sería enviada después de que Prometeo robó el fuego para dárselo a los hombres, Zeus enfureció por haber sido desafiado y encadenó a Prometeo y planeó un golpe contra los seres humanos. 

Zeus convenció a Pandora de abrir varias ánforas, en una se guardaban males, (hijos de Nyx, la diosa de la noche) como: enfermedades, vileza, traición, vejez, vicio, odio y guerras que fueron liberados, pero en el fondo del recipiente quedó Elpis, la esperanza.

Si lo analizamos bien, el verdadero culpable de los males de la humanidad es Zeus por vengativo y mezquino.

Medusa ‘la mujer castigada por ser violada’

La Gorgona antes de convertirse en ese “espanto” con culebras en la cabeza que convierte en piedra a quien la ve a los ojos, era una humana muy bella, tanto que Poseidón, dios del mar, decidió violarla en el templo de Atenea, diosa con la que ya tenía una rivalidad de antes. Atenea furiosa decidió castigar a Medusa convirtiéndola en el monstruo mitológico que hoy conocemos, este es el típico caso de la víctima siendo señalada como la "culpable" de abuso sexual.

Sin embargo, quitando a todos estos personajes que podrían ser víctimas; muchos olvidaron a  Artemisa, las musas o las amazonas que eran mujeres y deidades fuertes, guerreras e inteligentes que también ayudaron a la humanidad cuando estos las necesitaban.

Eva, ‘la que provocó que el hombre fuera expulsado del Paraíso’

La esposa de Adán ha sido el mejor ejemplo de "propaganda" contra la mujer, ya que al seguir el consejo de la serpiente, comió del fruto prohibido y convenció a Adán de hacerlo también, desoyendo ambos a Dios.

La verdad es que nadie le puso una pistola en la cabeza a Adán, él sabía lo que estaba haciendo; pero es más fácil tener a Eva de chivo expiatorio o a Lilith, la primera esposa de Adán según leyendas judías, como "un demonio".

De acuerdo con un artículo del diario El Mundo, la escritora Martha Sanz aborda este personaje en su Libro de la mujer fatal: "Rasgos que en un hombre se valoran positivamente, como la curiosidad, las ganas de poder, o el ingenio, en literatura son el estigma de la mujer fatal. Eva lleva a Adán a la perdición porque tiene curiosidad".

Dalila ‘la mujer que significó la perdición de Sansón’

Sansón es uno de los jueces en el Antiguo Testamento, que fue bendecido con una fuerza sobrehumana por Yahveh para así proteger a los israelitas de los filisteos, pero este don residía en su pelo. 

Sansón se enamoró de Dalila, pero esta decidió traicionarlo al convencerlo de que le revelara el origen de su fuerza para así vender esta información a los filisteos, quienes cortaron su cabellera mientras dormía, le sacaron los ojos y lo convirtieron en esclavo. Al final Sansón rogó a Dios para que le devolviera su fuerza y derrumbó el templo en el que se encontraban él y sus enemigos.

Bueno, Dalila realmente no tiene defensa; pero sí es cierto que algunos personajes femeninos de la religión también hablan en favor de la mujer. Dos ejemplos claros de esto son la Virgen María que es la madre del mesías para los cristianos, María Magdalena que acompañó a Jesús hasta el final o Juana de Arco que fue una santa que escuchando a Dios decidió guiar a Francia en su guerra contra los ingleses.

Lady Ginebra, ‘la mujer que enfrentó al rey Arturo y a Lancelot’

Lancelot era uno de los caballeros en los que el mítico rey inglés puso su entera confianza, por eso le encomendó a que trajera a Ginebra para casarse con él. Sin embargo, estos se enamoraron en el camino a Camelot por lo que en las leyendas artúricas el caballero siempre se debate entre su amor y la fidelidad a su rey.

Bueno, Ginebra al igual que todos es humana y realmente un matrimonio arreglado no tiene incluido el amor, así te vayas a casar con un rey.

Tal vez no todas las mujeres son santas, pero la maldad no es algo que sea exclusivo del género femenino, ya que muchos de los dictadores más sanguinarios como Hitler o Stalin eran hombres y no por eso calificamos a todos los hombres de “monstruos”.