A la cuenta de tres, vas a traerle pizza a Mako todos los viernes

Un gran porcentaje de la población humana que desconozco pero sé que existe, se estresa demasiado tomando decisiones. No por el acto de hacerlas, sino por la angustia de tener que escoger. La incertidumbre empieza a merodear en el “qué pasaría si…”. 

Es inevitable sentir esos nervios, en especial si perteneces a los pensadores profesionales que abundan en esta generación. Hay unos que sufren en silencio y esperan lo mejor de lo que escojan, pero hay personas que no aguantan esas dudas existenciales como: ¿Y si no sale bien? ¿Y si la otra me convenía más? ¿Puedo confiar en esta persona enserio? Es tan fuerte o importante la decisión, que terminan recurriendo a otras medidas. 

Las personas que no se dan el lujo de quedarse con el beneficio de la duda, van a que un péndulo les responda sus preguntas. Por eso, en este #Mistikamaranta conoceremos un poco sobre las experiencias de algunas personas que respondieron sus dudas.

Ver relacionados

Pero primero lo primero,

El péndulo

Es un objeto sólido que desde un punto de equilibrio situado por encima de su centro de gravedad puede oscilar de un lado a otro bajo la acción dominada de la energía, la gravedad y la inercia. 

Se usa desde la antigüedad, cuando se quería saber la ubicación de agua, metales o incluso los enemigos en una guerra. Aparentemente sirve de oráculo en unas ocasiones, ya que nuestro cuerpo es una pieza electromagnética y el péndulo tiene “sabiduría” para contestar nuestras preguntas. También puede provocar que una persona entre en trance si se usa para hipnotizar. Esto implica que, en el trance, se pueda obedecer órdenes del hipnotizador.  

Su piedra o forma capta las energías y aura de la persona, siendo capaz de responder. Puede leer el espíritu de alguien, y saber si sus vibras están estables o si el “tercer ojo” está abierto. 

Ahora, los testimonios:

Testimonio 1

Mi tía fue hipnotizada en Nueva York por accidente. Se supone que estaban hipnotizando a otra señora, pero ella fue la que cayó en el trance. Ella no recuerda nada, pero mi mamá fue testigo. 

Testimonio 2

Uso el péndulo para hacerle preguntas trascendentales, como: ¿Debería estudiar esto? ¿Debería seguir en esta relación? Entre otras más. Me ha funcionado. 

Testimonio 3

Yo fui donde una señora para que me leyera las cartas y cuando terminó me dijo que el péndulo me iba a decir algo más. Fui para saber si un novio que tuve me era infiel, y resulta que las cartas no me dijeron mucho, pero el péndulo me lo confirmó. Sí me estaban montando cachos.  

Fue así: Puso el péndulo sobre mi mano, y él se mueve de acuerdo a lo que le preguntes. Si la respuesta es sí, hace un círculo. Si es 'no', va de arriba y abajo. Y bueno, creo que es obvio cómo se movió. 

Testimonio 4

Me entró la curiosidad y fui con el mismo señor con el que fue mi mamá. Entré a un cuarto con una camilla, me pidió que me quitara todos los objetos de metal, y me hizo unas preguntas. Después me acosté en la camilla y rezó en voz alta, eran como oraciones raras pero nada de brujería, eran como de Dios. Y bueno, usaba el péndulo para hablar y me lo pasaba por el cuerpo. Hablaba con los antepasados y me acuerdo que él supuestamente arreglaba los problemas que se tenían con los muertos, los asuntos pendientes. 

También podía saber si te habían secuestrado aliens alguna vez, eso fue curioso. Me contó sobre personas que sí (yo no jajaja), pero fue chévere. Me relajé. Ah, y el señor también me dijo que el péndulo te ayudaba con los problemas internos y con el amor propio. Fue cool.  

Testimonio 5

Bueno, yo hice algo con un péndulo para ver a qué edad me casaba y con quién (solo la inicial de la letra). Le pones a la cadena del péndulo un anillo de casada, lo remojas en agua y sin moverlo él se balanceaba solo y determinando las veces que chocaba se definía lo de la letra y edad. Se podría estar moviendo normal y de repente se paraba en seco. 

Lo hice varias veces en distintos momentos y siempre me salió lo mismo. A mi hermana también.